Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Cuando nuestros hijos aún nos emocionan

13/09/2010 11:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando mis hijos eran pequeños pensaba que me debía a ellos hasta que cumplieran un poco más de veinte años, a partir de ese momento se arreglarían solos y mi función de padre habría terminado, hoy con los hijos ya grandes me doy cuenta que no es así

Quizá porque tuve una infancia triste, porque aprendí a luchar desde muy chico y siendo muy joven ya era padre, primero de una hermosa nena, luego vinieron 5 hijos más y así creí que era mi obligación cuidarlos, proveerles para sus necesidades y dedicarme a ellos hasta que crecieran.

Como yo había sido, casi por obligación, muy independiente desde joven, pesé que ellos me irían a necesitar hasta cumplidos un poco más de veinte años y luego harían sus vidas como yo hice la mía. Cuando eran niños no escatimaba sacrificios por amor a ellos, los veía indefensos, pequeños y necesitados de mucho amor. Así que, era un poco como decir que consagré mi vida para dedicarme a ellos.

Quizá por que yo había sufrido mucho desde pequeño creía que era mi obligación buscar por todos los medios que ellos fueran felices, aún siendo pobre y teniendo lo indispensable para vivir, los rodeamos con mi esposa de un ambiente cálido y lleno de amor en medio de nuestras dificultades.

Un día crecieron, algunos se casaron, cumplieron los veinte y también los treinta, otros más jóvenes y al fin los más adolescentes, y yo con mis cincuenta y cuatro años, aún sano, aún lleno de vida y con ganas de vivir. Creía que una vez que hayan crecido yo podría comenzar una nueva etapa de mi vida; pero al verlos allí, tan jóvenes, tan radiantes, tan unidos entre si, con sus ansias, sus proyectos...al verlos allí, pude comprender cuanta satisfacción me daban.

Caminé aquella noche tiernamente emocionado, uno de mis hijos había tocado con su banda en un salón del barrio, y al terminar ellos de tocar y cantar salí del lugar rumbo a casa dejándolos. Tranquilo, convencido de lo bien que estaban, rodeados de gente, rodeados de amigos, unidos entre ellos formando una gran familia y comprendí cuanto aún me emocionaban y porque no; cuanto aún me necesitaban.

<a href=


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (628 noticias)
Visitas:
180
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.