Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

En el centro de Nigeria, los fulani acusados de masacres dicen ser estigmatizados

08/10/2018 21:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un ciclo interminable de venganza entre dos comunidades que luchan por acceder a los recursos del cinturón central de Nigeria

Por: DC y AFP

gettyimages-987778528-795x447

Suleiman Abbubakar, de 70 años, en la región de Barkin Ladi, posa para una foto el 29 de junio de 2018. El estado de Plateau en Nigeria ha sido testigo de días de violencia en los que más de 200 personas fueron asesinadas entre los agricultores Berom y los pastores Fulani. (Foto STEFAN HEUNIS / AFP / Getty Images)

Frente a la pequeña mezquita de Luggere, en una aldea fulani rodeada de verdes colinas, una multitud se reunió el viernes para rezar: la población se ha duplicado en los últimos días por acoger a los habitantes de dos aldeas vecinas, atacadas a principios de esta semana por jóvenes armados. Esto fue probablemente en represalia por las masacres del 23 de junio en las que murieron más de 200 personas en las comunidades Berom, en su mayoría agricultores cristianos, atribuidas a pastores Fulani en el mismo distrito de Barakin Ladi (centro).

“El lunes estábamos en casa cuando la gente empezó a disparar y a quemar nuestras casas, los áticos y los refugios quedaron reducidos a cenizas”, dijo Harira Ibrahim, de 35 años, que huyó con sus 10 hijos y su marido. “Vinimos sin nada, fueron nuestros hermanos los que nos dieron colchones y ropa, ni siquiera podemos volver porque las milicias están merodeando”. Alrededor de 500 personas que han llegado a Luggere duermen en las aulas de la escuela.

En gran medida ignorado por los medios de comunicación nacionales, centrados en los asesinatos masivos del fin de semana, el hecho fue confirmado por la policía del Estado de Plateau, que sin embargo no dio ninguna valoración. Esto es parte de un ciclo interminable de venganza entre las dos comunidades que luchan por acceder a los recursos de todo el cinturón central de Nigeria: los agricultores cristianos, que reclaman su identidad, acusan a los pastores musulmanes de llevar sus rebaños para arrancar sus cultivos y de querer apoderarse de sus tierras.

Los pastores nómadas denuncian la expansión de las granjas agrícolas que invaden los caminos de transbordo y las reservas de pastoreo reservadas para ellos. En la región de la Meseta, muchos de ellos son seminómadas, practican tanto la ganadería como la agricultura, y reivindican su antigüedad en estas ricas tierras donde crecen el camote y el maíz, pero también todo tipo de frutas y verduras.

Adam Musa, de 52 años, nació en Luggere, al igual que su padre y su abuelo. “No entiendo qué está pasando. Cuando era joven, los Berom nos daban a sus hijos para que cuidaran los rebaños porque no había trabajo”, a cambio de una vaca al año. En el camino abollonado que conduce a Luggere, varios pueblos de Berom fueron abandonados apresuradamente. En los patios de las casas quemadas, repletas de cristales rotos, y plástico, unas pocas gallinas y perros asustados son los únicos ocupantes.

Los Fulani son vulnerables cuando se mencionan los ataques contra los cristianos. Todos afirman no conocer la identidad de los agresores, que han mostrado una violencia extrema, incendiando hogares con familias dentro o masacrando a niños muy pequeños, según múltiples testimonios recogidos por AFP. Sin embargo, según un funcionario local del principal sindicato ganadero nigeriano, esta tragedia se produjo tras una serie de provocaciones contra los Fulani desde abril.

“Los granjeros de Berom robaron al menos 500 animales, y entre los ataques y emboscadas de nuestros pastores en el monte perdimos a casi 70 personas, todas ellas fueron asesinadas”, dice Abubakar Gambo de la Asociación de Criadores de Ganado Miyetti Allah de Nigeria (Macban). “Así es como empezaron las cosas y se salieron de control”, dice.

Los Fulani alimentan muchas fantasías y a menudo son descritos como “extranjeros” que vinieron a “islamizar” las zonas cristianas de Nigeria, especialmente por los especialistas que se refieren a Usman Dan Fodio, un yihadista fulani que fundó el imperio de Sokoto (norte) en el siglo XIX. Con la elección en 2015 del presidente Muhammadu Buhari, musulmán Fulani, su estigmatización ha empeorado, y los críticos acusan a los norteños y a los Fulani de tener una agenda oculta para dominar el sur predominantemente cristiano.

Su lentitud en condenar la violencia pastoral que se ha extendido por todo el país durante el último año, así como la incapacidad de las fuerzas de seguridad para proteger a la población, han alimentado la frustración y el resentimiento. Muchos lo acusan de haber nombrado principalmente a los Hausa o Fulani para puestos clave en el ejército y la policía, acusados de fomentar la impunidad.

“La realidad es que los pastores son objeto de una grave discriminación”, dice Abubakar Gambo, refiriéndose al sentimiento de abandono y, en especial, al difícil acceso a la educación de muchos niños Fulani. A finales de los años ochenta, las autoridades federales habían creado un programa de “escuelas nómadas” en las zonas rurales para luchar contra el analfabetismo, que ha funcionado más o menos.

“Construimos la escuela en Luggere, no el gobierno”, explica el representante de los Fulani. “Necesitamos buenos maestros calificados, pero por la violencia no han venido en años”.

Artículo original en francés: https://www.epochtimes.fr/dans-le-centre-du-nigeria-les-peuls-accuses-de-massacres-se-disent-stigmatises-385336.html

Traducción de Lucía Aragón

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1225 noticias)
Visitas:
1746
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.