Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Cómo Boris Johnson puede «hacer Gran Bretaña grande de nuevo»

4
- +
17/07/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageUn futuro primer ministro debe tener una clara comprensión de su enemigo, el mito socialista, por qué fracasa y por qué el libre mercado tiene éxito.

Todas las sociedades exitosas tienen una cosa en común: la libertad de los individuos para cooperar socialmente en la búsqueda de sus necesidades y deseos. Únicamente en el mundo animal, la raza humana despliega habilidades individuales para producir lo que otros quieren, y aquellos otros recompensan al individuo en base a su habilidad para hacerlo. A pesar de sus características físicas inferiores en comparación con otros animales, es a través de la especialización, la división del trabajo, que la raza humana se ha convertido en dominante. La clave del éxito humano es la democracia definitiva inherente a la división del trabajo. Significa que el cliente es el rey y que todo el esfuerzo económico se destina a su satisfacción. El éxito individual se ve recompensado por la mejora de las condiciones de vida de todos. Define el progreso humano.

Verdaderamente, es una prueba de que la competencia del libre mercado es más exitosa que cualquier forma de consenso.

El potencial económico de una sociedad libre casi nunca se materializa. Los estados insulares, como Hong Kong y Singapur, lo han logrado, pero en las naciones más grandes el desarrollo del verdadero liberalismo económico alcanzó su apogeo en Gran Bretaña tras la derogación de la Ley del Maíz y, finalmente, de todos los demás aranceles. La mejora de los niveles de vida del pueblo británico fue realmente notable, y la consiguiente acumulación de riqueza productiva no tiene precedentes.

En la Gran Bretaña del siglo XX, el éxito de los mercados libres generó una forma peculiar de envidia, basada en la idea errónea de que la acumulación de riqueza se hacía a expensas de las clases trabajadoras. También jugó con la culpa intelectual y de clase media. A pesar de todas las pruebas, fue popularizado por los seguidores de Karl Marx. Esta fue la base sobre la que el Partido Laborista se convirtió en una fuerza en la política británica.

Karl Marx sostuvo que toda la propiedad debe ser cedida al estado y que el estado debe dirigir el empleo de los individuos y asignar la distribución de toda la producción. El Partido Laborista se guió por estos principios, juró nacionalizar toda la industria y ahora está resucitando estos difuntos ideales.

En todas las formas de socialismo, el Estado se convierte en el dueño de su pueblo, en lugar de que el Estado democrático sea el servidor y garante de una sociedad libre. Esta inversión del papel está en el centro del conflicto en el debate del Brexit, exponiendo a la sociedad británica como si ya estuviera enredada en cadenas estatistas. Como partido cuya misión siempre ha sido proteger la propiedad personal, el propio Partido Conservador ha sido expuesto como socialista en todo menos en el nombre.

El socialismo fracasa porque carece de la base del cálculo económico. Sólo los mercados libres proporcionan los medios para establecer los precios. Con un conocimiento de lo que se vende y por cuánto un empresario invierte sus recursos en la producción de los productos del mañana. Nada de esta habilidad tan duramente ganada está disponible para el estado socializador. Tiene que referirse a los mercados capitalistas extranjeros como guía, en una admisión tácita de fracaso.

El socialismo es incapaz de fomentar el progreso, porque no puede ejercer el juicio comercial sin consideraciones no comerciales. Es un monopolio que cada día es menos eficiente. El Estado sólo puede asumir que lo que sucedió en el pasado sucederá en el futuro. No hay lugar para el progreso en los cálculos estáticos del Estado.

El progreso es la característica que define a los mercados libres y dinámicos. En el socialismo observamos que el estado le quita los recursos productivos al individuo confiscando su propiedad, y en los mercados libres el individuo, en su propio interés, sirve a sus semejantes para su mayor satisfacción. El panadero hornea el pan para el constructor; el constructor construye un refugio para el empresario tecnológico; el empresario tecnológico proporciona los medios para que el panadero y el constructor disfruten de su tiempo libre. El Estado simplemente no puede concebir un papel económico para sí mismo interponiéndose en estas transacciones.

El apoyo público al socialismo no se basa en la razón, sino en la emoción. Se basa en los valores y la moral cristiana, en la que se expresa una preocupación por el bienestar del hombre común. Como competidor de la religión, el socialismo reemplaza a la deidad por el jefe del Estado: este era el credo de Karl Marx, considerándose a sí mismo como el jefe de un Estado mundial unificado y a Engels como su ejecutor. Los cristianos eran los idiotas útiles en el camino hacia este nirvana sin Dios.

Al reclutar a las masas con su ética cristiana, el socialismo abusa de la decencia cristiana básica, confundiendo la moralidad religiosa con objetivos estatistas. Juega con un factor de comodidad, ofreciendo una alternativa a los peligros percibidos de una jungla de libre mercado, mientras que no menciona que la alternativa a la rica variedad es el desierto sin agua del socialismo.

En la lucha contra el socialismo, un político sabio debe entender los principios sobre los que fracasa. Sólo entonces puede proceder con el potencial de éxito. Si examinamos el intento del presidente Trump de revertir la marea del socialismo en Estados Unidos, la evidencia sugiere que no ha logrado comprender las cualidades fundamentales del libre mercado que deben ser preservadas y mejoradas. Parece estar más guiado por sus propias creencias y prejuicios que por una comprensión racional del libre mercado. Es evidente que no entiende el comercio internacional y la importancia de negar la financiación inflacionaria. Cree que manipular tasas de interés más bajas es una panacea económica. Trump es un estatista.

Para que Boris Johnson tenga éxito en «Hacer que Gran Bretaña grande de nuevo», debe entender las diferencias fundamentales entre el socialismo y el libre mercado. Debe observar y aprender de los errores de Trump para no caer en las trampas que Trump se ha puesto a sí mismo. Debe guiarse por los principios del libre mercado, a pesar de los aullidos de indignación que seguirán siendo una característica de su primer mandato, al igual que lo han sido de la presidencia de Trump.

Una nación sólo tiene éxito a pesar de su gobierno.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1541 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.