Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

El advenimiento del demonio : El bosque de la muerte (Cap I)

17/09/2014 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El día del juicio final estaba cerca, pero el demonio se adelantó, se robó las almas y el advenimiento del demonio se realizó. Una historia que reúne a un grupo de almas en busca de reestablecer el equilibrio del Ser Humano y la vida, en su primer capítulo, este es el comienzo de la travesía

FRederick  tuvo un día ajetreado, dos pruebas importantes y la practica de futbol lo acabaron mental y fisicamente, había llegado exhausto, la casa estaba sola como normalmente está a esa hora, sus padres trabajaban y llegaban pasada las seis de la tarde, Johana estaba en su primer año de universidad, solo la  veía en fiestas familiares, tomó una pieza de torta y un jugo casi en estado de congelación y se dispuso a ver un juego de baloncesto universitario que estaban televisando, en la universidad donde estudiaba Johana se jugaban los pases a la semifinal del estado. Pasadas las seis llegan los padres, Primero Gina, el rostro reflejaba el cansancio mental de estar ocho horas dialogando detrás de una linea telefónica,   Gina trabajaba en un centro de recepción de reclamos de una gran tienda del hogar.

 - Fred (con voz quebrada, reflejo del día agotador) ¿como estuviste en los exámenes de hoy ?

- Bien, (con tono de seguridad y relajación)

- ¿Y en la práctica ?

- Bien (esta vez con tono de fastidio)

- Tienes que mantener el promedio de las notas para que puedas ir a una universidad importante a continuar tus estudios como lo hizo tu hermana (dijo en tono autoritario, luego de la respuesta recibida)

- Seguro mamá (dándose cuenta de la molestia de la madre) no te preocupes.

ARturd (el padre) llega y Frederick tomó aire, lo salvó de un regaño total de Gina, ya ella había tomado fuerzas del agotado día producto de la respuesta de su hijo, pero llegó Arturd el salvador y todo se acabó, la alegría se hizo presente.

TOdo siguió el curso normal de un día común, luego de cenar Frederick se despide y va a su cuarto, enciende el ordenador y comienza el ritual de comunicación por las redes sociales, todas las noches pasaba alrededor de tres horas entre red y red, las redes sociales son el sello de esta generación, al culminar siempre su última comunicación era con Nora, la chica de sus sueños.

- Hola bella (le escribe a su cuenta)

- Hola bebe (le responde)

- Piensas el mi (le escribe con picardía)

- Si me vieras que tengo puesto, te darías cuenta que si (de una forma sugestionante).

El momento en que las almas son tomadas para el castigo eterno, sin juicio, arrastrados al destino final de su existencia

- Pon la cámara, ¿porque me tienes escribiendo a ciegas?, ¿que tienes puesto?, dime que no aguanto .

- No tengo puesto absolutamente nada, y ya es hora de dormir, besos (cortando la comunicación)

- Noooo, mala, nooo (pensó al instante)

Frederick se desconecta luego del vaporón y toma un baño relajante, para luego dormir.

LA noche era muy fría, el cielo estaba completamente despajado, las estrellas encendían su luz al unísono, la luna estaba en completa exhibición, las calles estaban cubiertas de silencio, esa noche todas las almas descansaban. El cuarto de Frederick era pequeño, el desorden reinaba, poster de chicas voluptuosas, uno que otro poster del grupo de rock del momento, la foto de Nora y él que se tomaron juntos en el jardín de su casa, todo su cuarto fue visto cuando el alma del mal paso a través de él,   una sombra maligna se aproximó al cuerpo en reposo del joven, lo vio con detenimiento, una sonrisa tétrica se reflejo en el rostro, entro en él sin pensarlo dos veces, Frederick sintió un vacío, lucho por despertar, múltiples brazos lo tomaban, estaba consciente, sabía que no era un sueño, sentía su cuerpo adormitado, quería gritar pero sus labios no abrían, quería moverse pero su cuerpo no respondía, estaba apagado en estado de conciencia, oyó una risa macabra y luego el silencio, la oscuridad, el vacío.

                                                                                                                   

Un calor insoportable lo despierta, abre de a poco los ojos, ve hacia el cielo mientas toma conciencia, se había desmayado luego del enfrentamiento con el demonio, él no lo supo, solo se acordó de aquella risa gruesa y macabra y luego la nada, enfocó la vista y ve dos soles muy grandes  uno a la derecha de él y otro a la izquierda,   separados pero con la distancia necesaria para poder verlos a los dos, se siente todavía algo mareado, el calor era insostenible, el piso estaba muy caliente, estaba posado en una roca, mira alrededor, y ve que está en un espacio plano lleno de rocas irregulares, gira a la izquierda y a la derecha, ve atrás de si, solo ve rocas, el calor está ya en un grado de locos, se quita la camisa y se la coloca en la cabeza, como un gorro improvisado,   ve un pequeño camino que se abre entre las rocas, no podía aguantar aquel calor, recorre unos cinco kilómetros, al fin ve algo diferente a rocas, encontró un par de arboles secos, luego otro y un kilometro mas adelante un bosque completamente seco, árboles y arbustos sin vida, pero gracias a lo espeso del mismo, el calor bajo y ya era sostenible, pensó en un momento de la caminata que no iba a sobrevivir,   todo en aquel bosque reflejaba la muerte, lo que queda después, una historia sin poder contarse, solo el recuerdo de que una vez algo existió, se preguntaba que hacía ahi, no tenia respuestas, solo seguir avanzando, no había mas, sino avanzar.

LA noche llegó, el calor cambió abruptamente por un frío congelante, sus vapores eran visibles, camino un poco, su cuerpo estaba a minutos de la congelación, vio adelante, casi al borde del desmayo, una cueva se abría paso ante sus ojos, entro en ella, tomo arbustos secos que estaban en la entrada metió los que pudo y con otros sello la entrada, amontonó unos cuantos, tomo dos rocas y las golpeó muchas veces, perdió la cuenta de los intentos, sus manos estaban llenas de sangre por los golpes recibidos, hasta que una chispa salió de ellas y el fuego se hizo presente,   se acurrucó al lado de la hoguera, esa noche no era la última, habría otras historias que contar.

EL amanecer trajo el calor,   el hambre se hizo presente, Frederick pensó que podría comer en un mundo sin vida, ¿Habria algo vivo? <pensó>, quitó los arbustos de la entrada de la cueva, ya el calor había llegado, siguió su caminar,   el bosque muerto parecía sin fin, caminó por espacio de cuatro horas, vio una roca grande y se sentó a descansar, en eso oye un sonido, unas ramas, ¿pisadas? <pensó>, iba a correr al encuentró pero de pronto el miedo se apoderó de él,   ¿si es el dueño de aquella risa macabra? <pensó>, se ocultó y esperó, las pisadas son cada vez mas cercanas, algo viene abriéndose paso entre los arbusto, llegó, va a pasar a su lado, abre los arbusto cerca a su cara y ve, quedo pasmado, su rostro completamente sin expresión,   ¿Es ella?, ¿aquí? <pensó>.

Próximo capítulo : El Advenimiento.


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
9153
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.