Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eduardo Peralta Acevedo escriba una noticia?

La tarde en la que el Kirchnerismo empezó a decir adiós

25/04/2016 13:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fuimos testigos de una cadena de Cristina en vivo. Como se vivió aquella tarde, el clima después del batacazo electoral de la primera de la vuelta. Crónica de una despedida inesperada

 

No era un Jueves cualquiera. Habia una atmosfera de cierta resignación, luego del durisimo golpe que ese Domingo habian recibido inesperadamente, cuando tenian el banquete listo. Pronto, pico una curiosidad por ver más: mirando el portón de la entrada, iba a ser un poco más pesado y difícil, porque había que ser invitado de las agrupaciones, y no me daba para hacer más de hora de cola. Estaba por retirarme, hasta que el porton de acreditados, no se porque se me sento “posible”. Me dije:   “prepara el paracaídas. Había cierta  desesperación por entrar, mostrando el carnet. El apuro de algunos de atrás empujaba hacia las rejas, como si la faraona, hablara por ultima vez. El de la reja se calentaba “basta, la puta que los pario o no entran”, abría la reja, y en el manojo los entramos, no tuvo ni tiempo de verificar ninguna acreditación, igual habia que pasar los controles de adentro, donde el primero lo sorteamos poniendo llaves y la billetera. Ni me calenté en acercarme a la ventanilla, si no tenía nada que hacer ahí.Me acerque rápido a la puerta que daba al patio de las palmeras, donde se podía oir el clásico “vengo bancando este proyecto, proyecto nacional y popular”,   parecía la bombonera como retumbaba.

Me acerco a la puerta, me piden la acreditación y rápido veo que un pelado, seguro funcionario de tercera línea- fue el primero en huir antes de que comience la cadena-, que se aleja 10 metros, “vengo con el”, señalándolo; milagrosamente pase, atravesé ese pasillo donde en el medio estaban los militantes gritando y moviendo banderas. Una linda escalera de mármol me dejo en un primer piso donde la burocracia mediatica y estatal, convivían en los sendos salones al salón de las mujeres, donde Cristina se aprestaba a salir. Todo estaba retrasado; bien al estilo Susana Gimenez, entro por esa doble puerta secreta, donde se podía ver a unos de los grandes derrotados de ese Domingo que había sido el candidato a Vicegobernador, Sabatella a los abrazos con otro. El aburrimiento estaba notable hasta que saliera a escena, se podía ver el salón Martin Fierro, con los de la “Camporita”, la versión de secundario de la agrupación oficialista.

No faltaban los insultos descalificadores, a una conocida periodista, no identificada con el fervor dogmatico de demostrar total lealtad a la reina. Era un lugar muy incomodo para alguien que no profesa esos dogmas de que imponen esos liderazgo hiper personalistas. No faltaban las esculturales siluetas, de saltadoras olímpicas, de algún funcionario con los días contados. No faltaban esas caras esperando la distracción para rajarse, antes de comenzar la cadena, “con lo que Cristina hizo por ellas, mersas mal agradecidas”, diría uno, si las cruza bajando rápido.

No faltaban esas caras esperando la distracción para rajarse, antes de comenzar la cadena

Todos adentro se ponen de pie con la clásica “v”, desde el vidrio apenas se la puede ver; la excitación popular estalla: comienza el monologo en vivo, con la “videoconferencia”. A a los que están percibo, que poco le importa lo que dice, lo importante es figurar y dar el presente, según el brillo de algún traje a medida que charla distendido de espaldas a una de las "TV". Hoy no hay comida ni nada. Como se perdió no se puedia mostrar un clima de joda. Igual da la sensación, que a partir del 22 del Noviembre- Ballotage- van a ver como viene la mano- tienen cara, de caer lo mejor posible al próximo- sea quien sea- hay que sobrevivir, se tiempos duros se nos acercan.

El pelado, con que supuestamente venia, lo veo que raja y hago y aprovecho para salir de ahí, ante todas las sensaciones emocionales, como el miedo de ver algún conocido del mundo Oficial.  En la retirada, no deje de admirar los retoques estéticos, con exagerados titntes de “populismo pop”. El mismo camino de entrada, con cambio de puerta (lateral)El soplo de aire que largo cuando estoy en 25 de Mayo, por la peatonal encaro hacia la terminal de Retiro.

Esa tarde fue el principio del fin.


Sobre esta noticia

Autor:
Eduardo Peralta Acevedo (45 noticias)
Visitas:
31
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.