Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kroll escriba una noticia?

¿Cuántas cuentas bancarias conviene tener? ¿Por qué?

17/08/2014 13:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En los años de bonanza económica la media de productos bancarios por usuario, incluyendo las cuentas bancarias, era excesiva. La crisis nos ha resituado en lo que a cantidad de producto se refiere, pero, realmente, ¿Cuántas cuentas bancarias conviene tener?

Debemos tener en cuenta que no se trata de una pregunta poco importante. La acumulación de productos financieros ha sido uno de los graves problemas de las economías domésticas; pongamos por ejemplo la acumulación y uso de tarjetas de crédito, que, de manera muy similar a las cuentas bancarias, proliferaban de manera exagerada entre los usuarios. Éste ha sido uno de los principales motores del sobreendeudamiento, así como del paso a la morosidad en lo relativo a la financiación.

image

Teniendo en cuenta la importancia de regular la cantidad de productos bancarios que utilizamos, ya hemos ganado bastante. Ahora debiéramos emprender el segundo paso que consiste en revisar nuestros productos y racionalizar su uso. En este caso el uso y racionalización de las cuentas bancarias.

Cuidado con las cuentas

Desde cuentas olvidadas hasta cuentas que generan comisiones sin que el usuario lo sepa, realmente mantener un exceso de volumen de cuentas puede acarrear al final más de un quebradero de cabeza al usuario. La primera recomendación en este análisis sobre el volumen de cuentas bancarias sería repasar todas las cuentas que poseemos, esto significa incluso retroceder en el tiempo si hemos cambiado de entidades financieras y repasar si dimos de baja a aquellas cuentas que utilizamos en su día, cosa que puede ser, pero también que puede ser no.

Del resultado de esa revisión debiéramos anular automáticamente todo lo que no utilizamos, este es el primer paso, cuentas viejas, cuentas sin uso, cuentas con gastos excesivos, todo debe desaparecer de la lista de nuestros productos financieros personales.

¿Qué es realmente necesario?

Si tuviéramos que hacer una reducción al máximo de la necesidad, podríamos afirmar que hoy en día con una única cuenta bancaria a la que asociar los servicios por Internet, las tarjetas, las domiciliaciones y los pagos debiera ser suficiente. Sin embargo, tampoco nos vamos a ir de un extremo al otro, realmente podríamos visualizar tres situaciones concretas que justificarían en la actualidad tener una cuenta bancaria más, tres situaciones que además son diferentes entre sí:

  • Las cuentas operativas: cuentas a la vista, cuentas nómina, en definitiva, cuentas que nos permiten una operativa amplia, donde podemos ingresar dinero, para nuestros gastos, operar a través de Internet, etcétera. Hoy en día la mejor recomendación para estas cuentas es acudir a las ofertas de cuentas nómina con mayor operatividad, se trata de productos abiertos que además generalmente ofrecen dos cuestiones muy importantes; ausencia de comisiones y gastos y beneficios en forma de bonificaciones o trato preferencial en la contratación de otros productos.
  • Las Cuentas de Ahorro: se trata del otro producto en forma de cuenta bancaria que resulta adecuado manejar si se está en situación de ahorrar, por pequeño que sea el ahorro. Generalmente se trata de cuentas no operativas, es decir, donde difícilmente podemos obtener servicios como en el anterior grupo, a cambio, estos productos nos ofrecen una remuneración por el dinero que tenemos interesado en la cuenta. Hoy en día las mejores cuentas remuneradas no pasan por un momento dulce, ya que su rentabilidades han caído en picada, aun así sigue siendo un producto interesante por la mezcla de rentabilidad y liquidez inmediata.
¿Entonces dos cuentas es bastante?

Realmente podríamos decir que si, con una cuenta operativa en buenas condiciones y con una cuenta remunerada para el ahorro debiera ser suficiente para el usuario. Sin embargo, ni todas las circunstancias son iguales, ni todas las economías domésticas reclaman lo mismo. Por ejemplo puede darse la circunstancia de que trabajar con dos cuentas remuneradas diferentes, o, puede darse también la circunstancia de querer manejar cuentas conjuntas en el ámbito familiar además de las cuentas individuales, o también, la necesidad de la contratación de cuentas destinadas a soporte de inversiones...

En general, desde el punto de vista del usuario, lo más adecuado sería que esas cuentas conjuntas, o esas cuentas remuneradas ampliadas, no figurarán siempre exclusivamente a su nombre, se trata de diversificar la responsabilidad de la posesión de productos en el entorno familiar, aunque, obviamente, esto tiene mucho que ver con la manera de gestionar los asuntos económicos de cada uno.

Imagen wilkernet pixabay.com


Sobre esta noticia

Autor:
Kroll (336 noticias)
Fuente:
mejorescuentascorrientes.com
Visitas:
206
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.