Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rocio Panaitescu escriba una noticia?

Amor unilateral

23/09/2009 05:15

0 ¿Cuando el amor se crea en una sola dirección....como sentimos?? como superar la pérdida de la ilusión?

0

Amor Unilateral

Por Rocío Panaitescu

“Otra noche y él no llegó”… fue la frase que Analía suspiró en voz alta, a la vez que daba otro sorbo a su vaso de cerveza bien fría.

Hacía ya una hora y media que estaba esperando noticias de ese hombre, pero luego de diferentes mezclas y tragos, comenzó a desistir y volver a la cruda realidad: Él no existía fuera del momento íntimo dentro de la habitación que los había unido tantas veces…

Lo había conocido hacía dos años atrás, y desde ese momento se había sentido tan de él como si fuera parte de su propia piel.

Pero la historia por parte de aquel sujeto, que la había llevado a perder hasta su propia dignidad, era muy diferente. Trabajaba en una oficina, cumplía con horarios estrictos, reuniones, y luego jugaba a la “familia”. Sin embargo, algunas noches jugaba a los amantes también en alguna habitación que les diera cabida bajo la luz de la luna o el brillo de las estrellas.

Analía dio una pitada más al último cigarrillo que le quedaba y bajando la cabeza, comprendió que eso no iba a cambiar, al menos no por ahora y tal vez nunca. Podía amarlo con todo el corazón, poner el mundo a sus pies, convencerlo de “5 minutos más”, pero hiciera lo que hiciera…. ÉL NUNCA SERÍA COMPLETAMENTE DE ELLA.

Hizo una pausa a sus pensamientos para dar oídas de las conversaciones vecinas, de aquel mítico bar, tantas veces anteriores transformado en un punto de encuentro. Mientras una lágrima corría por sus mejillas y esbozaba una leve sonrisa, se dio cuenta que no era la única en una situación tal. El resto de personas, que aquella noche alzaban sus voces para debatir diferentes temas, eran tan iguales a ella como a sus problemas.

Metió una mano en el bolsillo, colocó la propina en la mesa, a la vez que se levantaba lentamente. Suspiró nuevamente….”es tarde”, “feliz aniversario”… y la puerta se cerró detrás de sí.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en