Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La delfinoterapia un tratamiento eficaz para los niños autistas y otras enfermedades nerviosas

03/09/2014 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las ondas cerebrales gracias a los delfines se armonizan en los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro y son útiles para toda clase de enfermedades psíquicas

El un tratamiento médico que consiste en la interacción del ser humano con delfines (normalmente de la especie nariz de botella), donde interviene además un terapeuta.

    Con esta técnica se intenta mejorar la calidad de vida tanto de niños como adultos que padecen difíciles problemas de salud, y en especial  enfermedades crónicas y de orden  psicológico.

    Se ha observado que  las ondas cerebrales de los pacientes en presencia de los delfines producen una armonización entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, lo que produce un estado de paz y relajación mayor que durante una sesión de meditación.

    Australia es uno de los países pioneros en terapias con delfines aplicadas a niños con afecciones psíquicas, aunque se conocen también centros en México, Estados Unidos y Argentina, entre otros.

    El comienzo  o idea primera de la delfinoterapia ocurrió hace años cuando especialistas ingleses observaron  que los  niños con autismo o parálisis cerebral que nadaban y convivían con delfines  presentaban una mejoría sensible en su estado de ánimo, se relajaban con mayor facilidad y tenían más tolerancia al contacto físico humano.

    Posteriormente el norteamericano John Lilly, experto en anatomía y sistema nervioso de los delfines, comenzó a trabajar con niños  que presentaban trastornos neurológicos, los hizo jugar con los delfines  y registró los cambios que se operaban en ellos por medio de un electroencefalograma. Además escribió muchas y muy relevantes notas  sobre las mejorías observadas en el lenguaje, estado de ánimo y movimiento

 

.

    A partir de esas primeras investigaciones, se hicieron otras en Estados Unidos como las del científico David Cole, quien ha formulado la hipótesis cavitacional, la cual atribuye al sonido del delfín frecuencias ultrasónicas que estimulan al sistema nervioso central del paciente, lo que estimula  la liberación de hormonas ligadas a la relajación y mitigación del dolor (como por ejemplo las endorfinas).

    El investigador Steve Bearch, planteó  la hipótesis de resonancia, que incluye un modelo matemático para evaluar la energía de choque de las ondas que genera el delfín sobre el sistema nervioso de los humanos.

    Un estudio en curso muestra que estos inteligentes mamíferos del mar reciben y transmiten señales de sonido capaces de afectar la doble hélice genética, y usan biotecnología natural.

    Catorce años de estudio multidisciplinarlo en esta área, indica que el ADN,   considerado el "diseño de la vida", puede ser modificada por el sonido y los campos electromagnéticos generados por los delfines. Un sorprendente informe del  investigador Dr. Michael Hyson y otros, estudia el diseño de enrollado del ADN, su acción vibratoria y sus funciones "electrogenéticas" que suceden durante las interacciones bioacústicas entre delfines y humanos.

    Los efectos de la acústica y los electromagnetismos que los delfines producen al cuerpo humano a través del ADN puede explicar mejor como es que la delfinoterapia es un tratamiento tan eficaz.

    Las ondas ultrasónicas que emiten los delfines generan endorfinas y otras sustancias que ayudan a mejorar la conexión entre las neuronas.

    Los cambios neurológicos y neuroquímicos que se generan se traducen en diversos beneficios físicos, emocionales e intelectuales tales como mejoras en el sistema inmunológico, mejoras en la coordinación motora, en el estado de ánimo, el contacto social, y en el lenguaje.

Cuando no hay facilidades técnicas para usar delfines se puede utilizar la realidad virtual que es algo menos efectiva pero útil

Y además incentivan el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales.

Es efectivo el tratamiento complementario de niños con Déficit Atencional con Hiperactividad, porque ayuda a la retención

    Ofrece resultados muy positivos en niños con síndrome de Down: a través de la terapia los niños aprenden de 2 a 10 veces más rápido que aquellos que no siguen la terapia alguna y  en un 50% de los casos, podían retener tales lecciones incluso un año después de la terapia.

    En los niños con autismo ayuda a mejorar su capacidad para prestar atención y por lo tanto optimiza los procesos de enseñanza.

    Colabora en el tratamiento de personas con epilepsia y mejora las condiciones de personas con problemas motores, auditivos y del lenguaje.

    Se ha observado por medio de la medición de las ondas cerebrales de los pacientes, que éstas cambian principalmente en presencia de los delfines hacia una armonización entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, lo que produce un estado muy positvo... Es por ello que la delfinoteraia también se utiliza para tratar la depresión, ansiedad y estrés.

    El contacto con los delfines reduce el dolor y provoca que el sistema inmunológico se fortalezca, por ello se utiliza para las personas con enfermedades crónicas y terminales como el cáncer.También se aplica en adultos en proceso de desintoxicación de drogas, anorexia y bulimia.

    Proporciona mejoras en adultos con secuelas de accidente cerebral vascular y traumatismo craneoencefálico. Reduce molestias generadas por el embrazo, reduce molestias durante el parto, y estimula al sistema nervioso del bebé.

La delfinoterapia comúnmente se realiza a través de los baños de contacto, mediante ejercicios, juegos y caricias entre el delfín y el paciente.

     A través de estos contactos se incrementa el optimismo, el paciente se tranquiliza, aumenta su seguridad y confianza.

    En los niños, interactuar con los delfines a través del nado, el juego y las caricias aumenta su atención y su capacidad de comunicación. Los efectos obtenidos se perciben desde el primer día y se mantienen hasta por seis meses después de la terapia, la cual consta, generalmente  de seis sesiones de 15 minutos, un día por  semana.

    En las sesiones trabajan en equipo: el delfín, el terapeuta y el paciente. Las terapias  suelen grabarse en video para poder seguir el progreso del tratamiento y, además se le pide a los padres hacer un informe después de cada sesión donde especifiquen  los cambios que vaya experimentando su hijo.

    Al finalizar el tratamiento, cuyo número de sesiones indica el terapeuta, se hace el balance de resultados obtenidos que dirán si es necesario seguir o no con la terapia.

En los casos en que no se pueda costear la terapia, existen otras alternativas como el "Ciberdelfin", que es la delfinoterapia virtual.

    En esta modalidad, el paciente se acuesta sobre un colchón de agua y comienza a escuchar sonidos de delfines por unos altavoces, mientras a través de sus gafas de realidad virtual se ve rodeado de delfines. Los pacientes que se han sometido a este tratamiento virtual aseguran que terminan tan cansados como si realmente hubiesen estado nadando con los delfines.

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1599 noticias)
Visitas:
8441
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.