Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

La concepción de la propiedad a través de la historia. 2ª parte

01/10/2009 18:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Relaciones entre economía, política y cultura. Las "otras ideas" en América Latina según el profesor Jo´sé Luis Romero y el candente lema de la 'cultura superior'

Desde Europa, en la Edad Moderna, la idea de sociedad es desarrollada desde dos matrices principales:

1) En la Filosofía Jurídico-Política Liberal: la sociedad se constituye a partir de un contrato o un pacto voluntario entre los individuos racionales que la componen. Es la idea que sustenta el contrato social, que a su vez formula dos

conceptos distintos de Estado, basados, por un lado en la naturaleza humana originaria o teoría del Estado absoluto y, por el otro la teoría del Estado representativo o liberal.

El primer concepto sostenido, por T. Hobbes, sostiene que la sociedad se constituye ante la necesidad de superar el estado natural del hombre, caracterizado por ‘una guerra de todos contra todos’, originada en un perpetuo e incesante deseo de poder, para garantizar la propia seguridad y supervivencia. Esto es el ‘egoísmo’, que a través de otro principio natural, ‘la razón’ permite prever las consecuencias negativas de esa lucha y enseña a evitar una disolución anti-natural, aportando la condición para que los individuos puedan unirse y cooperar.

La sociedad, entonces, se constituye a través de un pacto, cuya posibilidad sólo está garantizada si existe un gobierno fuerte y eficaz para castigar el incumplimiento. Su teoría identifica el gobierno con la fuerza. Otorga al soberano una legitimidad natural y no de origen divino.

Así, Hobbes fundamenta la necesidad de la monarquía absoluta. De ese modo legitima también los gobiernos de facto: ‘...todo gobierno poderoso es bueno si garantiza la propiedad, la seguridad, la paz y el orden’.

El segundo concepto, sostenido por J. Locke, sostiene que el estado de naturaleza del hombre es de completa igualdad y libertad, para ordenar sus actos, disponer de sus propiedades y de sus personas como mejor les parezca, dentro de los límites de la ley natural. Esta ley coincide con la razón, impidiendo que se dañen unos a otros, en su vida, en su libertad o en su propiedad. Para evitar las transgresiones, los hombres superan el estado de naturaleza a través de un pacto, por el cual todos acuerdan formar una sola comunidad y un solo cuerpo político.

La sociedad, entonces, es producto de un contrato entre individuos que tienen voluntad y conciencia, quienes realizan este pacto con voluntad de cumplirlo.

Así Locke fundamenta la monarquía parlamentaria, el Estado representativo, otorgando la soberanía al pueblo, que retiene el derecho de apartar o cambiar a los legisladores.

Aquí la educación cívica es esencial, bajo estos lineamientos se va a conformar la matriz del liberalismo jurídico-político, asentado en la teoría del contrato social y la división de poderes, que servirá más tarde a las elaboraciones teóricas de Montesquieu o Stuart Mill. En esta matriz de pensamiento el gobierno representativo aparece como una condición fundamental.

Este es el contexto conceptual de la burguesía. En el campo de la propiedad, los hombres no son iguales. Tampoco lo son en el campo político dado que serán solo los ciudadanos 'capaces', educados cívicamente, los que podrán renovar el pacto. Obviamente, no ingresan en esta categoría las mujeres, seres de segunda.

Desde esta concepción la propiedad es un derecho natural. La igualdad ante la ley y lo político no tiene nada que ver con el campo económico. La relación entre los integrantes de la sociedad es lineal y no existen diferencias entre el que

gana poco o gana mucho. No se cuestiona la igualdad en el campo político porque puede haber movilidad a través de las capacidades personales.

2. En el Liberalismo Económico: A partir de las teorías economicistas planteadas por Adam Smith y David Ricardo (fines del s. XVIII, principios del

s. XIX) el pensamiento liberal se desarrolla a través de la economía política, que, sobre la base del pensamiento de Hobbes y reformulando el concepto de la naturaleza humana egoísta, articulan una matriz teórica distinta, en la que la sociedad aparece como una estructura creada por los individuos al perseguir sus fines particulares, sin que tengan conciencia de ello. Los hombres buscan el lucro y así, a través del mercado, van armando esa estructura, donde el egoísmo individual redunda en el bienestar general.

En este orden natural, no hay pacto, su carácter legal es objetivo y no el producto de la voluntad o conciencia subjetiva de sus integrantes. De este modo se otorga al Estado la función de garantizar el libre juego del mercado. El modelo de Estado, entonces, es definido en términos funcionales, su forma política es secundaria respecto del rol principal de garantizar la seguridad de los bienes privados y promover la libertad mercantil.

En estas dos matrices la propiedad es un derecho natural. Quien ejerce el poder político, lo recibe con la finalidad de que los hombres puedan poseer con seguridad sus propiedades.

Ambas matrices, eluden la desigualdad que genera el poder económico, que no es tomado como poder, sino como derecho. Afirman una total independencia entre la economía y la política.

..grandes masas migratorias del campesinado se dirigen a las ciudades. Es la irrupción del nuevo sujeto histórico, el proletario

A fines del s. XVIII, se produce un proceso subterráneo, en el que grandes masas migratorias del campesinado se dirigen a las ciudades.

Es la irrupción del nuevo sujeto histórico, el proletario.

Mientras tanto en América del Norte, el proceso de colonización, no había resultado tan fácil como en el Aca. Latina.

No obstante, el hecho de que existiera mucho territorio libre, permitió el establecimiento de dos tipos de colonos: en el Este aquellos que implementaron economías de manufactura familiar; en el Sur, se generaron las grandes fortunas que a través de las plantaciones de algodón, proveían de materia prima a Inglaterra. Esto implicaba, necesariamente, la utilización de esclavos como mano de obra.

Así, se generó una aristocracia expansiva. Pero los intensos cultivos de algodón produjeron el agotamiento de la tierra, cuya consecuencia directa fue la guerra contra México, donde se apropiaron de medio país.

Al mismo tiempo en Europa, se produce -1850- la reconversión tecnológica, generando crecientes conflictos sociales y la expulsión de masas sociales. Intenso uso de las teorías ‘darwiniana’ y ‘malthusiana’ mediante.

3. La matriz del pensamiento marxista: Marx y Engels, plantean desde la crítica radical a la ideología y a la burguesía, una teoría superadora del pensamiento liberal, desde la filosofía, la política y la economía. Parten de la interpretación de la naturaleza humana considerando al hombre como un ser social.

Marx considera que el individuo no puede ser concebido al margen de la sociedad, tomado como la forma de producción y reproducción de su propia vida, al margen de la voluntad y la conciencia del sujeto. El hombre no puede concebirse como tal al margen de su inserción en una sociedad, históricamente determinada.

Esta concepción vincula el sistema teórico con una interpretación socio-económica de la historia, abarcando la filosofía y la política.

Ambos autores, establecen, los diversos factores que intervienen en la vida material de los seres humanos. El modo como producen, las relaciones de producción, las fuerzas productivas y la división social del trabajo serán los que caractericen las diversas formaciones sociales, siendo la base real que explicita las formas de conciencia en tanto producto social.

Las sociedades son fundamentalmente históricas. La política y el Estado no son establecidas mediante un pacto. El Estado es un órgano de dominación de una clase por otra y las relaciones de producción son las que darán origen a las clases sociales.

La sociedad se articula por clases sociales, bajo la idea histórica del desarrollo productivo.

Según Marx, el pensamiento liberal habla de igualdad basándose en las relaciones de mercado, lo cual presupone equivalencia. Pero, al no tomar el problema de la producción, encubre la real desigualdad en este campo y toma la idea de que existe entre las mercancías un equilibrio entre el valor de uso y el valor de cambio.

Considera esto una falacia pues, en el capitalismo, la mercancía es un valor de especulación y la fuerza de trabajo tiene un valor de uso que produce un mayor valor de cambio, que da en llamar la plusvalía.

Este ideólogo supuso que las leyes y las contradicciones intrínsecas de la ideología liberal, llevarían a la superación del capitalismo. Su pensamiento, era sólo para Europa. La autonomía de los países europeos y el horizonte étnico cultural fueron elementos que generaron serios problemas en la interpretación de la teoría marxista.

Desde su óptica el proletariado tenía el sustrato epistemológico para hacer ciencia. A partir del concepto hegeliano de ‘amo y esclavo’, consideraba que el esclavo tenía una mirada más integral que el amo, quién sólo sería la historia desde sí mismo, así la ciencia preanunciaba la conciencia verdadera.

El hombre va así de la conciencia enajenada a la vanguardia esclarecida.


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
911
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.