Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sol Arrieta escriba una noticia?

El diario Río Negro preocupado por el porvenir del país..

25/02/2011 08:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ayer leí el editorial de ese diario. Normalmente lo hago para saber de qué va a hablar la gente acá, por que es el medio generador de opinión en la región, de la mano de La Mañana.La provincia de Neuquén, se me ocurre (y no me estoy basando en ninguna estadística, sino en lo que veo cotidianamente en las calles), debe ser el lugar donde la desigualdad socioeconómica es más notoria. ¿Por qué? Porque acá gobiernan el MPN y las empresas petroleras. Los empleados de esas empresas, actividad económica principal de la zona, son ese tipo de personas que, de golpe y sin necesidad de esforzarse mucho, salen del colegio secundario y entran a ganar miles y miles y miles de pesos.

Supongamos que yo no creyera que todos deben ganar lo mismo y no me molestara que ellos cobren"x" sueldo y, el resto, sólo una jornada de "x". Supongamos que eso no me alterara, porque asumiera que el sistema capitalista sí puede funcionar (me da un escalofrío nada más de pensarlo). Bueno, en ese caso, podría decir que el problema radica, puntualmente, en que el mercado valletano está supeditado al pasar económico de los trabajadores de las "generosas" empresas petroleras. Los alquileres, la comida, la ropa, el precio de las tierras, el precio del boleto de colectivo, de los taxis, el estacionamiento pago, etc. Entonces acá, cualquier laburante "común" que aúnno ha hecho el enganche con la industria, padece esa realidad.Es así como la brecha entre la pobreza y la riqueza se abre cada vez más. La "clase media" es la plebeya ante los patricios petroleros y, la "baja", su esclava. Una realidad tristísima, aberrante. Que se solucionaría, simplemente, dándole un cachetazo a las billeteras del ya citado rubro (y, a nivel nacional, al campo).Volvamos al editorial del diario:No voy a entrar en cuestiones de redacción (cada vez me impresiona más que se le paguen sueldos a tipos que escriben así, al menos podrían enviarlos a hacer un curso, no debe ser tan caro), pero sí en el contenido que, surgido de un medio que avala y alienta la división de clases y el crecimiento del sector petrolero, da vergüenzaajena.(Lo resaltado en negrita son anotaciones mías).Que siga el boom

(http://www.rionegro.com.ar/diario/opinion/editorial.aspx?idart=512663& idcat=9542& tipo=2)

Mientras que en otras partes del planeta gobiernos de izquierda, centro y derecha están adoptando planes de ajuste draconianos(¿Qué pretende este señor? ¿Conocerá el significado del término utilizado?)y ufanándose de su austeridad, aquí la mera idea de que convendría hacer algo similar parece descabellada(menos mal...).¿Por qué preocuparnos, si la economía está creciendo a una velocidad equiparable a la alcanzada por China y, mejor aún, al gobierno le sobra dinero, ya que en noviembre la recaudación impositiva resultó ser 39, 5% mayor que en el mismo mes del año pasado, de suerte que ha podido repartir sinproblemas fiscales asignaciones navideñas de 500 pesos entre los jubilados que perciben menos de 1.500 pesos mensuales, además de un pago adicional para el millón de personas que cobran pensiones no contributivas, impulsando así el consumo?(A ver: si jugamos con el recurso de la retórica y la ironía, ¿qué nos cuesta ponernos las pilas y, aunque sea, hacerlo bien?)La respuesta al interrogante puede resumirse en una palabra: inflación. Fue en buena medida gracias a la inflación que la recaudación subió de forma tan insólitamente espectacular. Aunque la capital federal y el conurbano bonaerense constituyeran las islas de estabilidad relativa celebradas por el Indec, en el resto del país las estadísticas correspondientesse aproximan a las difundidas por consultoras no gubernamentales según las cuales está por acercarse al 30% anual, un nivel similar al registrado en la ya crónicamente caótica Venezuela.(¿Caótica? ¿Por qué? Fundamente su respuesta. El resto del país, ¿es la Patagonia? Porque no me cierra la idea de que no estén apuntando, como siempre, a su ombligo)Parecería que al gobierno no le inquieta en absoluto la inflación, un fenómeno que, a juzgar por ciertas declaraciones oficiales, atribuye a la falta de solidaridad de los "formadores de precios", o sea a los empresarios(Bah, por primera vez estamos de acuerdo. Yo también creo, Sr. Río Negro, que hay que regular los precios... Pero, recordemos qué pasó cuando el gobierno impulsó medidas tendientes a regular los sectores más poderosos. Se acuerdan del 2008, ¿no? Se acuerdan de lo que opinaban ustedes, ¿no?). Tal actitud es tradicional en nuestro país(Sí, claro). A diferencia de los políticos alemanes que desde hace 80 años temen tanto a la inflación que los asustan tasas que en otras latitudes apenas llamarían la atención(Tienen razón, en esto también: el partido Nacionalsocialista ejerció un fuerte control sobre los precios y los salarios con el fin de frenar la inflación, realizando fuertes inversiones e iniciando numerosos planes de obras públicas para acabar con el paro... ¡Qué grandes, che!), los nuestros confían en que, merced a la larga experiencia nacional en la materia, pueden tratarla como una molestia menor. Si sólo fuera cuestión de un problema pasajero que no tardaría en solucionarse sin que nadie se viera obligado a tomar medidas antipáticas, la voluntad de voceros oficiales, funcionarios ysindicalistas de minimizar su significado podría considerarse evidencia de madurez, pero sucede que no lo es(Mejor que vuelva el 1 a 1, ¿no? Mejor tener un Cavallo o un Martinez de Hoz, ¿no?). Por desgracia, la inflación suele continuar acelerando, provocando estragos de todo tipo, para entonces transformarse en hiperinflación(adoro que los medios utilicen, en esta etapa del país, este término). Si bien los economistas coinciden en que por ahora el país no corre peligro de sufrir nuevamente un estallido hiperinflacionario(ahora sí, menos mal que aclararon...), ninguno se anima a pronosticar lo que en su opinión serviría para impedirlo.Puesto que estamos por entrar en un año electoral, entre los políticos tanto oficialistas como opositores se da el consenso de que el gobierno, además de aprovechar los ingresos que le supone el impuesto inflacionario que, la recaudación mediante, lo ayuda a mantener llena la caja, seguirá impulsando el consumo con la esperanza deque no ocurra nada desagradable(¿Cómo qué?)antes de la votación. Dicho de otro modo, suponen que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha decidido subordinar tanto a su eventual candidatura que está dispuesta a estimular la inflación en los meses próximos, aun cuando entienda que, de triunfar, tendría que hacer frente a las dificultades ocasionadas por su propio cortoplacismo.(¿se aplica la idea de cortoplacismo a medidas bien sostenidas durante ocho años? ¿me darían ejemplos de ellas? ¿la asignación universal es una? ¿los aumentos a jubilados –y no me vengan con el 82%- que vivían con $150, sumados a quienes no contaban con jubilación alguna, sería otra? El corte con el FMI va seguro, ¿no?)La estrategia así supuesta podría comprenderse si Cristina y sus colaboradores previeran que ganará un opositor(Ja, ¿cómo quién? ¿Hay opositores que puedan hacer política realmente? ¿Hoy?)y que por lo tanto les convendría que heredara una economía a punto de estallar porque en tal caso les sería posible aprovechar en beneficio propio "el ajuste" que tendría que ordenar, pero sería asombrosamente miope si lo que la presidenta se ha propuesto es gobernar por casi cinco años más(Cómo me voy a divertir con los editoriales del año que viene...). Aunque es factible que la combinación actual de crecimiento macroeconómico rápido, un boom de consumo impactante y, por desgracia, una tasa de inflación que en cualquier otro lugar del mundo causaría pánico(los periodistas de algunos medios deben tener un orgasmo cada vez que emplean el término "pánico")dure sin demasiados cambios hasta octubre del año que viene, no lo es que se prolongue por mucho tiempo más allá de la fecha así supuesta. Mal que bien, tarde o temprano un gobierno nacional se verá constreñido a hacer un esfuerzo auténtico por desactivar la bomba de tiempo que está haciendo tictac(¡Rajemos!). Tal y como están las cosas, el así privilegiado podría ser uno encabezado por Cristina(qué tristeza, ¿no?).Esto es todo por hoy...

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Sol Arrieta (72 noticias)
Fuente:
cotidianidadeshumanas.blogspot.com
Visitas:
796
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.