Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Literatura En La Ciudad escriba una noticia?

Alquiler de libros en Madrid: gastar menos, leer más

30/03/2017 05:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageLos socios de AlquilaLibros hacen las entregas personalmente. Foto: Ben White/UnsplashAlberto, Carmelo y Jaime recorren la ciudad de Madrid para entregar a domicilio las obras que se solicitan en AlquilaLibros. El alquiler se cobra semanalmenteQuienes amamos la lectura ?al menos muchos de nosotros, por no generalizar? tenemos algunos problemas comunes: los libros son caros y el espacio de la casa es limitado. Es decir, por desgracia, no podemos comprar todos los libros que se nos antojen. Pero eso no significa que haya que reprimir el placer de leer. Para eso están las bibliotecas y proyectos como AlquilaLibros, un servicio de préstamo de ejemplares a domicilio, que funciona en la ciudad de Madrid.El asunto es así: hay que entrar en la web deAlquilaLibrosy crear una cuenta. Luego solo hace falta navegar por el sitio y encontrar el libro deseado. Se hace clic en alquilar y se indican los detalles de la entrega: dirección y hora de encuentro. Un integrante del equipo llegará puntual con la obra solicitada y listo.El cobro se hace por semana de alquiler, y varía de acuerdo con el libro. Hay algunos que cuestan 1, 50 euros por semana, pero otros llegan a los 2, 50 euros. Tal como señala Alberto Gimeno, uno de los fundadores, el precio corresponde a, aproximadamente, 10% del precio del libro en las tiendas. ¿Y por qué vale la pena pagar un alquiler? Pondré de ejemplo mi experiencia: alquilé un libro valorado en 19 euros en las librerías, y pagué 3, 60 euros por tres semanas de lectura. Es decir, me ahorré una buena cantidad de dinero y, a diferencia de las bibliotecas públicas de Madrid, obtuve el libro sin moverme de mi casa.A eso habría que sumar las opciones para gastar aún menos. Primero, hay promociones diarias con descuentos en el precio regular de algunos libros seleccionados. Segundo, hay posibilidad de encadenar alquileres: uno puede pedir la recogida de un libro y ese mismo día recibir uno nuevo. Alberto dice que, como se hace un solo viaje para dos interacciones, se reduce el precio. Creo que no se puede pedir más.imageImagen de la web de AlquilaLibros¿Cómo empezó todo?Alberto Gimeno es un lector voraz. Él mismo reconoce que lee entre 2 y 4 libros a la semana. En una ocasión pidió un libro por Amazon, pagó 4 o 5 euros y llegaron unos folios con una especie de resumen de la obra completa. "Empezamos a bromear con él y le decíamos: '¿Ahora tienes que devolverlo?'. Ahí comenzamos a darle vueltas a la idea del alquiler. Buscamos y no había nada parecido. Como tenemos una empresa de informática, decidimos que algún día lo teníamos que montar", recuerda Carmelo Juanes, socio de Alberto junto con Jaime Fernández.Eso fue en noviembre de 2016, y el sitio web salió a la luz la primera semana de diciembre. Hasta ahora tienen unos 30 clientes, la mayoría mujeres jóvenes, pero también atienden a personas con perfiles variados. Hasta el momento, dicen, no han tenido problemas con ninguno de ellos: los libros se han devuelto en perfecto estado. "Al principio la gente nos preguntaba que qué pasaba si no nos regresaban los libros o si los dañaban. Y la verdad es que todavía no lo sabemos. Este no es un servicio para cualquiera. Es para personas que leen rápido y con frecuencia. Tenemos una visión romántica del mundo de los libros: entendemos que si una persona tiene este nivel de lectura, sentirá un respeto por ellos", dice Alberto.Por la ciudadComo el proyecto está comenzando, los mismos socios son los que hacen las entregas personalmente. Carmelo hizo la primera: le llevóLa carnede Rosa Montero a una amiga que vive en Tirso de Molina. Fue a pie. Hasta ahora ese es el sistema que usan: Carmelo y Alberto van caminando, porque viven por el centro de Madrid y muchos de sus clientes se encuentran en esa zona. Jaime tiene bicicleta y es el que se encarga de otros lugares de la ciudad.Alberto dice que, en principio, la intención es expandirse a más zonas de Madrid, como Las Rozas y Pozuelo: "La web tiene mucho alcance, pero el problema es la logística. Poco a poco aumentaremos el equipo para poder hacer las entregas". Después pensarán en otras ciudades de España.Logo de AlquilaLibrosNuevos proyectosHace unos días, AlquilaLibros presentó otro servicio:los cupones de regalo. Se pueden regalar 5 semanas de alquiler, 20 semanas o 1 año entero. Se trata de la opción perfecta para los amigos que leen mucho o que tienen demasiados libros en la casa ?si mis amigos están leyendo esto, ya saben?.Otra idea que están desarrollando es la del alquiler con opción a compra. Se puede tomar el libro por el tiempo que se desee, y después se reconoce la mitad de lo que se pagó por el alquiler en el precio total del ejemplar. "Al final te saldría un poco más caro que en las librerías, pero hay que pensar que cobramos por el servicio de llevarlo a domicilio y por la posibilidad de probarlo antes de adquirirlo", dice Alberto.También están cocinando un sitio web para alquilar cómics y novelas gráficas. Sería una web diferenciada, pero se mantendrían las mismas cuentas de los clientes, el historial y las promociones compartidas con el sitio web principal. Esperamos saber pronto de estas novedades.Código promocionalQuienes estén en Madrid pueden probar AlquilaLibros con el código promocionalLiteraturaCiudad. Solo deben introducirlo al momento de inscribirse y podrán disfrutar dos semanas de alquiler a mitad de precio.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Literatura En La Ciudad (92 noticias)
Fuente:
literaturaenlaciudad.com
Visitas:
1877
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.