Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Argentina y el FMI negocian un acuerdo mejor

02/02/2022 17:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Joseph Stiglitz & Mark Weisbrott, Foreign Policy

El acuerdo de la semana pasada entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sacó al país y al mundo del borde de un default que podría haber amenazado la estabilidad del sistema financiero internacional. Como en todo acuerdo negociado, no fue ideal. Pero no tenía precedentes, y ambas partes entendieron los peligros de caer en el abismo de lo desconocido: qué pasaría si no se llegaba a un acuerdo. Lo que es más importante, el FMI no insistió en su austeridad habitual; el acuerdo brinda a Argentina espacio para continuar con su recuperación económica.

El actual gobierno del presidente Alberto Fernández enfrenta duras adversidades por la enorme deuda y otras limitaciones heredadas del acuerdo con el FMI de 2018 realizado por el gobierno anterior de Mauricio Macri. También está lidiando con el flagelo del COVID-19. Pero el país había logrado una tasa de crecimiento cercana al 10 por ciento el año pasado, cuando los economistas habían pronosticado una recuperación mucho más tibia. Con una economía en crecimiento, lograron reducir el déficit presupuestario primario en un 3, 5 por ciento del PIB en 2021. Argentina simplemente quería la capacidad de continuar su recuperación, sin las condiciones dañinas que tan a menudo se habían incluido en los programas anteriores del FMI.

La mayoría de los economistas reconocen la importancia de que los gobiernos brinden apoyo fiscal a las economías que hoy se están desacelerando, en medio de la pandemia y sus impactos económicos y de salud. Eso es lo que han hecho las administraciones de Trump y Biden en Estados Unidos. Eso es todo lo que Argentina había estado pidiendo para sí misma, dentro de los límites de sus propios recursos. Había logrado lograr una balanza comercial. Argentina no estaba pidiendo una nueva entrada de fondos; el gobierno solo necesitaba evitar condiciones que sofocarían la recuperación económica o dañarían a los pobres y trabajadores.

Una ironía aquí es que la misión principal del FMI es proporcionar préstamos en moneda fuerte a los países que enfrentan problemas de balanza de pagos. Pero los gigantescos pagos de la deuda al FMI se han convertido en el principal riesgo para la balanza de pagos de Argentina.

Lo que hace que el acuerdo de la semana pasada sea tan importante es que puede sentar un precedente para hacer frente a la ola de reestructuraciones de deuda y crisis financieras que pueden surgir tras la pandemia. Los niveles de deuda han aumentado en todo el mundo. Los países de altos ingresos como EE. UU. pueden manejarlos, pero muchos países en desarrollo y mercados emergentes se verán presionados hasta el límite. El acuerdo argentino les da la esperanza de que pueden recurrir al FMI sin que el Fondo imponga una austeridad paralizante y otras condiciones contraproducentes. Esperemos que ese sea el caso.

Un poco de historia Un poco de historia explica cómo Argentina se metió en este lío. Su acuerdo con el FMI de 2018 requería que el gobierno ajustara su presupuesto en un 4, 4 % del PIB entre 2018 y 2020 para "restaurar la confianza del mercado". Tuvo el efecto contrario, y la economía se contrajo. El FMI se duplicó y optó por un ajuste fiscal y monetario aún mayor. El FMI había proyectado un crecimiento positivo del PIB del 0, 4 % para 2018 y del 1, 5 % para 2019 en el marco de su programa; en cambio, hubo recesión, con un crecimiento del PIB de -2, 6 por ciento para 2018 y -2, 0 por ciento para 2019. La pobreza aumentó en un 50 por ciento.

Cuando llegó la pandemia, la situación empeoró mucho y el PIB cayó un 9, 9 % en 2020.

Una evaluación interna del FMI publicada en diciembre expresó críticas sin precedentes a su acuerdo y condiciones de préstamo de 2018. El informe señaló que "el programa terminó con una postura de política procíclica, posiblemente empeorando la fuga de capitales en lugar de aumentar la confianza", y que sus colegas deberían haber previsto, con base en investigaciones anteriores del FMI, que un ajuste presupuestario de esta magnitud podría ser "autoautomático". derrotando."

Los miles de millones que prestó el FMI, sin imponer controles de capital, permitieron a los ricos y bien conectados sacar su dinero de Argentina a un tipo de cambio más favorable, dejando al país sin nada que mostrar por los $44 mil millones, excepto un enorme agujero en su balance.

En febrero de 2020, el FMI concluyó que la deuda de Argentina era insostenible . Esto ayudó al nuevo gobierno a negociar con éxito una reestructuración de la deuda soberana con acreedores privados en 2020. Esta reestructuración no tuvo precedentes en algunos aspectos importantes. Permitió una recuperación económica, con un aumento del empleo de 1, 7 millones. La inversión también aumentó en un 35 por ciento.

Algo del mismo debate económico ocurrió en los meses previos al acuerdo de la semana pasada entre Argentina y el FMI. El gobierno argentino, con sus economistas bien preparados, insistió en que la austeridad es contractiva, algo que debería parecer obvio para cualquiera que haya tomado un curso elemental de macroeconomía. Pero en el mundo al revés en el que vivimos, hay una escuela de pensamiento que argumenta que las políticas contractivas pueden ser expansivas: fue este punto de vista el que dominó en el préstamo de Macri de 2018. No funcionó allí, no es de extrañar; prácticamente nunca ha funcionado. El "razonamiento" (si podemos dignificarlo con esa palabra) es que el compromiso con la austeridad restaurará la confianza, la confianza conducirá a entradas de inversión, y estas entradas compensarán con creces la reducción del gasto público. Pero lo que sucedió en Argentina es lo que suele suceder: la recesión económica erosiona la confianza, cae la inversión, los bancos se ven perjudicados y recortan los préstamos: un círculo vicioso a la baja.

Los peligros de que esto suceda ahora, si se hubiera impuesto la austeridad, serían especialmente grandes. Dadas las circunstancias de Argentina, y la probabilidad de que aumenten las tasas de interés internacionales, es probable que haya poco en términos de flujos de capital o inversión del exterior. La idea de que recortar el gasto público restauraría mágicamente la confianza, lo que generaría una afluencia de dinero y compensaría la pérdida de apoyo fiscal es pura fantasía.

Los defensores de la austeridad han criticado al gobierno actual por no reducir la tasa de inflación más rápido. La inflación fue otro legado adverso que el gobierno de Fernández heredó de Macri. Aunque la inflación es un poco menor que antes de que este gobierno asumiera, ha habido poco progreso para reducirla. Pero si uno sopesa los costos y los beneficios de hacer más, el gobierno se ha inclinado por el lado correcto. Por lo general, hay tres preocupaciones sobre la inflación: primero, que se vuelva descontrolada o hiperinflación; esto no está sucediendo. Segundo, que destruirá el crecimiento económico. Pero como hemos señalado, el crecimiento fue fuerte en 2021, superando las secuelas de COVID-19. Y finalmente, la inflación puede aumentar la pobreza entre aquellos cuyos ingresos no se mantienen al día con los aumentos de precios. El gobierno ha aumentado los programas contra la pobreza, como las transferencias de efectivo, y ha tomado otras medidas para abordar este problema. El aumento del empleo en 1, 7 millones de puestos de trabajo debido a la recuperación de 2021 ha sacado a muchas personas de la pobreza.

La pregunta relevante es entonces el contrafactual: ¿qué hubiera pasado si el gobierno hubiera puesto la reducción de la inflación, en lugar del crecimiento y la reducción de la pobreza, en el centro de su agenda? Es casi seguro que el crecimiento y el empleo habrían sido mucho menores y la pobreza mucho mayor. Ninguno de los críticos de las políticas argentinas ha presentado una agenda económica creíble, dado el desorden que heredó el gobierno y las realidades del COVID-19, por la cual habría habido una mayor reducción de la inflación sin efectos adversos sobre la pobreza y el crecimiento. El gobierno de Macri demostró que se podía hacer mucho peor: lograr una alta inflación incluso con un crecimiento negativo y aumentos masivos de la pobreza.

Sería hipócrita que aquellos en los países de altos ingresos defendieran lo que hicieron para enfrentar el desafío de COVID-19 y luego exigieran que Argentina hiciera todo lo contrario, una queja familiar que se ha hecho sobre las políticas del FMI durante años. Habría habido una reacción política violenta y un rechazo generalizado de tales políticas económicamente destructivas en todo el mundo.

Y dado que Estados Unidos es el único país que tiene poder de veto en el FMI, así como una influencia predominante allí, se habría culpado a Washington. Con toda la agitación que se vive en el mundo, la administración Biden y sus aliados no necesitan otra crisis.

En cambio, la administración Biden ha demostrado las ventajas de la cooperación global y de tener experiencia en lugar de solo intereses especiales en la mesa de estas decisiones.

Si bien podemos celebrar este importante paso adelante, estamos lejos de estar fuera de peligro. Como señalamos, es probable que haya múltiples crisis en los próximos años. Argentina ha podido recuperarse hasta ahora de la destrucción económica causada por la administración anterior, en parte porque tenía un alto nivel de experiencia en la mesa de negociaciones: expertos en macroeconomía, reformas de políticas estructurales y reestructuración de deuda. Muchos otros no tendrán estas ventajas. Necesitamos mejores mecanismos para garantizar que los intereses de todos los países, y especialmente de los pobres dentro de ellos, estén representados en organizaciones que se supone que son multilaterales y se preocupan por todos los ciudadanos en todo el mundo. En el FMI, EE. UU. y sus aliados de países de altos ingresos tienen alrededor del 60 por ciento del poder de voto y, por lo tanto, toman casi todas las decisiones que afectan a los 190 países miembros, a veces de manera bastante dramática, como en el acuerdo de préstamo argentino de 2018.

Y cualquier programa como este implica una vigilancia por parte del FMI de las políticas argentinas en los próximos años. Habrá una serie de eventos imprevistos e imprevistos, políticos y económicos, nacionales e internacionales, a los que el gobierno argentino deberá responder. Habrá desacuerdos sobre la mejor manera de responder, tanto dentro de Argentina como entre Argentina y el FMI. Con suerte, en los próximos años, ambas partes mantendrán el espíritu de cooperación y compromiso con el crecimiento compartido y la reducción de la pobreza que marca este acuerdo.

Al final, en una democracia, es la voz de los ciudadanos del país la que debe escucharse con más fuerza. Por muy mal diseñado que haya estado el acuerdo del FMI con el gobierno de Macri, por muy mal que ese gobierno haya implementado el acuerdo, el gobierno actual y los ciudadanos argentinos han tenido que asumir las consecuencias. El gobierno actual, en colaboración con el FMI, ha cumplido estos compromisos con dignidad y respeto, dentro de las capacidades muy disminuidas generadas por el COVID-19 y las políticas económicas fallidas anteriores.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (1507 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
2520
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.