Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Skizzo escriba una noticia?

Automotores Orletti, paradigma del Plan Cóndor, centro de torturas de la dictadura argentina

16/06/2010 14:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay en la Argentina unos 30.000 desaparecidos. Un centro de tortura y de detención clandestino funcionaba en Buenos Aires: llevaba el nombre ahora tristemente famoso de Automotores Orletti. Militares uruguayos participaban de los interrogatorios y de las torturas

Un grupo de 32 uruguayos y argentinos que se encontraban en el centro clandestino de torturas "Automotoras Orletti" fue entregado a fuerzas militares uruguayas en octubre de 1976 y habría sido trasladado a Uruguay para su "disposición final", según el testimonio del informante que dio los datos que llevaron a localizar el paradero de Simón Riquelo.

La fuente, un argentino que estuvo directamente vinculado con la represión coordinada de fuerzas militares rioplatenses en el marco del llamado Plan Cóndor, participó en los procedimientos de detención de los uruguayos secuestrados en Buenos Aires entre junio y octubre de 1976.

El informante fue contactado por este cronista, en el marco de la investigación realizada junto al senador Rafael Michelini durante el año pasado, a través de la cual, luego de una serie de entrevistas e indagaciones, se obtuvo la información que permitió descubrir la actual identidad del hijo de Sara Méndez.

La información, que este periodista adelantó el viernes dentro de un informe para Posdata Folios, determina un nuevo giro en las investigaciones para el esclarecimiento de la situación de los desaparecidos, porque implica que se deben agregar los nombres de 27 uruguayos y 5 argentinos que se buscaban en Buenos Aires a la lista de desaparecidos en Uruguay.

Fuentes parlamentarias, consultadas por LA REPUBLICA, indicaron ayer que el tema será planteado el lunes en la Comisión de Defensa Nacional del Senado, cuya presidencia probablemente asuma ese día el legislador del Encuentro Progresista, Eleuterio Fernández Huidobro.

Los 22 sobrevivientes.

Desde fines de 1975 se registran casos de uruguayos desaparecidos en Argentina. Las denuncias de personas que eran detenidas por fuerzas de seguridad se incrementan en los primeros meses de 1976, hasta que, el 20 de mayo, se verifica el asesinato de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaws.

A partir del 1º de junio de ese año, fecha en la que un agente de la SIDE, Eduardo Ruffo (el miembro de la banda de Aníbal Gordon, que se quedó con la hoy recuperada niña desaparecida Carla Cantilo), arrienda el taller Automotores Orletti, todos los uruguayos secuestrados pasaron a ser recluidos en sus instalaciones.

Diversos testimonios indican que Gerardo Gatti Antuña, secuestrado el 9 de junio, fue uno de los primeros detenidos en Orletti. A partir de entonces se intensifican los operativos que llevan a una masiva detención de uruguayos, que caen a mediados de ese mes.

Una de las víctimas de la larga noche del 13 de junio fue la propia Sara Méndez, detenida en su domicilio de la calle Juan Azurduy 3164, donde le acompañaban su amiga Asilú Maceiro y su hijo Simón Riquelo. Esa noche no estaba su compañero, Mauricio Gatti, quien tiempo después logró exilarse en Europa y falleció en 1993, sin poder reencontrarse con su hijo.

Méndez y otros veintiún uruguayos que fueron secuestrados esos días y torturados en Automotores Orletti terminaron siendo trasladados clandestinamente a Montevideo diez días más tarde, en un vuelo no registrado de un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU).

Los 22 trasladados de Orletti permanecieron en condición de desaparecidos en una casona de Punta Gorda y alojados luego en la vieja sede del Servicio de Información y Defensa (SID) de la calle Bulevar Artigas, hasta que fueron "blanqueados" en un falso operativo del 26 de octubre de 1976, en el que se los presentó públicamente como un grupo sedicioso capturado en un chalé del balneario Shangrilá.

Ese grupo de uruguayos que, con la excepción del veterano periodista Enrique Rodríguez Larreta Piera, fueron condenados por la Justicia Militar y permanecieron varios años en la cárceles de la dictadura, son los únicos adultos que sobrevivieron a Automotores Orletti.

Junto a ellos se ha logrado la recuperación de varios niños, algunos secuestrados y otros nacidos en cautiverio. Desde Amaral García, pasando por Mariana Zaffaroni y Victoria Moyano, hasta llegar a la nieta de Juan Gelman y, ahora, a Simón Riquelo.

Los seis asesinados.

Automotores Orletti cerró su cortina metálica a fines de octubre de 1976, luego de que los secuestrados José Ramón Morales y su esposa Graciela, pudieron tomar un fusil y en medio de un tiroteo lograron escapar del lugar y exiliarse en México.

Desde junio hasta octubre de ese año se ha denunciado la desaparición de 33 uruguayos en Buenos Aires. Los trabajos del Instituto de Antropología Forense de Argentina han permitido esclarecer tres de los casos y las circunstancias de sus muertes fueron oficialmente reveladas por la gubernamental Comisión para la Paz.

Francisco Edgardo Candia y José Hugo Méndez Donadio desaparecieron el 15 de junio y, según la información oficial, fueron asesinados cinco días después como represalia por la muerte de un comisario argentino en manos de una militante del Movimiento Montonero.

Luis Alberto Camacho, desaparecido el 15 de agosto de ese año, fue abatido en un operativo en la calle Gahona y Talcahuano, según informó a sus familiares la Policía Federal Argentina. Su cuerpo pudo recuperarse a través de los estudios forenses argentinos: estaba enterrado en el cementerio de Morón.

Ninguno de estos tres casos había pasado por Automotores Orletti.

El informante argentino que proporcionó los datos que permitieron localizar a Simón Riquelo, sólo confesó conocer el destino de otros tres uruguayos desaparecidos en Argentina. Según su testimonio, Gerardo Gatti Antuña, León Gualberto Duarte Luján y Mario Roger Julien Cáceres murieron en Buenos Aires.

Gatti y Duarte perecieron como consecuencia de apremios físicos, luego de un fallido intento de extorsión en el que los militares uruguayos y argentinos que comandaban Orletti procuraron, a través de Washington "Perro" Pérez, exigir un rescate de dos millones de dólares a las organizaciones políticas y sociales a las que pertenecían.

Roger Julien, afirma la fuente, ingirió una cápsula de cianuro en el momento de su detención. El informante, que participó de ese operativo, explicó en detalles el procedimiento en el que fue capturada su esposa, Victoria Grisonas y sus dos hijos, Anatole y Victoria Julien, quienes años más tarde aparecieron en Santiago de Chile.

Los aún desaparecidos.

Si se resta la situación de esos seis casos, el listado de uruguayos desaparecidos en Orletti se reduce a 27, entre los que se incluye a Josefina Modesta Klein Lledo, de nacionalidad paraguaya, pareja de un uruguayo, secuestrada el 23 de setiembre de aquel 1976. El informante argentino indicó que Automotores Orletti, efectivamente se cerró luego de aquella fuga de la pareja Morales, pero sostuvo que también incidió en la clausura de ese centro de torturas la situación de desconfianza que en los argentinos generó la aparición de los 22 sobrevivientes de Shangrilá.

La fuente subrayó que los militares argentinos se sintieron "traicionados" por los militares uruguayos, ya que los detenidos que abordaron aquel vuelo del avión de la FAU a fines de junio habían sido entregados para su "disposición final" en Uruguay.

Según ese y otros testimonios obtenidos en el marco de la investigación en conjunto que quien suscribe realizó con el senador Rafael Michelini, luego del viaje de junio se produjeron otros traslados de detenidos de Automotores Orletti hacia Uruguay.

En la indagación se pudo saber que una mujer, acompañada por dos militares, viajó a Montevideo en un vuelo de línea comercial. Su hermano fue traído en otro viaje similar. En un cuarto traslado, vinieron la nuera del poeta Juan Gelman, María Claudia García de Gelman (aún embarazada) y los niños Anatole y Victoria Julien.

Esos 27 uruguayos detenidos en Orletti, más otros cinco argentinos que también se encontraban en el centro de torturas, fueron entregados a los efectivos militares uruguayos a fines de octubre para su "disposición final" y a esos efectos llegó a viajar a Buenos Aires otro avión de la Fuerza Aérea Uruguaya.

"De Uruguay a los argentinos nos han cobrado todo y mucho ha salido a la luz. Pero que no nos adjudiquen esas desapariciones. A los que no murieron en Orletti nosotros los devolvimos. No sabíamos que los del primer viaje estaban vivos, así que cuando cerraba Orletti se planificó otro viaje grande en el que se incluyó a todos los que quedaban, incluso cinco argentinos. No participé en la entrega, pero creo que a esos últimos tienen que buscarlos en Uruguay", dijo la fuente, cuya credibilidad está dada en la veracidad de los datos que permitieron recuperar a Simón Riquelo. *


Sobre esta noticia

Autor:
Skizzo (470 noticias)
Visitas:
3140
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.