Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Carta a mi agresor

03/03/2011 18:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquella tarde el delincuente se acercó a nuestro automóvil empuñando un arma, balbuceo unas palabras y acto seguido apunto en la cabeza de mi hijo y disparó a matar. Tiempo después escribi un lbro al respecto e incluí en él esta poesía, hoy, no se si tendría el valor de repetir equellas palabras

Se la dedico a los derechos humanos y a la justicia de nuestro país, Argentina, para que entiendan al ciudadano común que no somos todos guiados por el odio ni ansiamos la represión de los delincuentes.

Una razón para poder perdonar

(Carta a mi agresor)

¿Que razón surcó tu mente, para que tus manos, tal vez muy lastimadas; gatillaran el arma cruel?

Quizá fue desesperación, que guiaron tus pasos hasta el momento aquel.

O una locura oculta sangró por tus venas en tu momento falaz.

¿Serán tus pensamientos como lagunas silenciosas derramadas por el mal?

¿O una culpa mordaz encegueció tu razón en tu arrebato fatal?

Anhelo verte cara a cara y sin temor; ya no en tu inicuo furor si no en tu basto dolor

Y aprender a perdonar al contemplar tu desdicha; mucho más fuerte y compleja que mi amargo rencor.

Quizá en tu mirada asesina haya una infancia infeliz o una herida mortal.

O esas manos surcadas de pavor, cual empuñaran un arma letal,

Carecieran de otras manos de amor, que la alejaran del mal.

Pudieron tus pies huir con rapidez, en mi agobiante congoja.

Pues la angustia que paralizó a mi alma, a ti te llenó de intrepidez,

¿Corrieron tus pasos tan veloces como la misma sangre que derramaste?

Quizá nunca corrieron así, en tu niñez, por un poco de amor que tal vez mendigaste.

Si hoy existe una razón para poder perdonar lo inicuo de tu accionar.

Es esa sangre; que en la cruz borboto sin cesar.

Y esa herida mortal que disipó todo mal.

Y permite así a mi alma la dicha de poderte perdonar y amar.

Autor, Carlos Polleé


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (628 noticias)
Visitas:
750
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.