Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Albireo escriba una noticia?

Dependencia de nuestras emociones

11/01/2013 15:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dependencia de nuestras emociones,  Si pensamos demasiado en tristezas, iniciamos un proceso que tendrá por resultado que ciertas células de nuestro cuerpo se verán corroídas. Un exceso de tristezas, de miseria, puede ocasionar perturbaciones del hígado o de la vesícula biliar. Consideremos el caso siguiente: un hombre y una mujer, casados de mucho tiempo y muy unidos entre sí. El hombre, súbitamente, fallece, y la mujer, que ahora es una viuda, está desolada por la pérdida. Se siente postrada por el dolor; se vuelve pálida y puede desmejorarse mucho. A menudo puede sobrevenirle alguna seria enfermedad. Aun peor, un quebranto mental. La causa está en que bajo el violento estímulo de tan grande pérdida, el cerebro genera una alta corriente eléctrica que inunda todo el organismo, penetrando todos los órganos y glándulas, y creando una considerable presión de rechazo. Esto inhibe las actividades normales del cuerpo.  El que sufre queda como anonadado, apenas capaz de pensar y de moverse. Con mucha frecuencia, el exceso de estímulos de las glándulas lacrimales puede originar torrentes de lágrimas, ya que estas glándulas actúan en nuestro organismo cual válvulas de seguridad.  Las cosas pasan como en los casos en que se aplica a una lámpara eléctrica un voltaje superior al suyo. Una actividad excesiva, un brillo extraordinario de momento, y la bombilla se apaga. El cuerpo humano puede también «estallar»; pero en tal caso, estallará en desvanecimiento, o en coma, o puede que también en demencia.  Sin duda, todos nosotros hemos visto algún animal muy asustado. Puede ser que se vea perseguido por algún animal feroz más fuerte. El fugitivo es incapaz de comer bajo el susto; y si nos es posible obligarle a comer, no puede digerir la comida. Todas las secreciones gástricas cesan cuando el animal se halla asustado. Las secreciones se cortan. Por eso, toda ingestión de comida es absoluta y completamente contraria a la naturaleza de aquel animal.  Las personas, cuando están muy excitadas, o deprimidas, tampoco pueden decidirse a comer, ni forzadas a ello, debido a que pese a que la persuasión sea hecha con buena voluntad, no interesa al que sufre aquellas pasiones. La tristeza, o cualquier emoción profunda, provocan un cambio completo en los procesos químicos del cuerpo. La incertidumbre o la pena cambian el color de la tez humana, hace a las personas intratables, «imposibles de aguantar». Cuando hablamos del color de una persona, nos referimos concretamente a esto; porque nuestras secreciones químicas alteran verdaderamente nuestros colores. Todos sabemos que los enamorados ven el mundo a través de unos lentes de color de rosa, mientras que los deprimidos y apesadumbrados ven el mundo como teñido de gris.  Si queremos hacer progresos, nos es preciso cultivar la ecuanimidad de nuestro carácter; nos importa alcanzar un equilibrio de nuestras emociones para que no sean éstas ni desorbitadamente exaltadas ni indebidamente deprimidas. Debemos asegurarnos que las ondas cerebrales de que hemos tratado no presenten picos abruptos ni valles profundos. El cuerpo humano está calculado para funcionar de unas maneras determinadas. Todas las excitaciones a las que está sujeto dentro de lo que llamamos civilización nos hacen un daño absoluto.  Buena prueba son la cantidad de úlceras del estómago y ataques del corazón, o los cambios bruscos de estados de ánimo que sufren los actuales hombres de negocios. Todo esto es el resultado de las altas fluctuaciones de nuestra electricidad, que nos proporcionan choques de rechazo, de los que ya hemos hablado anteriormente. Estos choques inundan varios de nuestros órganos y alteran su normal funcionamiento de una manera definitiva. Por ejemplo: una persona afligida por las úlceras del aparato digestivo no puede alimentarse; y esto, a su vez, origina que los jugos gástricos e intestinales cada vez sean más corrosivos, hasta que provoquen un agujero en el estómago o en los intestinos. Literalmente hablando. De ello se sigue, pues, que todos aquellos que sienten necesidad de progresar y practicar telepatía, clarividencia, psicometría y el resto de actividades parejas, deben estar, ante todo, seguros de la igualdad de su temperamento. Hay que cultivarla, ¡por encima de todas las contingencias! Es muy frecuente que una persona se vaya volviendo cada vez peor humorada, deprimida, vacilante. No es fácil convivir con ella. Cosas que otros se las tomarían con toda tranquilidad o ni se darían cuenta de ellas y, a lo sumo, se las tomarían a risa, irritan a esas personas nerviosas y malhumoradas hasta extremos insospechados, e incluso las llevan a caer en ataques de histeria o simulaciones de suicidio. Son cosas que vemos todos los días.  ¿Sabe el lector en qué consiste la histeria? Se trata de una cosa activamente relacionada con el desarrollo sexual de una persona. La histeria se conecta con uno de los más importantes órganos y funciones de la mujer, y muy a menudo una persona que ha sido objeto de una histerotomía se siente gravemente afectada por el cambio general de las funciones de su cuerpo. Algunos años atrás, era una creencia general el que sólo las mujeres podían padecer de histerismo; pero ahora, las cosas se conocen más, debido a que todo varón tiene su más o menos de varón, y viceversa. El histerismo, pues, es una dolencia tanto masculina como femenina; el histerismo nos inhibe en gran manera de muchas cosas que tienen relación con el ocultismo. Si el sujeto da paso franco a humores sufre amplias fluctuaciones en el funcionamiento eléctrico del cerebro, dicha persona logra paralizar sus facultades de viajar por el astral, de telepatía, de clarividencia y de los demás fenómenos metafísicos. Nos es indispensable la igualdad temperamental; precisa ser equilibrado antes de abordar las ciencias ocultas. Es curioso que mucha gente considere a los dotados para la clarividencia o la telepatía como personas neuróticas o imaginativas, o algo por el estilo. Miran al telepático y al vidente como algo de esta naturaleza desequilibrada.  Nada más lejos de la verdad. Solamente el clarividente fingido o el telépata neurótico o desequilibrado — puesto que hay ficción y fraude por todas partes — pueden hallarse en casos semejantes. Pero nosotros afirmamos que sólo pueden ser telépatas o clarividentes aquellos cuya mente funciona con toda normalidad y las ondas cerebrales presentan un buen aspecto sin alteraciones. Las ondas del cerebro tienen que ser «lisas», es decir, no tienen que presentar altos picos y hondas depresiones que impedirían toda capacidad de recepción. Los que practican la telepatía tienen que recibir mensajes, lo que supone que deben conservar sus mentes abiertas.  Si se hallan continuamente alteradas, no serán receptivos ni para la telepatía, ni para la clarividencia. Digámoslo bien alto: ningún clarividente genuino puede ser un neurasténico. Psicópata y telepático son dos conceptos que se excluyen mutuamente.  Mantened vuestra mente libre de trastornos. Cuando os sintáis irritados, o cuando os sintáis deprimidos por el peso de este mundo, practicad una inspiración y respiración profundas; y otra y otra. Pensad: « ¿Acaso todas estas cosas me perturbarán dentro de cien años?» ¿O preocuparán, dentro del mismo plazo, a otras personas? Si no me importarán dentro de cien años, ¿por qué me han de afligir ahora?  El asunto de conservar la propia calma, es muy importante para nuestra salud, tanto física como mental; por esto aconsejamos que todas las veces que nos entre un mal humor nos detengamos y nos preguntemos a nosotros mismos por qué estamos enfadados; cuál es la razón para que perturbemos las vidas de todos aquellos que nos rodean. Recordemos, luego, que toda la escala de emociones negativas a quien daña es, simplemente, a nosotros mismos; a nadie más. Los demás pueden estar más o menos hartos de nuestras cóleras; pero uno se perjudica a sí mismo, tan cierto como si tomase arsénico, o matarratas, o cianuro de potasio. Muchos deben sufrir mayores contrariedades que nosotros; pero no sucumben a los efectos del mal humor. Si «uno» manifiesta los efectos de su mal humor, esto quiere decir que no ve las cosas de un modo claro y que, tal vez — si bien no, seguramente —, no goza del nivel mental y espiritual de otras personas.  Estamos en este mundo para aprender, y ningún ser humano normal es lo suficientemente dotado para captar todas las cosas de una sola vez. Podemos tener el sentimiento de que somos perseguidos y víctimas; que somos víctimas de una mala suerte. Más, si lo pensamos bien, veremos que no somos desgraciados más allá de toda medida. Pensemos, simplemente, que existimos. Volvamos la vista a nuestra infancia. Un muchacho puede verse obligado a realizar un determinado trabajo escolar en casa. Puede ser que encuentre excesiva dicha labor, sobre todo si tiene que ir a jugar o a pescar, o correr detrás de una compañía del otro sexo. Estos pensamientos le ocupan tanto su mente, que sólo una décima parte de ella se aplica al trabajo que está haciendo y, de esta forma, éste le parece más duro. Por la misma razón de que no realiza ningún esfuerzo real para terminar su trabajo, se encuentra con que éste le resulta más laborioso de lo que sería para todo ser pensante. Se cansa de su tarea; no dedica ni la vigésima parte de su atención consciente a su labor, y cada vez se nota más frustrada. Puede ser que se queje a los suyos de que tiene demasiado trabajo en casa, y que todas esas tareas le ponen enfermo. Los padres se quejan al maestro de que el chico tiene demasiado trabajo en casa, y que sus esfuerzos le perjudican la salud. Nadie se preocupa de inculcar cierto sentido común al chaval quien, en realidad, es quien debe ser instruido. Lo que pasa al chico en cuestión os puede pasar a vosotros. ¿Necesitáis hacer progresos? Entonces necesitáis obedecer algunas reglas, conservar vuestra serenidad, marchar por el camino de en medio. Si trabajáis con una dureza excesiva, os preocupará tanto el trabajo que os aguarda que no os quedará tiempo para fijaros en los resultados que pensáis obtener. De este modo, el camino de en medio es la guía más simple para mostraros cómo no debéis trabajar con tal exceso que «los árboles no os dejen ver la selva». No tenéis que holgazanear hasta el punto de no hacer nada; caminad entre ambos extremos y veréis como vuestros progresos son notables. Demasiada gente se esclaviza hasta el punto de que en la esperanza de que, poniendo en las cosas todas sus energías, éstas se inviertan totalmente en «intentar», sin que les quede nada en el de «conseguir». Si trabajáis con exceso de dureza, haréis como un coche corriendo a una marcha lenta, con toda confusión y lentos progresos.  L.Rampa

Si pensamos demasiado en tristezas, iniciamos un proceso que tendrá por resultado que ciertas células de nuestro cuerpo se verán corroídas.

Un exceso de tristezas, de miseria, puede ocasionar perturbaciones del hígado o de la vesícula biliar.

Consideremos el caso siguiente: un hombre y una mujer, casados de mucho tiempo y muy unidos entre sí.

El hombre, súbitamente, fallece, y la mujer, que ahora es una viuda, está desolada por la pérdida.

Se siente postrada por el dolor; se vuelve pálida y puede desmejorarse mucho .

A menudo puede sobrevenirle alguna seria enfermedad. Aun peor, un quebranto mental. La causa está en que bajo el violento estímulo de tan grande pérdida, el cerebro genera una alta corriente eléctrica que inunda todo el organismo, penetrando todos los órganos y glándulas, y creando una considerable presión de rechazo . Esto inhibe las actividades normales del cuerpo .

El que sufre queda como anonadado, apenas capaz de pensar y de moverse. Con mucha frecuencia, el exceso de estímulos de las glándulas lacrimales puede originar torrentes de lágrimas, ya que estas glándulas actúan en nuestro organismo cual válvulas de seguridad .

Las cosas pasan como en los casos en que se aplica a una lámpara eléctrica un voltaje superior al suyo. Una actividad excesiva, un brillo extraordinario de momento, y la bombilla se apaga.

El cuerpo humano puede también «estallar»; pero en tal caso, estallará en desvanecimiento, o en coma, o puede que también en demencia.

Sin duda, todos nosotros hemos visto algún animal muy asustado. Puede ser que se vea perseguido por algún animal feroz más fuerte.

El fugitivo es incapaz de comer bajo el susto; y si nos es posible obligarle a comer, no puede digerir la comida. Todas las secreciones gástricas cesan cuando el animal se halla asustado. Las secreciones se cortan. Por eso, toda ingestión de comida es absoluta y completamente contraria a la naturaleza de aquel animal.

Las personas, cuando están muy excitadas, o deprimidas, tampoco pueden decidirse a comer, ni forzadas a ello, debido a que pese a que la persuasión sea hecha con buena voluntad, no interesa al que sufre aquellas pasiones .

La tristeza, o cualquier emoción profunda, provocan un cambio completo en los procesos químicos del cuerpo. La incertidumbre o la pena cambian el color de la tez humana, hace a las personas intratables, «imposibles de aguantar».

Cuando hablamos del color de una persona, nos referimos concretamente a esto; porque nuestras secreciones químicas alteran verdaderamente nuestros colores.

Todos sabemos que los enamorados ven el mundo a través de unos lentes de color de rosa, mientras que los deprimidos y apesadumbrados ven el mundo como teñido de gris.

Si queremos hacer progresos, nos es preciso cultivar la ecuanimidad de nuestro carácter; nos importa alcanzar un equilibrio de nuestras emociones para que no sean éstas ni desorbitadamente exaltadas ni indebidamente deprimidas.

Debemos asegurarnos que las ondas cerebrales de que hemos tratado no presenten picos abruptos ni valles profundos.

El cuerpo humano está calculado para funcionar de unas maneras determinadas. Todas las excitaciones a las que está sujeto dentro de lo que llamamos civilización nos hacen un daño absoluto.

Buena prueba son la cantidad de úlceras del estómago y ataques del corazón, o los cambios bruscos de estados de ánimo que sufren los actuales hombres de negocios.

Todo esto es el resultado de las altas fluctuaciones de nuestra electricidad, que nos proporcionan choques de rechazo, de los que ya hemos hablado anteriormente. Estos choques inundan varios de nuestros órganos y alteran su normal funcionamiento de una manera definitiva.

Por ejemplo: una persona afligida por las úlceras del aparato digestivo no puede alimentarse; y esto, a su vez, origina que los jugos gástricos e intestinales cada vez sean más corrosivos, hasta que provoquen un agujero en el estómago o en los intestinos.

Literalmente hablando. De ello se sigue, pues, que todos aquellos que sienten necesidad de progresar y practicar telepatía, clarividencia, psicometría y el resto de actividades parejas, deben estar, ante todo, seguros de la igualdad de su temperamento. Hay que cultivarla, ¡por encima de todas las contingencias!

Es muy frecuente que una persona se vaya volviendo cada vez peor humorada, deprimida, vacilante. No es fácil convivir con ella.

Cosas que otros se las tomarían con toda tranquilidad o ni se darían cuenta de ellas y, a lo sumo, se las tomarían a risa, irritan a esas personas nerviosas y malhumoradas hasta extremos insospechados, e incluso las llevan a caer en ataques de histeria o simulaciones de suicidio. Son cosas que vemos todos los días.

¿Sabe el lector en qué consiste la histeria?

Se trata de una cosa activamente relacionada con el desarrollo sexual de una persona. La histeria se conecta con uno de los más importantes órganos y funciones de la mujer, y muy a menudo una persona que ha sido objeto de una histerotomía se siente gravemente afectada por el cambio general de las funciones de su cuerpo.

Algunos años atrás, era una creencia general el que sólo las mujeres podían padecer de histerismo; pero ahora, las cosas se conocen más, debido a que todo varón tiene su más o menos de varón, y viceversa.

El histerismo, pues, es una dolencia tanto masculina como femenina; el histerismo nos inhibe en gran manera de muchas cosas que tienen relación con el ocultismo.

Si el sujeto da paso franco a humores sufre amplias fluctuaciones en el funcionamiento eléctrico del cerebro, dicha persona logra paralizar sus facultades de viajar por el astral, de telepatía, de clarividencia y de los demás fenómenos metafísicos .

Nos es indispensable la igualdad temperamental; precisa ser equilibrado antes de abordar las ciencias ocultas .

Es curioso que mucha gente considere a los dotados para la clarividencia o la telepatía como personas neuróticas o imaginativas, o algo por el estilo. Miran al telepático y al vidente como algo de esta naturaleza desequilibrada .

Nada más lejos de la verdad. Solamente el clarividente fingido o el telépata neurótico o desequilibrado — puesto que hay ficción y fraude por todas partes — pueden hallarse en casos semejantes .

Pero nosotros afirmamos que sólo pueden ser telépatas o clarividentes aquellos cuya mente funciona con toda normalidad y las ondas cerebrales presentan un buen aspecto sin alteraciones .

Las ondas del cerebro tienen que ser «lisas», es decir, no tienen que presentar altos picos y hondas depresiones que impedirían toda capacidad de recepción. Los que practican la telepatía tienen que recibir mensajes, lo que supone que deben conservar sus mentes abiertas .

Si se hallan continuamente alteradas, no serán receptivos ni para la telepatía, ni para la clarividencia. Digámoslo bien alto: ningún clarividente genuino puede ser un neurasténico. Psicópata y telepático son dos conceptos que se excluyen mutuamente .

Mantened vuestra mente libre de trastornos . Cuando os sintáis irritados, o cuando os sintáis deprimidos por el peso de este mundo, practicad una inspiración y respiración profundas; y otra y otra.

Pensad : « ¿ Acaso todas estas cosas me perturbarán dentro de cien años ?» ¿ O preocuparán, dentro del mismo plazo, a otras personas ? Si no me importarán dentro de cien años, ¿por qué me han de afligir ahora ?

El asunto de conservar la propia calma, es muy importante para nuestra salud, tanto física como mental; por esto aconsejamos que todas las veces que nos entre un mal humor nos detengamos y nos preguntemos a nosotros mismos por qué estamos enfadados; cuál es la razón para que perturbemos las vidas de todos aquellos que nos rodean .

Recordemos, luego, que toda la escala de emociones negativas a quien daña es, simplemente, a nosotros mismos; a nadie más .

Los demás pueden estar más o menos hartos de nuestras cóleras; pero uno se perjudica a sí mismo, tan cierto como si tomase arsénico, o matarratas, o cianuro de potasio .

Muchos deben sufrir mayores contrariedades que nosotros; pero no sucumben a los efectos del mal humor .

Si «uno» manifiesta los efectos de su mal humor, esto quiere decir que no ve las cosas de un modo claro y que, tal vez — si bien no, seguramente —, no goza del nivel mental y espiritual de otras personas .

Estamos en este mundo para aprender, y ningún ser humano normal es lo suficientemente dotado para captar todas las cosas de una sola vez .

Podemos tener el sentimiento de que somos perseguidos y víctimas; que somos víctimas de una mala suerte .

Más, si lo pensamos bien, veremos que no somos desgraciados más allá de toda medida . Pensemos , Simplemente, que existimo s.

Volvamos la vista a nuestra infancia.

Un muchacho puede verse obligado a realizar un determinado trabajo escolar en casa . Puede ser que encuentre excesiva dicha labor, sobre todo si tiene que ir a jugar o a pescar, o correr detrás de una compañía del otro sexo .

Estos pensamientos le ocupan tanto su mente, que sólo una décima parte de ella se aplica al trabajo que está haciendo y, de esta forma, éste le parece más duro.

Por la Misma razón de que no realiza ningún esfuerzo real para terminar su trabajo, se encuentra con que éste le resulta más laborioso de lo que sería para todo ser pensante.

Se cansa de su tarea; no dedica ni la vigésima parte de su atención consciente a su labor, y cada vez se nota más frustrada .

Puede ser que se queje a los suyos de que tiene demasiado trabajo en casa, y que todas esas tareas le ponen enfermo. Los padres se quejan al maestro de que el chico tiene demasiado trabajo en casa, y que sus esfuerzos le perjudican la salud. Nadie se preocupa de inculcar cierto sentido común al chaval quien, en realidad, es quien debe ser instruido .

Lo que pasa al chico en cuestión os puede pasar a vosotros.

¿Necesitáis hacer progresos?

Entonces necesitáis obedecer algunas reglas, conservar vuestra serenidad, marchar por el camino de en medio. Si trabajáis con una dureza excesiva, os preocupará tanto el trabajo que os aguarda que no os quedará tiempo para fijaros en los resultados que pensáis obtener.

De Este modo, el camino de en medio es la guía más simple para mostraros cómo no debéis trabajar con tal exceso que «los árboles no os dejen ver la selva». No tenéis que holgazanear hasta el punto de no hacer nada; caminad entre ambos extremos y veréis como vuestros progresos son notables.

Demasiada gente se esclaviza hasta el punto de que en la esperanza de que, poniendo en las cosas todas sus energías, éstas se inviertan totalmente en «intentar», sin que les quede nada en el de «conseguir».

Si trabajáis con exceso de dureza, haréis como un coche corriendo a una marcha lenta, con toda confusión y lentos progresos . L.Rampa

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/psicologia/el-poder-de-las-emociones-%E2%80%93esther-jerry-hicks-1058.html


Sobre esta noticia

Autor:
Albireo (620 noticias)
Fuente:
portal11acuario.blogspot.com
Visitas:
540
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.