Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcepop escriba una noticia?

Argentina 2 vs Bosnia 0 - Amistoso Internacional

19/11/2013 17:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Argentino fue un equipo ordenado, más fuerte atrás y con un goleador implacable, el Kun Agüero La Selección, con el talento de su "otro" 10: Agüero En el último amistoso del año el equipo de Sabella se despidió con un triunfo convincente.

De prueba de jugadores, bastante poco en la despedida del año de la Selección. Alejandro Sabella apostó a siete titulares y eso sí, desempolvó el sistema que más le gusta: el 5-3-2. Dejó a Romero en el arco, bajo la lógica inapelable de que lo que necesita Chiquito es continuidad. Eligió tirar a la cancha a cinco defensores, bajo la lógica de su gusto, un discutible temor a cerrar el año con un mal resultado y a la ausencia de Messi. Se sabe que el 10 del siglo 21 quiere tener siempre a tres compañeros de ataque y que se lo ha hecho saber al técnico en su momento.Entonces, el que rindió examen en el fondo fue Nicolás Otamendi, en su regreso al equipo (había sido el autor del primer gol de la era Sabella, ante Venezuela). El otro test lo rindió el sistema, que también regresó tras un fugaz retorno en Quito. Y aunque está claro que en esencia el dibujo es más cauto, a la Selección le sirvió para equilibrarse en el fondo, para proteger mejor los laterales ( que con otros nombres tanto sufrieron ante Ecuador en Nueva Jersey) y para generar un circuito de juego superior al del partido anterior.

Argentina descubrió al arco del altísimo y eficiente Begovic muy rápido: a los 57 segundos Palacio desvió un zurdazo. Se sucedieron luego varias llegadas: un enganche de Agüero a los 6 minutos que salvo el uno, un derechazo de Zabaleta dentro del área a los 12, un penal que le hicieron a Maxi Rodríguez a los 16 y que en la continuidad de la jugada el arquero volvió a salvar ante el Kun. Más suelto que peligroso Marcos Rojo en las subidas, intermitentes en el inicio Palacio y Di María, la razón de la intensidad argentina hay que encontrarla en la movilidad y picardía de Agüero: nunca está quieto, pocas veces se sabe por dónde va a aparecer.

Ejemplos: los goles. A los 39 minutos Di María buscó a Palacio, el delantero del Inter intentó eludir al arquero y cuando todo el estadio se preguntaba si hubo penal ( desde aquí pareció que no) el Kun ya la había mandado al fondo de la red. Y a los 20 del segundo tiempo, tras un impecable pase de Maxi Rodríguez, desenfundó un bombazo de zurda antes de que los defensores pudieran empezar a recriminarse quién no había cerrado a tiempo.

Cinco defensores para empezar a mejorar atrás El técnico Sabella hizo una prueba con una línea de cinco. Pero también progresó el arquero Romero. La debilidad en los costados de la defensa, tal como quedó en evidencia el viernes pasado, cuando la Argentina empató 0- 0 con Ecuador, dispararon una decisión de Alejandro Sabella bien ligada con las matemáticas: si con cuatro en el fondo, ubicados Roncaglia y Orban como marcadores de punta, el rendimiento fue flaco, pues a sumar uno más y armar una profusa línea de cinco parada a metros de Chiquito Romero.

El regreso de Zabaleta para marcar y partir por la orilla derecha, la presencia de Otamendi para apretar a uno de los puntas rivales como el primero de los tres zagueros centrales, el liderazgo del lungo Fernández para sobrar en la panza de esa medialuna a la altura del punto del penal, la solvencia sin brillos de Basanta para hacer lo mismo que Otamendi pero por el otro sector y Rojo -con abundancia de pasaje al ataque- en el vértice izquierdo para completar el quinteto en el fondo.

Si estos dos partidos amistosos fueron tomados como una prueba de cara al futuro y el futuro no es otra cosa que el Mundial de Brasil, es oportuno preguntarse: ¿qué fue lo que evaluó Sabella anoche?

Una respuesta posible y, simultáneamente, envuelta en sensatez, es que el entrenador de la Selección buscó frente a Serbia un simulacro de lo que se puede presentar en determinado partido o en un segmento puntual de un encuentro mundialista. Y ese potencial escenario no sale de algún segmento en el que haya que defender un resultado con mucha gente o un rival que en ataque presente dos gigantes en ataque, esas torres a las que hay que hacerle una marcación bien apretada, sobre todo en el juego aéreo.Además de la variante táctica, en esta oportunidad se produjo el regreso de Otamendi, el ex zaguero central hoy baluarte en el Porto, de Portugal. El defensor estuvo ausente en la Selección desde el 11 de octubre de 2011, cuando, también dirigido por Sabella, la Argentina perdió 1- 0 ante Venezuela, en Puerto La Cruz.


Sobre esta noticia

Autor:
Marcepop (204 noticias)
Fuente:
seguielgrandt.com
Visitas:
28
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.