Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Las desventajas del Brexit las causa nuestro propio gobierno

13/05/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De todos los muchos fracasos de la gestión de Theresa May del Brexit hasta ahora, ninguno es tan simbólico como el hecho de que el Reino Unido se esté preparando para participar en las elecciones al Parlamento Europeo del 23 de mayo, a pesar de que estaba previsto que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea en marzo. Este símbolo público del fracaso de la estrategia Brexit de mayo ?con la que estuvo de acuerdo como condición de la actual «extensión flexible» de la membresía del Reino Unido en la UE hasta por lo menos el 31 de octubre? no sólo ha causado una ruptura casi total del apoyo a la dirección de May desde dentro de su propio partido, sino que también ha llevado a un aumento generalizado del interés público en terceros partidos.

Más notablemente, Nigel Farage ha salido del letargo para convertirse en el líder del recién formado «Partido Brexit», que ha sorprendido a los expertos al situarse en el primer lugar en las encuestas preelectorales. Una encuesta reciente indica que hasta un 30% de la población británica tiene la intención de votar por el Partido Brexit en las próximas elecciones de la UE, un 9% más que su rival más cercano, y más del 20% más que el nuevo partido pro-europeo «Change UK», que se formó más o menos al mismo tiempo que el Partido Brexit y recibió una atención mediática equivalente, si no mayor.

Esta fractura del paradigma bipartidista habitual de Gran Bretaña es ciertamente una tendencia bienvenida, especialmente dado el apoyo explícito del Partido Brexit a un Brexit «duro», sin tratos, que he argumentado en artículos anteriores de Mises Wire que sería la opción menos peor. Sin embargo, si el partido Brexit recibe tanto del voto final como las encuestas están prediciendo, es probable que reavivará el debate público sobre los beneficios y desventajas de un Brexit sin acuerdo, y cuando ese debate llegue será importante que los defensores para que no haya acuerdo tengan su argumento claro sobre cuáles son esos beneficios y desventajas.

Si bien podría ser tentador describir que no haya acuerdo como un escenario inequívocamente positivo, la realidad es que una perturbación institucional de ese tipo no estará exenta de dificultades, y los defensores para que no haya acuerdo podrían parecer desacreditados si intentan negarlas o ignorarlas. El punto importante que los defensores para que no haya acuerdo deben entender antes de elaborar sus argumentos es que, aunque probablemente habrá algunas consecuencias negativas de un Brexit sin acuerdos, esas consecuencias negativas serían exclusivamente penalizaciones y restricciones arbitrarias infligidas por los gobiernos, en lugar de problemas inherentes con el Brexit per se.

Más sobre

Para un ejemplo concreto, no hay que mirar más allá de la cuestión central de las negociaciones del Brexit: los aranceles. La Unión Europea se define por el muro comercial punitivo erigido alrededor de sus fronteras, que impone todo tipo de impuestos y restricciones a las importaciones y exportaciones hacia y desde el bloque. Cuando Gran Bretaña salga finalmente del muro arancelario, su comercio con el resto del mundo se verá sin duda beneficiado, permitiendo la importación y venta de un mayor número de productos internacionales a precios más bajos y haciendo que los productos británicos sean competitivos en el extranjero. Sin embargo, la otra cara de la moneda es que el Reino Unido estará ahora fuera del muro de la UE, por lo que tendrá que pagar esos elevados aranceles al comerciar con la UE. Si bien es cierto que esto sería un inconveniente para un Brexit sin acuerdos, es importante subrayar que no existe una ley ineludible de naturaleza que dicte que la UE tenga que mantener esos aranceles, ni tampoco es simplemente un hecho existencial del universo que los países que abandonan la UE deban ser excluidos del mercado único. En otras palabras, sí, los aranceles infligirán un daño económico a Gran Bretaña, pero el culpable son los propios aranceles, no Brexit. Si los defensores del Brexit enfatizan este hecho en lugar de tratar de negarlo o ignorarlo, no sólo podrían evitar parecer desacreditados cuando las consecuencias negativas llegan, sino que también podrían promover la comprensión y el debate público de este importante tema económico.

También sería tentador para los defensores del Brexit echar la culpa por completo a las políticas infligidas por la burocracia de la UE, pero la verdad es que es igualmente probable que el propio Gobierno del Reino Unido imponga políticas perjudiciales después de la salida. Esto es particularmente cierto en el caso de la cuestión de la «armonización reglamentaria». Aunque los responsables políticos del Reino Unido habían considerado inicialmente la posibilidad de una desregulación significativa en el caso de un Brexit sin acuerdo, esta opción se retiró de la mesa debido al compromiso de Theresa May de transponer la mayor parte de la normativa de la UE a la legislación británica. Esto significaría que, incluso en el caso de que Brexit no llegara a un acuerdo, los consumidores británicos se perderían el impulso económico y las mejoras en la calidad de vida que, de otro modo, podrían haber resultado del abandono de las onerosas e innecesarias normativas de la UE. Sin embargo, una vez más, el punto clave es que el verdadero culpable es la política de regulación en sí misma, no Brexit, y los defensores del Brexit no deberían ser menos rápidos en señalar esto simplemente porque la fuente de la política perjudicial es el gobierno del Reino Unido, en lugar de la UE.

Una vez que los defensores del Brexit adoptan este cambio de perspectiva, queda claro que la gran mayoría de las dificultades y desventajas que rodean a Brexit ?desde los desacuerdos en torno a los derechos de los ciudadanos del Reino Unido que viven en la UE, hasta la incertidumbre económica general durante este período de negociación, etc.? son en realidad el resultado de políticas poco sólidas, estrategias de negociación y demandas formuladas por los gobiernos implicados, en lugar de los defectos inherentes a la idea de Brexit en sí misma, o la descentralización en general. Si bien algunos lectores podrían considerar que este tipo de distinción es puntilloso, su significado es que tiene el potencial de alejar a los defensores del Brexit de la posición desesperada de tratar de argumentar que un Brexit sin trato no tendría inconvenientes, volviendo a la tarea más amplia de señalar las consecuencias perjudiciales de las políticas de la UE, y de la intervención del Estado en general, que es un argumento que tienen muchas más posibilidades de ganar.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1809 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
638
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.