Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alejandra Tor escriba una noticia?

El arte de la actuación y emociones verdaderas

03/08/2014 21:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, especialistas en artes y ciencias del actor, dictaron en la facultad de letras de ciudad de Buenos Aires y en el teatro Escuela Central, una conferencia, tema: actuación, sentimientos y emociones

Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, especialistas en artes y ciencias del actor, dictaron en la facultad de letras de ciudad de Buenos Aires y en el teatro Escuela Central, una conferencia, tema:Actuación, sentimientos y emociones.

A continuación conceptos contenidos en la misma, desde mi punto de vista.

Los directores comienzan la conferencia con el siguiente concepto: desde los inicios del arte del teatro la actuación dramática reposa esencialmente en la expresión y la transmisión de las emociones de los actores y los personajes.

Ante todo una gran ficción es aquella que tiene múltiples lecturas, el objetivo del arte teatral es emocionar y conmover y provocar la reflexión del tema propuesto y sus derivados.

Provocar emociones y sentimientos en un equilibrio con la comprensión es un elemento central del trabajo del actor.

En otro instante de la conferencia, Federico Herrero, fija parte de la orientación de su tarea como director: toda mi vida he tratado de desarrollar una teoría que tome en cuenta las exigencias específicas de la representación en el estudio de las emociones.

Desde hace mucho tiempo me he repetido una pregunta: ¿debe el actor sentir las emociones del personaje representado para realizar una interpretación conveniente, y provocar la emoción en el espectador frente a la acción dramática?.

Y para la pregunta anterior desde mi punto de vista existe una única respuesta: si el actor no siente los sentimientos u emociones del personaje no logrará conmover el espectador.

Es necesario que el el actor maneje profundamente los distintos caminos que le permitirán llegar a las emociones propuestas.

En otro instante de la conferencia los directores comentan aspectos de las emociones: según la tradición, las emociones dependen únicamente de la interioridad del sujeto.

Por el contrario, en la psicología cognitiva moderna, esas emociones existen y aparecen en una interacción con el acontecimiento.

La teoría cognitiva de las emociones afirma que las emociones son reacciones funcionales vinculadas al bienestar del individuo, a su preocupación por llenar las exigencias del medio y por establecer relaciones.

En consecuencia, esas tendencias a la acción relacional, sentidas como impulsos, son esenciales al proceso emocional. Si las exigencias de una situación dada afectan los intereses de un individuo, aparece una emoción.

Las emociones que va a provocar la situación dependerán de las estructuras particulares o de los componentes de la situación de representación

Por lo tanto, el interés motiva el comportamiento emocional.

El resultado de la interacción entre los intereses individuales y las exigencias de la situación ha sido denominado estructura de significado vinculada a la situación o el llamado de la situación.

Federico Herrero afirma, esa estructura de situación constituye la base para una experiencia emocional y define una emoción específica.

En consecuencia, el contenido de las emociones de los actores en escena se debe definir mediante la estructura de significado de la situación desde el punto de vista del actor.

Al describir la estructura de significado de la situación del actor en escena se deben poner de manifiesto, por una parte, sus principales preocupaciones y, por la otra, los componentes particulares del contexto de la situación relacionado con esas preocupaciones.

Por consiguiente, la situación en la representación es una situación potencialmente emocional para el actor.

Las emociones que va a provocar la situación dependerán de las estructuras particulares o de los componentes de la situación de representación.

La evaluación de la situación que hace el actor sólo toma en cuenta un número limitado de dimensiones.

Durante una representación, la estructura de significado de la situación está dominada por el hecho que el actor es consciente de la presencia de espectadores que lo evalúan en función de sus expectativas y tienen una actitud crítica hacia lo que está representando.

Por consiguiente, la evaluación de la situación incluye el estimado del alto nivel de objetividad y de realidad de la situación en escena.

Los directores afirman: para provocar una verdadera emoción, la situación se debe considerar verdadera y afectar realmente los intereses del individuo.

Estas son las condiciones que el actor profesional encuentra en la situación de representación.

La ejecución de las tareas de la actuación, es decir, la representación convincente de las emociones del personaje y la necesidad de cautivar y emocionar a los espectadores, es una tarea difícil y compleja.

De modo que el actor debe enfrentar un elevado nivel de exigencia en las actividades de su profesión.

Sólo puede mostrar sus competencias -que serán evaluadas de inmediato- dentro del período breve de la representación.

De acuerdo con la teoría de las emociones, la dificultad de la situación y la urgencia de las exigencias -los espectadores lo esperan todo enseguida- crean emociones muy intensas.

La estructura de significado de la situación del contexto de la representación entraña emociones asociadas a las exigencias de la correcta ejecución de la actuación.


Sobre esta noticia

Autor:
Alejandra Tor (267 noticias)
Visitas:
1402
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.