Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Israel Peralta B. escriba una noticia?

“Corrientes Educativas Históricas Vs. Corrientes Educativas Contemporáneas”

26/09/2015 17:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se hace necesario profundizar en torno a las diferentes corrientes pedagógicas, desde la antiguedad hasta nuestros tiempos y ver los grandes aportes que nos legaron los grandes pedagogos de nuestra historia

Las corrientes educativas responden a problemas sociales cuya posibilidad de resolverlos desbordan el ámbito educativo. Son una contribución desde el ámbito de la sociedad a la conciencia de los problemas y a la formación para su afrontamiento intergeneracional.

Las corrientes educativas estudian las formas prevalentes de la educación a través del tiempo. Son los grandes itinerarios pedagógicos que se han desarrollado históricamente para responder a los problemas y retos de cada época. Representan así el esfuerzo consciente de las generaciones anteriores por mejorar la educación, de acuerdo con la situación heredada y las nuevas circunstancias que les toca vivir. Esto hace que las corrientes educativas estén íntimamente ligadas a la evolución cultural, así como también influidas por las distintas concepciones del hombre y de la vida en general, que se han desarrollado en el pasado. No pueden considerarse, por lo tanto, como un conjunto de hechos aislados, sino como factores de gran importancia para reconstruir y comprender en mayor medida la historia de la humanidad. Aunque estrechamente vinculadas a su contexto histórico, ninguna corriente, sin embargo, agota en sí misma la realidad educativa de una sociedad, ni alcanza a cambiarla drásticamente. Hay que tener en cuenta que generalmente suponen nuevas vías de reflexión y de práctica educativas, bajo las que perviven otros modos de entender la educación.

Los sistemas de educación en los países occidentales se basaban en la tradición religiosa de los judíos y del Cristianismo. Una segunda tradición derivada de la educación de la antigua Grecia, en donde Sócrates, Platón, Aristóteles e Isócrates fueron los pensadores de mayor influencia en su concepción educativa. El objetivo griego era preparar intelectualmente a los jóvenes para asumir posiciones de liderazgo en las tareas del Estado y en la sociedad.

Durante toda la Edad Media las ideas del escolasticismo se impusieron en el ambiente educativo de Europa Occidental. El escolasticismo usaba la lógica para reconciliar la teología cristiana con los conceptos filosóficos de Aristóteles. Un profesor relevante del escolasticismo fue el eclesiástico Anselmo de Canterbury, quien, como Platón, defendía que solamente las ideas eran reales. Otro, Roscelino de Compiégne, siguiendo la línea de Aristóteles, enseñaba el nominalismo, doctrina según la cual las ideas universales son flatus vocis y solamente las cosas concretas son reales.

La Ilustración es el marco en el que se desarrolla el pensamiento y la realidad educativa del siglo XVIII. Sus principales características fueron el racionalismo y la secularización docente. La fe en la libertad absoluta de la razón y en su capacidad para emancipar el espíritu de toda autoridad y dogmatismo llevaron a considerar a la instrucción como la mejor garantía de la virtud y de la felicidad personal y como el instrumento clave para la reforma de la sociedad.

Tres conjuntos aquilatados que podrían soportar la idea de ser corrientes pedagógicas y que incluyó en la primera de ellas, además de Durkheim, también a Dewey. La segunda tiene que ver con el mundo de las fundamentaciones pedagógicas en torno a lo psicológico, conocidas como pedagogías psicológicas que podrían ser englobadas en lo que ustedes conocen como constructivismo y deberían afirmar previamente si hay o no una pedagogía constructivista, o el universo constructivista de comprensión de lo educativo. Creo que ésta sería una designación sumamente cautelosa, es decir el universo significativo del constructivismo para abordar problemas pedagógicos porque no habrá, no puede haberlo por las precauciones que tuvo Piaget en su momento una pedagogía constructivista. Y la tercera estaría dada por esto de las pedagogías críticas y emblemáticamente puede pensarse en Freire. Podría también pensarse en Giroux pero siempre cualquiera de estas afirmaciones solo son válidas si uno explicita las razones porque lo considera así.

Las corrientes pedagógicas contemporáneas responden al reclamo social de una formación que les permita a los sujetos resolver problemas de diferente índole de forma autónoma. Esto significa, poder enfrentar la búsqueda de soluciones, encontrar una respuesta y tener algún control sobre ésta, dado que en la mayoría de los casos, los problemas que se presentan implican encontrar respuestas nuevas a preguntas también nuevas. Por ejemplo, en la educación tradicional, las viejas soluciones responden de manera simplista o mecánica a las demandas sociales: a mayor número de solicitudes de ingreso de estudiantes, más instalaciones construidas y, por ende, más burocracia. Con esta lógica se sigue reproduciendo un modelo que ha mostrado su insuficiencia al concebir la enseñanza más para sí misma que para apoyar los requerimientos de formación de la sociedad, en lo general, y de cada una de las personas.

Hoy día se necesita tener ideas claras sobre la educación. Si no se plantea a fondo su naturaleza, se corre el riesgo de convertirla en una tarea deformada, por no responder al fin de formar personas, considerando a la persona como un objeto biológico semejante a otros seres no racionales que no tienen libertad. A continuación, se ofrecen algunos criterios básicos.

La educación gira en torno a dos ejes de la vida que son los que hacen posible el crecimiento de la persona en todas sus dimensiones: la libertad y el compromiso voluntario con el bien y la verdad.

Finalmente, la educación entendida como formación lleva a ir conociendo la verdad de las cosas y a saber discernir entre lo verdadero y lo falso. En la sociedad actual, y en la educación, se ha infiltrado el relativismo ético del “todo vale”, y el hedonismo materialista que lleva a pensar que se tiene “derecho” a todo lo que a uno le complace, sin tener en cuenta los derechos ni las circunstancias de los demás. Se impone restaurar la formación humana que es de todo punto necesaria para aprender a situar cada cosa en su contexto natural y no en un contexto “contra natura”.

                                                                                                                                                                                  Israel Peralta B.


Sobre esta noticia

Autor:
Israel Peralta B. (4 noticias)
Visitas:
1427
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.