Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapalomitamecanica escriba una noticia?

Crítica de cine: 'R3sacón'

01/06/2013 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La oveja negra de la manada

image

Nota: 3,5

Lo mejor: Zach Galifianakis y la escena que puede verse durante los títulos de crédito. Lo peor: que en su intento de renovar la fórmula se les ha ido de las manos por completo.

El principal motivo que se le achacó al mal sabor de boca que dejó la segunda parte fue la repetición de la estructura amnésica que triunfó en la primera sólo que cambiando la localización de Las Vegas a Bangkok, a Heather Graham por un transexual y al tigre de Mike Tyson por el mono de Indiana Jones En Busca del Arca Perdida , de ahí que el director y guionista de la saga, Todd Phillips ( Aquellas Juergas Universitarias, Salidos de Cuentas ), se viera obligado a anunciar desde el principio un cambio importante en la forma de presentarnos la historia del cierre de la trilogía. La promesa se ha cumplido, pero atendiendo al resultado final, más cercano a la -mala- comedia de acción que a la película de colegas, casi preferiríamos que los protagonistas se hubiesen despertado en Tijuana con una terrible resaca, Doug ( Justin Bartha ) nuevamente desaparecido, Alan (Zach Galifianakis) con la barba afeitada y Stu ( Ed Helms ) sin un riñón y casado con Sofia Vergara. En ese caso probablemente tampoco estaríamos hablando de una gran película, pero por lo menos tendría maldito sentido y sabríamos por dónde cogerla.

Más que mala, que lo es y mucho, R 3 sac ó n sobre todo es extra ñ a. Se trata de una combinaci ó n bastante inusual de momentos bizarros en el marco de una superproducci ó n veraniega nada exigente consigo misma, pero s í con el espectador. Las ú nicas co ñ as rescatables proceden del descubrimiento de la primera parte, Zach Galifianakis, mientras que sus colegas de manada se limitan a hacerle los coros al barbudo y al cuarto personaje, que no es el siempre ausente Doug sino Chow ( Ken Jeong ), ascendido de forma escalonada en las cintas precedentes, desde el papel de estrella invitada hasta el de irritable secundario, y aqu í finalmente coronado como coprotagonista y miembro honor í fico del Wolf Pack . É l es la aut é ntica encarnaci ó n de todos los males de esta secuela y el responsable de momentos "Pero... ¡ Qu é co ñ O!" en cascada, como su violaci ó n de la memoria de Johnny Cash en la escena del karaoke o cada demostraci ó n que realiza de sus recientemente descubiertas habilidades como ladr ó n y mercenario internacional.

image

Por no haber sitio ni siquiera los habituales secundarios de lujo hacen acto de aparición más allá de un par de escenas puntuales con Heather Graham y Melissa McCarthy . Todo en esta secuela está ordenado en torno a esa mala hierba irritante y tocapelotas, Leslie Chow , transformado para la ocasión en un combinado rancio de Ethan Hunt y Tony Montana. La excusa para su regreso reconvertido en fugitivo es un intento por otorgar algo de coherencia a la franquicia, para lo que no dudan incluso en reutilizar torpemente alguna escena de la primera película, e intenta funcionar como la última gran consecuencia de aquella noche de juerga memorable. Allí fue cuando conocieron a Chow; cuando "el virus entró en nuestras vidas", como lo describe de forma inmejorable el intrascendente mafioso al que da vida John Goodman , y ahora toca pagar por ello. A nosotros también, claro.

Por lo menos, el liderazgo del Wolf Pack ha pasado conscientemente de una vez por todas de Phil ( Bradley Cooper ) a Alan, para el que Chow -siempre Chow- sirve a nivel argumental como una representación de sus demonios al arrastrar al orondo borderlimit a sus comportamientos reprobables (como si no estuviera loco desde antes de que se conocieran). La de otorgarle más peso en la trama a Galifianakis, y por tanto más responsabilidad en el éxito de la cinta, es la única buena decisión tomada por Phillips en su faceta como guionista junto a Craig Mazin (saga Scary Movie ). No en vano se trata de uno de esos intérpretes con un don natural, capaces de hacer suya cada frase de diálogo, por muy endeble que ésta sea, gracias a su tremendo dominio del lenguaje corporal y del entorno que le rodea, y más si estamos hablando de un personaje al que podría dar vida a estas alturas con los ojos cerrados.

image

En definitiva, montañas de oro, asaltos a mansiones e incluso un robo acrobático al más puro estilo de una Misión Imposible de mercadillo es lo que ofrece R 3 sac ó n, hasta que durante la ultima media hora se convierte completamente en una película de Brett Ratner. Lo que esperábamos que fuera un regreso al humor fresco de la que ya es oficialmente la única entrega rescatable de la franquicia, la primera, se ha traducido en un despropósito hilarante más cercano a las continuaciones de Hora Punta, Superdetective en Hollywood o Johnny English que a la última entrega de una franquicia basada en la complicidad de un pintoresco grupo de colegas. Por no haber no hay ni resaca, ni bromas memorables (habría una de no tratarse de un reciclaje de Zoolander ) y sólo la escena visible durante los títulos de crédito nos recuerda por qué la franquicia aún tiene un nombre entre los aficionados, que, dicho sea de paso, no es "The Chow Show", aunque lo parezca.


Sobre esta noticia

Autor:
Lapalomitamecanica (4440 noticias)
Fuente:
lapalomitamecanica.com
Visitas:
5342
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.