Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Los aranceles son ataques a los derechos de propiedad y a la libertad

18/06/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageRothbard escribió en el Libertarian Forum (v. 1, p. 184) que «....los libertarios, si tienen alguna filosofía personal más allá de la libertad de coerción, se supone que son al menos individualistas». En efecto, el libertarismo tiene en alto los derechos y responsabilidades del individuo soberano: el derecho a la autodeterminación y a la propiedad justamente adquirida y, por lo tanto, el derecho a no ser coaccionado o arbitrariamente restringido; la responsabilidad por las propias acciones y el deber moral de respetar y honrar los derechos de los demás individuos.

Sin embargo, el libertarismo, o al menos un subconjunto relativamente grande de partidarios del libertarismo, ha dado un extraño giro colectivista en los últimos años. Esto es evidente en una serie de cuestiones, como el libre comercio, en el que los libertarios solían estar de acuerdo en principio, aunque no necesariamente en todos los detalles o en la aplicación de esos principios. En contraste, este nuevo giro argumenta desde un punto de partida diferente. Más que los derechos del individuo, el punto de partida para este grupo es, en cambio, una noción de la pertenencia e identidad colectiva del individuo (como el país o la etnia).

Por supuesto, nunca ha habido un problema para que los libertarios reconozcan a las personas por lo que son, o por lo que eligen ser, y por lo tanto dentro de su contexto social y cultural preferido. Ningún hombre es una isla, y como seres sociales estamos inmersos en un contexto de comunidad, cultura y tradición. La distinción entre individualista y colectivista no es una cosa o la otra, sino que es primaria: para los colectivistas, el individuo está sujeto a la voluntad del colectivo (o, en realidad, a la voluntad de su liderazgo); para los individualistas, el colectivo no tiene derecho propio, sino que está sujeto a la elección del individuo de asociarse. Por razones obvias, el análisis de cualquier estado de cosas desde un punto de vista colectivista es diferente al de un punto de vista individualista.

La cuestión del libre comercio lo ilustra claramente. Los libertarios solían ser universales y desinhibidos con el libre comercio. Ya sea a nivel nacional o transfronterizo, el intercambio voluntario es el que mejor sirve a las personas, y cualquier restricción de este tipo constituye una violación de sus derechos. Por lo tanto, cualquier restricción debe ser siempre abolida, y cuanto antes mejor.

Es cierto que la realidad es algo más compleja. Como discuto en The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect Our Everyday Lives : Como las regulaciones afectan nuestra vida cotidiana, siempre que el Estado regula la acción económica, hay distorsiones severas y a menudo de gran alcance tanto en la estructura como en el resultado del intercambio en el mercado. Como los libertarios han reconocido desde hace mucho tiempo, las regulaciones crean ganadores y perdedores. Además, la reducción de las regulaciones individuales, si bien potencialmente causa un mercado más «libre», causará un conjunto diferente de ganadores y perdedores. La única economía verdaderamente justa y equitativa es la que está completamente desprovista de las manipulaciones del Estado, tanto si se persiguen activamente como si se llevan a cabo de forma pasiva.

Sin embargo, estas complejas implicaciones de la política comercial nunca fueron vistas como un argumento en contra de la desregulación. Más bien, es un argumento para permitir que las personas y las empresas intercambien sin intervenciones. Menos intervención significa menos distorsión, y esto es siempre preferible. Esto debería ser preferido incluso por los intervencionistas, porque, como Mises reconoció en Burocracia,

El intervencionismo económico es una política contraproducente. Las medidas individuales que aplica no logran los resultados buscados. Provocan un estado de cosas que, desde el punto de vista de sus propios defensores, es mucho más indeseable que el estado anterior que pretendían modificar.

En otras palabras, los libertarios eran comerciantes libres y favorecían cualquier paso en la dirección del libre comercio. Pero esto ya no es obvio. La guerra comercial de Trump con China parece haber causado una ruptura dentro del libertarismo, o al menos entre los libertarios que discuten con entusiasmo la política en línea, junto con la línea divisoria individualista/colectivista.

Los individualistas libertarios son fieles al punto de vista libertario «tradicional» de que el Estado debería dejar de comerciar y que la guerra comercial de Trump sólo está perjudicando a los consumidores y a la economía. Los colectivistas, en cambio, se centran en el comercio internacional como una cuestión de justicia colectivista y, como resultado, plantean otras cuestiones. Entre ellos se encuentra el reconocimiento de que China (el «otro» colectivo) está involucrada en «prácticas comerciales injustas» subsidiando y apoyando de otras maneras a las empresas chinas (sus «propias») y, como parte de esto, descuidando la aplicación de los tratados internacionales. (Un argumento similar puede hacerse, por supuesto, también para los EE.UU. y cualquier otro estado.)

Esto en sí mismo no es ninguna noticia, ya que los libertarios siempre han reconocido la destructividad de la realpolitik, el estatismo nacional y la naturaleza distorsionadora general del intervencionismo. Pero la solución desde una perspectiva libertaria-individualista siempre ha sido llamar a la desregulación y al libre mercado ?incluso unilateralmente? con el objetivo obvio de sacar al Estado del comercio. Que China, por ejemplo, subvencione la producción para que los consumidores estadounidenses y europeos puedan comprar bienes y servicios a un precio muy bajo, y posiblemente por debajo del coste, no es un problema para nadie más que para los chinos. Después de todo, ellos están pagando la cuenta de los bajos precios que disfrutamos.

Desde la perspectiva del colectivismo libertario, la solución sugerida es muy diferente, e incluso puede ser contraria a los puntos de vista libertarios tradicionales. En su opinión, la política comercial nacional e internacional de China no es una cuestión que incumba principalmente a los chinos, sino que amenaza «nuestras» empresas y, por lo tanto, «nuestra» capacidad para producir bienes y servicios, lo que puede hacer que «nosotros» dependa de la producción china.

La cuestión del comercio ya no es una cuestión de libre intercambio entre partes privadas, ya sean individuos o empresas, sino una cuestión de la colectividad a la que estas partes «pertenecen». El comercio internacional se convierte entonces en una cuestión de «seguridad nacional» y, según el argumento, está justificado pedir al Estado que actúe en «nuestro» nombre. Consecuentemente, la guerra comercial de Trump es vista por este grupo como un medio para que «nosotros» presionemos a los chinos para que adopten prácticas comerciales «justas» de modo que «nuestras» empresas (estadounidenses y quizás occidentales) puedan competir en los mismos términos que las empresas chinas.

Si bien es cierto que hay problemas con un Estado chino expansivo, un monstruo keynesiano con grandes ambiciones internacionales que se han puesto de manifiesto, entre otras cosas, en la iniciativa Cinturón y la Ruta, debería ser fundamentalmente problemático que los libertarios se identifiquen con un Estado e incluso lo apoyen en contra de otro. Más aún para apoyar a un Estado que se propone restringir y gravar el comercio, sea o no con la intención de presionar (o castigar) a «ellos».

La cuestión de la guerra comercial parece causar confusión entre la nueva clase colectivista de libertarios con respecto al principio de no agresión. Este principio básico es el que subyace a la cuestión del libre comercio: se trata fundamentalmente de un intercambio voluntario en el mercado. El comercio es una cuestión de las partes involucradas en cada intercambio, no un conflicto entre las partes o sus «equipos». De hecho, el Estado es contrario a esta libertad, ya sea que se ejerza sola o en asociación voluntaria. Por lo tanto, un libertario no puede ver al Estado como un mecanismo para el bien, o como un medio para alcanzar un fin, por muy legítimo que sea el fin.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1855 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
673
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.