Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miguel Cabrera escriba una noticia?

Ahora también, cosechamos agua

10/03/2014 16:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las colectoras Investigadores del INTA y del Instituto Nacional del Agua lograron una innovación para mejorar la recarga de acuíferos mediante un sistema radial, que favorece el escurrimiento y la recolección de agua de lluvia. Con este nuevo sistema puede captarse más del 60% del agua.

Es indudable que hay un cambio en curso en el ambiente global que está provocando un significativo reordenamiento de las tierras agropecuarias a nivel mundial. En este sentido se visualizan tres grandes recursos que modelaran la producción agropecuaria del futuro: la disponibilidad de tierras, el acceso a agua dulce y la obtención de conocimientos y tecnologías.

En este contexto de innovación productiva es importante destacar la tarea desarrollada por Alejandro Lahitte, productor, investigador y miembro del Consejo Directivo del INTA, referida a devolverle los acuíferos lo que se le quita de manera artificial.

"El objetivo principal –dice Lahitte– es dar una respuesta ambiental sustentable en el tiempo, al equilibrio químico de las aguas subterráneas presentes en los llamados Bolsones de Agua Dulce". En nuestro país son muchos los molinos eólicos distribuidos a lo largo de su gran llanura, para extraer el agua de la capa freática (acuífero subterráneo) con el objeto de dársela a los animales. "Diría, sin miedo a equivocarme –agrega el investigador del INTA –que la mayor parte de la ganadería y la lechería Argentina se sostienen con el recurso hídrico subterráneo y en gran medida, sobre estos acuíferos".

En algunas regiones, principalmente extra- pampeanas, y en presencia de suelos sódicos (cargado en sales) la solución de abrevar al ganado, implica en muchos casos un daño a la sustentabilidad no solo del suelo, en estos bolsones, sino también de la propia agua ya que se extraer un volumen mayor al que la naturaleza entrega. Lo que provoca el deterioro acelerado y notable de la calidad del elemento con su correspondiente salinización al punto de llegar a la inviabilidad para el uso pecuario. Determinando así, que muchísimas explotaciones agropecuarias no se puedan sostener con la consiguiente pérdida de rentabilidad. El desafío del equipo de trabajo no solo fue ejecutar este novedoso diseño, sino también volver a reconstruir los parámetros de calidad inicial del bolsón de agua dulce y en lo posible mejorarlos con el tiempo.

Según los datos preliminares, el sistema posee una tasa de eficiencia alta aun con lluvias de baja intensidad. Puede captar más del 60% del agua y conducirla por escurrimiento superficial mediante colectoras. Los resultados se cuantifican con inmediatez y de forma simple, midiendo con un conductímetro la poca salinidad del agua, extraída por el molino durante muchos días posteriores a las lluvias.

Creatividad en estado puro El sistema de cosecha de agua de lluvia consiste en la construcción de colectoras a 45 grados, aprovechando la pendiente del bajo, que van hacia el centro del mismo (Ver Infografía). De esta forma se mejora notablemente la dinámica de escurrimientos en un bajo natural que forman los llamados bolsones de agua dulce. Este diseño cuenta también con un anillo concentrador que captura el agua y la redistribuye, sea en forma natural como a través de filtros. El sistema se denomina pata de araña porque se extrae agua de varios lugares al mismo. Evita mayor depresión de la napa y la intrusión del agua salina. A lo largo de la colectora se realizan perforaciones que tienen un doble propósito: extraer el agua de la napa e inyectar el agua de lluvia cosechada. De esta manera se acelera el proceso natural, diluyéndose los contenidos de sales, restableciendo en parte el equilibrio natural del bolsón y evitando pérdidas por evaporación en superficie. Para poder llevar a cabo esta tarea se colocan chupadores flotantes que permiten extraer el agua superficial de la napa freática. Se mejora así la calidad dado que el agua más dulce flota sobre la más salada. Se ha incorporado al sistema una tecnología de proceso que consiste en un bombeo lento y continuo que responde a criterios de un manejo racional y sustentable del recurso hídrico. Para lograrlo se acondiciona al molino para que funcione entre un 50 y 70 por ciento de su capacidad, y así saque agua más lento durante más tiempo en lugar mucha en poco como es habitualmente. En zonas de baja permeabilidad, se deprime menos la napa y se mantiene una mejor calidad de agua para el ganado.

Transformaciones El 29 de marzo de 2004 y luego de muchos años, un presidente constitucional volvía a visitar el Complejo de Investigación de Castelar del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en esa oportunidad Nestor Kirchner decía: "Vengo feliz al INTA, porque el INTA es un lugar donde se ha hecho verdadera fe de lo que es construir una economía con sentido nacional, de defender los técnicos y los productores que durante tanto tiempo tuvieron que trabajar casi en soledad para poder servir a un proyecto de cambio de la Argentina"

Y algo ha cambiado en nuestro país en los últimos años. Un nuevo modelo de desarrollo con inclusión social se consolida. Tenemos un Estado que ha vuelto a privilegiar la producción y el empleo por sobre otros sectores menos dinámicos y comprometidos con la historia nacional.

En la actualidad, el INTA representa un aporte clave al sector agropecuario, agroalimentario y agroindustrial. La investigación y el desarrollo son los pilares de trabajo que toman cuerpo en el Plan Estratégico Institucional (PEI) donde se despliega una visión de largo plazo para responder a las demandas de todas las regiones del país.

Los convenios nacionales e internacionales que el INTA suscribe con los más diversos organismos y entidades del sector público y privado permiten crecer y aumentar la intervención en las cadenas de valor, a fin de mejorar el desarrollo rural sustentable en todo el territorio nacional.

El INTA es un organismo de vanguardia en el desarrollo agro-tecnológico mundial, que está junto al productor y sus necesidades asistiendo a los sectores sociales que merecen atención y acciones como la de Alejandro Lahitte y su equipo es una clara muestra de ello.

Alejandro Lahitte, productor, investigador y miembro del Consejo Directivo del INTA

Plan Estratégico INTA 2005 – 2015


Sobre esta noticia

Autor:
Miguel Cabrera (261 noticias)
Fuente:
jajiji.blogspot.com.ar
Visitas:
31
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.