Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

Cuando atacan los prejuicios. . .

24/09/2015 21:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tergiversar los hechos....

" Resulta fácil olvidar hoy en día que, cuando en el Occidente europeo había regiones que apenas habían sido evangelizadas, Oriente Medio era el centro del mundo cristiano " " Las amenazas que para los poquísimos cristianos de distintas denominaciones que sobreviven en Oriente Medio suponen el integrismo islámico, las guerras entre diferentes sectas y grupos musulmanes, el terrorismo salafista...y, es duro decirlo, la indiferencia de Occidente, hacen que, por desgracia, la idea de que el cristianismo desaparezca casi por completo de las tierras donde nació y creció no parezca una posibilidad remota, sino una realidad cada vez más cercana "" Es una pena que el libro, que, por el tema, el escenario y la documentación empleada podría haber sido magnífico, resulte un fiasco por los prejuicios, inconsistencias y falta de conocimientos del autor " " No se pregunta, por ejemplo, qué pasó para que millones de cristianos, de pronto, desaparecieran de Oriente Medio y no regresaran jamás " HACE CASI 1.500 AÑOS, en el 578, dos monjes salieron de su convento, cerca de Belén, al que nunca más regresarían. Se llamaban JUAN MOSCO , el mayor de ellos, y SOFRONIO EL SOFISTA , el más joven, discípulo del anterior. Ambos emprendieron un viaje extraordinario que les llevaría a recorrer buena parte del Oriente cristiano ; cruzaron Siria, Egipto y llegaron a la capital del Imperio, Bizancio, donde murió Juan, que hizo prometer a su discípulo que llevaría sus restos hasta su convento de San Teodosio, del que habían salido, y del que ya no quedaba nada, pues los persas lo habían destruido en el 614. Años después, SOFRONIO cumplió su palabra y enterró allí a su maestro. No mucho más tarde, elegido PATRIARCA DE JERUSALÉM , viviría el momento más amargo de su vida cuando hubo de rendir la Ciudad Santa a las tropas musulmanas del califa Omar. Murió poco después y fue enterrado junto a su maestro, en las ruinas del convento del que ambos partieron para emprender su irrepetible viaje.

Tras las huellas de estos dos asombrosos personajes y, con la guía de EL PRADO ESPIRITUAL , el libro escrito por Juan Mosco, un auténtico bestseller de la literatura bizantina, un autor británico, WILLIAM DALRYMPLE , decidió, en 1994, emprender ese mismo viaje por lo que antaño fue el núcleo de la Cristiandad. Resulta fácil olvidar hoy en día que, cuando en el Occidente europeo había regiones que apenas habían sido evangelizadas, Oriente Medio era el centro del mundo cristiano . Las grandes escuelas donde se formaban los teólogos más destacados no eran Roma o Milán, sino Alejandría y Antioquía. Los concilios ecuménicos de la Iglesia católica se celebraron, hasta el de Letrán, en 1122, en Oriente (el primero fue en Nicea, en el 325). También los grandes cismas surgieron allí, y las primeras herejías. En resumidas cuentas: donde se cocía la vida cristiana era en Oriente.

Cuando JUAN Y SOFRONIO emprendieron su viaje, a finales del siglo VI, el Imperio Bizantino, dueño del Oriente cristiano (que ya no vivía sus momentos de mayor esplendor) afrontaba la amenaza de los persas sasánidas, que conquistarían buena parte de sus dominios. Pero el golpe final llegaría tras la muerte de Juan, cuando, en pocos años, la recién nacida religión islámica y sus ejércitos barrieran todo a su paso. Hay en el relato de los viajes de estos monjes bizantinos mucho de nostalgia por el esplendor de tiempos pasados , cierto sentimiento de anticipación de una catástrofe indefinida que se avecina y de ahí, quizá, el afán por recoger el saber de los padres del desierto , de dar testimonio de lo que fue el corazón de la cristiandad antes de que todo ello desapareciera, de que otros, quizá, quisieran reescribir esa historia a su manera. Qué razón tenían. En ese sentido está claro el paralelismo con nuestra época. Como entonces, el Oriente cristiano ha tenido que afrontar el embate de numerosos enemigos que lo han dejado reducido a una mera sombra de lo que fue. Pero, como entonces, lo peor está por llegar. Las amenazas que para los poquísimos cristianos de distintas denominaciones que sobreviven en Oriente Medio suponen el integrismo islámico, las guerras entre diferentes sectas y grupos musulmanes, el terrorismo salafista...y, es duro decirlo, la indiferencia de Occidente, hacen que, por desgracia, la idea de que el cristianismo desaparezca casi por completo de las tierras donde nació y creció no parezca una posibilidad remota, sino una realidad cada vez más cercana.

Basta seguir a nuestro narrador de hoy, WILLIAM DARLYMPLE, en su viaje, para comprobarlo. El autor escocés, conocido por sus libros sobre el Imperio Mogol y Afganistán, emprende su periplo en el Monte Athos, en Grecia, para, desde allí, viajar a Turquía , Siria , el Líbano , Israel y Egipto .

"DESDE LA MONTAÑA SANTA", es un diario de viaje, escrito en etapas desde los distintos alojamientos de su peregrinación. Se suceden lugares de lo más pintoresco: conventos ortodoxos, hoteles míticos de la época dorada del Orient Express , albergues apenas habitables para el viajero occidental... Dalrymple tiene verdadero talento para describir lo que ve, para captar el interés del lector, trasladarlo a diferentes ambientes y hacer que siga su narración como si fuera una novela. Resulta desolador descubrir junto a él que, lo que antaño fueron espléndidos monasterios, hoy son establos de cabras; que en lo que en su día fue la montaña santa cerca de Alepo, donde los anacoretas, estilitas y demás ascetas eran venerados por multitudes, ya no quedan más que ruinas; que en ciudades como Homs -- la antigua Emesa?(tercera ciudad de Siria), Antakya (Antioquía) o Urfa (Edesa---ciudad al Norte de la Mesopotamia), antaño grandes centros de la Cristiandad, hoy no quedan apenas cristianos . Cuando se escribió este libro, en 1997, el autor contaba que Siria era el único lugar, junto a Israel, en el que los cristianos de Oriente Medio no eran perseguidos.

SABEMOS QUE HOY, EN SIRIA, la situación es muy distinta. Contrasta para Darlymple la situación de la que disfrutaban entonces los cristianos sirios con la de los ortodoxos residentes en Turquía. La mayoría de ellos se había visto forzada a exiliarse, bien a Siria, bien a Grecia o incluso a Estados Unidos. El patriarca de Constantinopla estaba amenazado, su sede había sido objeto de atentados y los pocos monjes que quedaban junto a él eran, en su mayoría, muy ancianos. Tras el genocidio armenio durante la Primera Guerra Mundial, éste era el golpe de gracia que le faltaba a la escasa población cristiana en Turquía. Es una situación que veremos repetirse a lo largo del libro. Salvo alguna excepción, como el de Seidnaya, los pocos monasterios que siguen en funcionamiento están al cuidado de monjes muy ancianos, que explican al autor que los jóvenes han emigrado o no se sienten atraídos por esa clase de vida.

ES UNA PENA QUE EL LIBRO, que, por el tema, el escenario y la documentación empleada podría haber sido magnífico, resulte un fiasco por los prejuicios, inconsistencias y falta de conocimientos del autor. Como he mencionado, Dalrymple es un excelente descriptor de ambientes y un buen narrador. El problema viene cuando se pone a hacer análisis político-religiosos de temas que le vienen grandes y que solventa con cuatro tópicos progres de brocha gorda, a estas alturas ya bien conocidos por todos: Israel es una entidad que ha ocupado los territorios del pueblo palestino, y tiene la culpa de la mayoría de lo que pasa en Oriente Medio (por supuesto, el autor niega ser antijudío, sólo expresa su antisionismo. Como si fueran conceptos distintos ); la guerra del Líbano fue culpa de Israel (repite "MASACRES DE SABRA Y CHATILA" ), del supremacismo cristiano y del capitalismo libertario; Occidente, con sus provocaciones y sus humillaciones , tiene gran parte de la culpa de la reacción violenta y del odio de los musulmanes; y, naturalmente, el islam es una religión de paz que acogió a judíos y cristianos bajo su manto protector, tratándoles con respeto y tolerancia. Tolerancia es la palabra. Como bien explica Bat Ye'or en el libro que comenté aquí la semana pasada, el islam, en los territorios que conquista por la YIHAD , no reconoce derechos a los pueblos que somete: los tolera, como dhimmis , como inferiores que compran su libertad y que siempre dependerán del arbitrio del gobernante islámico de turno.


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (292 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
39
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.