Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Generacionpixel escriba una noticia?

ANÁLISIS: Dungeons 3

13
- +
21/10/2017 05:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta vez hemos tenido la oportunidad de jugar a Dungeons 3, la tercera entrega de la saga Dungeons, desarrollada por Realmforge Studios y distribuido por Kalypso Media. Se trata de un juego de estrategia en tiempo real en el que controlarás al Mal, y como tal tendrás que formar un ejército afín para atacar a los humanos, a la vez que crear una mazmorra subterránea que sirva tanto para satisfacer las necesidades de tus tropas como para defenderte del ataque de los héroes de la superficie.

ANÁLISIS

image

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE ? PS4 ? PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

REALMFORGE STUDIOS

DISTRIBUIDOR

KALYPSO MEDIA

.

.

.

VALORACIÓN

7'5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia se va contando en el transcurso del modo campaña, el cual continúa los sucesos que planteó su predecesor. Esta vez, el Mal ha encontrado un nuevo continente que aún no ha sido corrompido, señalándolo como nuevo objetivo. Todo esto se hace más fácil cuando ve que Tanos, un glorioso paladín del reino de Tristrás, ha adoptado como hija a una elfa oscura llamada Thalya, a quien ha intentado adiestrar a través de las escrituras y la religión para que se convierta al bien. Lógicamente, se torna en el objetivo principal del Mal, controlándola para que sea la creadora del reino de la oscuridad en el continente.

El argumento va sucediéndose a lo largo de los distintos niveles de la campaña, todos ellos compuestos por una sorprendentemente positiva cantidad de narración y diálogos. Además de estar contado de una manera muy sencilla, hay una grandísima dosis de buen humor mezclada con guiños a los tópicos de otros videojuegos, películas o series de televisión. A todo esto hay que sumarle un doblaje francamente genial, especialmente el de nuestro protagonista, el Mal.

En cuanto al sistema de juego, será más fácil describirlo si lo separamos en sus dos facetas principales: la construcción y el combate.

image

La construcción es lo que hace especialmente atractivo a Dungeons 3. Cada partida comenzará en el centro de una cueva subterránea, con 5 nimios (trabajadores) y 2 caminos que llevan a la superficie. Esta cueva es completamente customizable, es decir, para ir abriendo hueco para nuestras construcciones, tendremos que mandar a los nimios a picar las piedras para ir creando pasillos y también encontrar menas de oro, uno de los 3 recursos del juego.

Antes de poder crear los distintos edificios y unidades que nos ofrece el juego, tendremos que irlas desbloqueando en un árbol de investigación al que podremos acceder en cualquier momento a cambio de oro, y algunas también de maldad (otro recurso). Los edificios van desde construcciones de índole militar, hasta granjas, talleres, cervecerías y talleres demoníacos.

Algo muy importante a tener en cuenta, es que como cualquier jefe, tenemos que tener contentos a los miembros de nuestro ejército, satisfaciendo sus necesidades de hambre y sueño, por lo que tendremos que tener una reserva de pollos y de literas acorde a las proporciones de nuestra armada. Esto le da un toque de administración de recursos muy agradable.

image

Un punto también muy atractivo dentro de la construcción, son las trampas. Cada varios minutos, entrarán oleadas de héroes en nuestras mazmorras para atacar el núcleo, y además del ejército que tengamos en ese momento dentro de la mazmorra para defendernos, también podremos crear en el taller diferentes tipos de trampas para que todos los que osen entrar en nuestros pasillos, mueran antes de llegar al núcleo.

El combate es un punto importante del juego ya que sin él no podremos ganar las partidas, aunque ciertamente no es el fuerte de Dungeons 3. Las batallas son a muy pequeña escala, ya que sólo podremos tener un máximo de 15 unidades, y estas a su vez carecen de mecánicas estratégicas, más allá de haber unidades de resistencia, daño o curación, y de rango o melee. Llevando un balance de funciones, la victoria está asegurada.

Todos los combates, exceptuando los que tengan lugar en las mazmorras para defendernos de los ataques (los cuales no podremos controlar) se producirán en pequeños campamentos en la superficie. En cada campamento nos encontraremos un grupo de soldados que al derrotarlos, corromperemos el campamento para formar un generador de maldad, que nos servirá para desbloquear elementos en el árbol de investigación.

image

La partida acabará cuando consigamos derrotar al héroe de la superficie, el cual es bastante duro y tendremos que manejar más conscientemente a nuestro ejército para esquivar las áreas que lanza si no queremos perderlos.

Aparte del modo combate (estándar), también podremos crear partidas en modo infinito, para desarrollar al máximo todas nuestras tecnologías, y en modo supervivencia, en el que tendremos que sobrevivir a 20 oleadas de héroes.

Tanto el sistema de construcción como el combate nos traen ciertos puntos débiles que hay que tratar. El juego se hace excesivamente fácil incluso en la dificultad infernal, ya que al ser las batallas a tan pequeña escala, no requiere una gran maestría a la hora de desplegar las tropas, y tampoco se genera mucha presión de ataques de los enemigos. Esto, junto con el hecho de haber 2 pasillos por donde entran a nuestras mazmorras, disminuye considerablemente el grado de estrategia, ya que en todo momento sabremos por dónde van a venir los enemigos.

Visualmente es un juego bonito, la estética cartoon y su colorido encaja perfectamente con el tono humorístico y el ambiente que se crea, aunque en el apartado sonoro pierde algunos puntos, ya que la música ambiente pasa completamente desapercibida, y los efectos sonoros de los combates dejan mucho que desear, dejando como destacable únicamente el doblaje, que eso sí, es fantástico.

En el aspecto meramente técnico, es un juego que funciona a 60 FPS en PCs de gama baja-media debido a sus bajos requisitos gráficos. A lo largo del testeo no hemos experimentado crasheos, freezes ni bugs. No podremos cambiar las opciones gráficas más allá de la resolución y la opción de pantalla completa, aunque los accesos directos o keybinds son completamente customizables. El juego viene traducido y doblado completamente al castellano, algo que se agradece mucho ya que como queda mencionado anteriormente, el doblaje es especialmente bueno.

image

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

En conclusión, Dungeons 3 es un juego divertido que nos propone algo diferente de lo que suele ser el género, y que se vuelve adictivo muy rápidamente, haciendo que juguemos muchas partidas para probar diferentes distribuciones de las construcciones y distintos ejércitos, aunque las limitaciones del combate y su excesiva facilidad hace que una vez conozcamos el juego en profundidad, empiece a perder el atractivo especialmente para aquellos amantes de la alta dificultad y estrategia. -

Sobre esta noticia

Autor:
Generacionpixel (2817 noticias)
Fuente:
generacionpixel.com
Visitas:
529
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.