Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

Dolor

19/11/2009 15:33 4 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un sentimiento inevitable

El dolor, esa sensación molesta y aflictiva, ese sentimiento de pena y congoja, tal como reza el diccionario, que en muchos momentos de la vida nos deja el corazón transido.

El que surge ante la muerte, el abandono, una enfermedad terminal o la pérdida irreparable. Ese para el cual no hay analgésicos en las farmacias.

Mi gran amiga transoceánica, sabia, prudente, brillante, dice que el dolor es inevitable y el sufrimiento es opcional”.

Pero yo creo que, Dolor y Sufrimiento, van de la mano, son compañeros de ruta.

Cuando deja de existir un padre, un hijo o somos víctimas de un cáncer terminal, el dolor se expande, toma todo nuestro ser, hasta se siente en la piel, en los músculos, en la boca del estómago. Llega a ser realmente físico, además de emocional.

Recuerdo que cuando perdí a mi padre, joven él, más joven yo, me dolía hasta el pelo, literal.

Todos bien sabemos que ‘el corazón tiene razones que la razón no entiende’ y amortiguar el dolor es un proceso largo.

Dicen que el tiempo todo lo cura, en parte es cierto, el sufrimiento, al pasar de los días, los meses los años cede… pero el dolor esta ahí. En cualquier momento, sin que una lo espere, aparece el recuerdo y esa punzada en el corazón. Inevitable, imprevisible.

Quien ha sufrido una pérdida de esa catadura bien lo sabe. No hay forma de objetivarlo, cosificarlo, es un sentimiento y uno no elige como se siente.

El dolor, no es un paquete, que se pone y que se saca a voluntad. Lo único que algunos pueden hacer es negarlo, esconderlo en el inconsciente, enterrarlo, pero siempre estará allí y de algún modo nos hará saber de su existencia.

Pero yo creo que, Dolor y Sufrimiento, van de la mano, son compañeros de ruta

Víktor Emil Frankl 1905-1997, neurólogo y psiquiatra austríaco, alojado en campos de concentración nazis desde 1942 hasta 1945 en su libro “El hombre en busca de sentido” cuando habla sobre el sufrimiento dice: “…a veces, lo que se exige al hombre puede ser simplemente aceptar su destino y cargar con su cruz…. Cuando un hombre descubre que su destino es sufrir, ha de aceptar dicho sufrimiento, pues ésa es su sola y única tarea…”

Desde ya que su obra no propugna el sufrimiento como condición sine que non para la vida, todo lo contrario, sus conclusiones apuntan a buscar, aún en las condiciones más extremas de padecimiento y de dolor, una razón para vivir.

Pero no niega su existencia, su duración, su agonía, hacerlo implicaría una actitud hedonista, superficial.

En la actualidad, donde casi es una imposición ser divertido, estar bien, eludir el dolor, a cualquier costo, cada vez nos volvemos menos humanos.

Intentar desterrar sentimientos no da beneficio alguno, por más libros de autoayuda que lo propongan. El ‘todo esta bien’, para estar bien, tan instalado en nuestra sociedad nos impide el conocimiento interior, la esencia de nuestro ser, de nuestra existencia. Si adoptamos una actitud nihilista frente a la vida, es seguro que al levantar la pared que impida que entre lo malo, lograremos que no nos llegue lo bueno.

Amar, sufrir, enojarse, reírse, entristecerse, son cualidades que poseemos, no reneguemos de ellas, eso se llama ¡VIVIR!


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
1906
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Vidaloca (30/11/2009)

Yo me podría imaginar que su amiga ni es tan sabia,ni tan prudente, ni tan brillante.Seguro que se sentiría muy satisfecha de serlo solamente un poquitín, nada, un mínimo.

0
+ -

Guardiana (30/11/2009)

Ah! pero es que Ud. no la conoce lo suficiente!!! Ya escribirá algún día por aquí y tendrá su oportunidad y verá que no me equivoco ni un ápice!!! Un beso querida amiga, Guardiana.