Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pilar15 escriba una noticia?

Científicos de Mayo Clinic combinan variantes genéticas comunes y otros factores para predecir mejor el riesgo de cáncer de mama

27/04/2015 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Análisis genómicos revelaron variantes genéticas comunes vinculadas con el cáncer de mama

ROCHESTER, Minnesota: Los recientes análisis genómicos a gran escala revelaron docenas de variantes genéticas comunes que se vinculan con el cáncer de mama, pero cada variante contribuye sólo ínfimamente al riesgo general de desarrollar la enfermedad.

Un equipo de científicos internacionales, dirigido por Mayo Clinic, ahora combinó 77 de esas variantes genéticas comunes dentro de un solo factor de riesgo, el mismo que puede servir para identificar mejor a las mujeres con mayor riesgo de cáncer de mama. Este factor, conocido como puntuación poligénica del riesgo, nació de los datos genéticos de más de 67 000 mujeres. Los resultados de la investigación se publicaron el 2 de abril de 2015 en la Revista del Instituto Nacional del Cáncer (JNCI, por sus siglas en inglés).

Otro estudio acompañante amplió este resultado para mostrar que se puede combinar la medida de la variación genética con predictores tradicionales del riesgo de cáncer de mama, tales como densidad mamaria y antecedentes familiares, a fin de obtener mejores cálculos personalizados sobre el riesgo de cáncer de mama. Esos resultados se publicaron en la JNCI el mes pasado.

“Este factor de riesgo genético añade información valiosa al conocimiento ya existente sobre lo que altera la probabilidad de las mujeres de desarrollar cáncer de mama”, comenta la coautora del estudio, Dra. Celine Vachon, epidemióloga de Mayo Clinic. “Actualmente se desarrolla un examen en base a estos resultados, que si bien todavía no está listo para uso clínico, creo que dentro de pocos años servirá como medio para personalizar la detección y las tácticas de prevención para las pacientes”.

Los científicos saben desde hace décadas que la genética puede desempeñar una función en el cáncer de mama. Se sabe, por ejemplo, que heredar una mutación en los genes BRCA1 y BRCA2 aumenta enormemente el riesgo femenino de desarrollar la enfermedad, aunque estas mutaciones sean raras y correspondan a menos de cinco por ciento de todo el cáncer de mama. Otras variaciones genéticas comunes, conocidas como polimorfismos de un solo nucleótido (SNP, por sus siglas en inglés), también contribuyen a la susceptibilidad para el cáncer, pero la contribución individual es muy pequeña para predecir el riesgo de cáncer de mama.

En el presente estudio, los científicos examinaron si era posible combinar los efectos personales de estos polimorfismos de un solo nucleótido dentro de un solo factor de riesgo para cáncer de mama. Los investigadores básicamente añadieron la información sobre 77 polimorfismos de un solo nucleótido de 33 673 pacientes de cáncer de mama y de 33 381 sujetos sanos a fin de obtener la puntuación poligénica del riesgo.

Más sobre

Se demostró que la puntuación poligénica del riesgo logró estupendamente colocar a las mujeres dentro de diferentes categorías de riesgo: las mujeres ubicadas dentro del uno por ciento superior tenían el triple de probabilidad de desarrollar cáncer de mama que aquellas con puntuación poligénica de riesgo promedio, y las mujeres que se encontraban en el uno por ciento inferior de la puntuación tenían 70 por ciento menos riesgo de desarrollar cáncer de mama. Estos resultados indican que la puntuación poligénica de riesgo es igual de poderosa que los factores de riesgo de densidad mamaria y antecedentes familiares.

“A fin de predecir aún mejor el riesgo, es necesario incluir el perfil genético en los modelos de riesgo para cáncer de mama, junto con otra información relevante como antecedentes familiares, factores de riesgo en el estilo de vida, biopsias anteriores y densidad mamaria”, señala el coautor del estudio, Dr. Fergus Couch, genetista molecular y patólogo de Mayo Clinic. “No obstante, primero es preciso verificar que cada uno de los factores sea independiente, porque si la puntuación poligénica del riesgo simplemente repite lo que ya se tomó en consideración a través de otros factores de riesgo conocidos, entonces no sería valiosa para el modelo de riesgo”.

Los doctores Couch y Vachon llevaron a cabo un segundo estudio para evaluar la coincidencia parcial entre la puntuación poligénica del riesgo y el Sistema de Datos e Informes sobre Imágenes Mamarias(BI-RADS, por sus siglas en inglés), que es una medida de la densidad mamaria que habitualmente se evalúa en el contexto clínico. Con los datos de tres estudios clínicos que abarcaron a 1643 pacientes con cáncer de mama y 2397 sujetos sanos, los científicos descubrieron que ambos factores contribuyen información individual sobre el riesgo para cáncer de mama.

Los científicos incorporaron la puntuación poligénica del riesgo en el modelo para predicción del riesgo del Consorcio de Vigilancia del Cáncer de Mama (BCSC, por sus siglas en inglés), que utiliza la densidad mamaria, los antecedentes familiares de cáncer de mama, los antecedentes de biopsia de las mamas, la edad y el origen étnico para calcular el riesgo para cáncer de mama. Los científicos luego compararon la predicción del riesgo calculada con el modelo del BCSC, con y sin información genética. La adición de la puntuación poligénica del riesgo mejoró el rendimiento del modelo y ayudó a ubicar a 11 por ciento de mujeres que en última instancia padecieron cáncer en una categoría de riesgo mayor, en la que posiblemente habrían aprovechado de las ventajas de intervenciones como lasimágenes por resonancia magnética (IRM), la quimioprevención o hasta la mastectomía profiláctica.

Los resultados plantean que tanto la densidad mamaria como la variación genética común son importantes para predecir el riesgo y deben incluirse en los modelos clínicos. Sin embargo, los científicos dicen que es necesario realizar estudios de mayor tamaño para probar la capacidad de estos modelos de calcular el riesgo en la población general.

“Se ha vinculado con el cáncer a muchas variantes genéticas comunes, no solamente con el cáncer de mama, sino también con el cáncer de ovario y el cáncer de próstata, pero hasta el momento yo no había visto utilizar esto en la práctica clínica”, anota la Dra. Vachon. “En el futuro, estos factores serán útiles para definir quién tiene el mayor y el menor riesgo de cáncer, así como para ayudar a pacientes y médicos clínicos a tomar mejores decisiones respecto al cuidado de la salud”.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional del Cáncer y la Fundación para Investigación sobre el Cáncer de Mama.


Sobre esta noticia

Autor:
Pilar15 (122 noticias)
Visitas:
237
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.