Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La creciente importancia de la escuela austriaca para los emprendedores

25/07/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageJeff Deist escribió recientemente una comparación metafórica de la economía austriaca con las bandas de punk rock de los años 70 y 80 que compusieron, crearon y tocaron, pero se les negó el reconocimiento porque estaban bloqueadas por el establishment de la industria musical. Desarrollaron una ética de «hágalo usted mismo» cuando se trataba de publicar, viajar y promocionar; se refirieron a su propia música como algo inaudito. La metáfora de Jeff es que la economía austriaca no es escuchada hoy en día, excluida por la corriente principal neoclásica y su establecimiento académico y editorial.

Jeff señaló áreas específicas de la teoría económica en las que los austriacos no son escuchados, pero tienen la oportunidad de ser reivindicados cuando los resultados confirman las percepciones austriacas: dinero y política monetaria, mala inversión como resultado de una mala política monetaria, mala asignación de recursos como resultado de las políticas de bienestar socialista, la mala administración burocrática del estado intervencionista y las distorsiones económicas que favorecen a una élite política.

Todo esto es macroeconomía. Hay un campo en el que se está escuchando a los austriacos y en el que la teoría austriaca es tremendamente influyente, y ese campo es el del capitalismo empresarial dinámico.1 Para estar seguros, esto no es un lugar de la política gubernamental. Ni el gobierno ni la economía general reconocen el papel del empresario en la economía. La escuela austriaca, por el contrario, define ese papel y construye una teoría convincente de la innovación, el crecimiento económico y el mejoramiento individual y social sobre el espíritu empresarial. Los economistas austriacos construyen un puente necesario entre la teoría económica y los estudios de gestión estratégica y organizacional.

Hay elementos de la economía austriaca que son especialmente adecuados para la construcción de este puente, incluyendo:

Individualismo

La unidad de análisis para la escuela austriaca es el individuo, tanto como productor como consumidor. El consumidor es soberano, el capitán del barco económico. El empresario es el timonel2, dirigiéndose hacia la meta que se fija el consumidor soberano. Cada rol tiene como objetivo mejorar las circunstancias del individuo. Los dos roles interactúan con el resultado de la mejora para todos. La economía dominante comienza desde un lugar diferente, con el enfoque del análisis de los falsos agregados, como el PIB, la oferta monetaria, el nivel de precios e incluso la oferta y la demanda «bruta». La economía austriaca puede ayudar a los individuos a tomar mejores decisiones, tanto como productores como consumidores, y ese reconocimiento está empezando a hacerse realidad .

Valor subjetivo

La teoría austriaca del valor es insuperable en su capacidad de ayudar a los productores en la tarea económica crítica de la creación de valor. El valor es una percepción del consumidor, y ocurre exclusivamente en la mente del consumidor. Por lo tanto, es el consumidor quien crea valor. El adjetivo descriptivo «subjetivo» significa que el valor es personal, emocional, idiosincrático e inconsistente. Ciertamente no puede ser modelado o «formalizado» de ninguna manera, lo que lo sitúa fuera de los límites de la economía moderna. Sin embargo, la creación de valor es fundamental para el progreso de la civilización, el crecimiento económico y el éxito de las empresas. La economía austriaca tiene la clave exclusiva para el entendimiento que guía estos procesos, una clave que es muy apreciada en la comunidad empresarial, si no por el gobierno y sus economistas.

El espíritu empresarial

En la economía austriaca, el papel del empresario es sentir, a través de la aplicación de la empatía, las insatisfacciones de los consumidores ?la señal de que no están experimentando el valor que buscan? y reorganizar los recursos en una solución que aborde esa insatisfacción. Porque el valor es subjetivo en la mente del consumidor y porque el futuro es impredecible, los empresarios ejercen lo que los austriacos llaman juicio: el compromiso de acción necesario para llevar su nueva solución al mercado para el consumidor a pesar de la incertidumbre de un resultado rentable. La economía dominante es incapaz de comprender el juicio empresarial. ¿Por qué fracasan 9 de cada 10 iniciativas empresariales? Porque, explican los austriacos, es de esperar que se produzca una tasa de fracaso tan alta como consecuencia de los altos niveles de incertidumbre, de la subjetividad de los consumidores y de los límites de los conocimientos actuales. Esto hace que las iniciativas empresariales sean experimentos en la creación de nuevos conocimientos, y las acciones rivales de múltiples empresarios que llevan a cabo experimentos contemporáneos para que el consumidor soberano pueda elegir el mejor. El espíritu empresarial es el dinamismo de la economía sin trabas, ya que cada vez son más las personas que empiezan a comprenderlo.

Teoría de la capital austriaca

En el mundo real, a diferencia del mundo de los modelos económicos, la teoría austriaca del capital (TAC) proporciona una guía a los empresarios sobre cómo montar, organizar y gestionar sus empresas. En la economía austriaca, el capital se llama heterogéneo. Esto significa que cada unidad de capital es diferente, y los empresarios pueden combinar estas unidades de innumerables maneras, reflejando sus propios conocimientos, preferencias y experiencia, y los resultados de sus experimentos anteriores. Pueden seguir reorganizando y recombinando los activos para adaptarlos dinámicamente a las señales del mercado, de modo que la estructura de capital resultante pueda considerarse única. El valor de la estructura de capital se basa en su capacidad para facilitar la experiencia de valor del consumidor, de modo que la estructura de capital montada por el empresario refleje las preferencias del consumidor. Todo esto es un anatema para la economía neoclásica y su concepto estático de la función de producción. Para los empresarios, TAC los orienta hacia estructuras de capital dinámicas y flexibles y hacia nuevas formas de organización que faciliten ese dinamismo. Las modernas organizaciones «virtuales» y los nuevos procesos comerciales, como directo al consumidor, son un reflejo de las ideas de TAC.

Innovación

La economía moderna carece de una teoría de la innovación, principalmente porque no hay un papel para el empresario. El campo se ha dejado a los escritores empresariales que lo atribuyen a la creatividad en el «proceso de diseño» y promueven procesos de innovación y talleres de innovación. En la economía austriaca, la innovación surge como resultado de la soberanía del consumidor, el valor subjetivo y el espíritu empresarial. Los economistas austriacos pueden ayudar a las empresas a innovar no a través de procesos y tácticas, sino a través de la comprensión de la mente del consumidor soberano (a través de herramientas como la cadena de medios), el desarrollo de capacidades y la asignación dinámica de recursos acelerada por las capacidades de respuesta del consumidor.

Además de estos principios, el espíritu empresarial es también un proceso descentralizador. El conocimiento está muy distribuido y, dado que las iniciativas empresariales se derivan del conocimiento empático de los empresarios individuales sobre las insatisfacciones de un pequeño número de consumidores, también lo está la acción empresarial. La especialización empresarial tenderá a aumentar la estrechez en la búsqueda de capacidades únicas y combinaciones de capital únicas. Esta descentralización va en contra de la tendencia centralizadora de la regulación e intervención gubernamental y de las corporaciones capitalistas y globalistas de compadreo. En este sentido, el dinámico capitalismo empresarial de la economía austriaca representa no sólo una ruta hacia el mejoramiento personal y social, sino también una mejor ruta hacia la libertad que la acción política.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1865 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1292
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.