Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mónica Rabo escriba una noticia?

¡Educadores es el momento de desaprender!

04/04/2016 15:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

“La formación a partir de la reflexión sobre las propias prácticas docentes. Fundamentos y acciones a realizar”

La percepción que la educación no está acorde a las necesidades de la sociedad, es generalizada, esto nos lleva a un reflexionar sobre ¿Cuál es el lugar del docente?,  en este marco hay quienes hablan de una desvalorización del rol del docente y de la pérdida de entidad de la escuela como institución formadora. La educación está siempre en un constante cambio a veces más lento otras con ritmos acelerados como los que estamos transitando, en este siglo XXI,   muchos determinan estos cambios como crisis en la educación, lo cual no estoy convencida de que esto sea así, sin dudas, la educación transita situaciones complejas, en este contexto es bueno preguntarse, ¿es posible realizar la transformación desde nosotros como educadores y educadoras?

Pero quisiera señalar la significación que Paulo  Freire asigna a la cuestión de un cambio desde uno mismo.

“En primer lugar es preciso que el docente esté por lo menos inclinado a cambiar. En segundo lugar, el docente debe tener claro cuál es su posición política. La educación es una práctica política, y el docente, como cualquier otro ciudadano, debe hacer su elección. En tercer lugar, es preciso que el docente empiece a construir su coherencia, que disminuya la distancia entre su discurso y su acción…la primera pelea que un docente progresista debe dar es consigo mismo. Ese es el comienzo del cambio”. (Freire, 2010a:60).

No se puede ejercer la docencia con una mirada fatalista que nada se puede hace, r que estamos en un camino en el cual ya está marcado y delimitado por factores de gran poder en el cual solo encontramos variables que se van agregando para adornar y responder a los grandes cambios como es la tecnología, la globalización, siendo estos cada vez más rápido, forzando a naturalizar ciertas situaciones como  la desigualdad, la pobreza, la mediocridad; sintiendo  por momentos que la educación está agotada y nada es posible hacer, ¿seremos los propios docentes que forjemos a un debilitamiento real, absorbidos por el sistema?

Más que nunca el docente de hoy tiene que lograr posicionarse desde una mirada crítica enfocado en sus prácticas, es fundamental la figura del docente él es quien pueda desarrollarse desde todas sus potencialidades dando respuestas a las necesidades por la cual la educación se encuentra dentro de esta vorágine, cuya tarea no es sólo enseñar conocimientos e instruir, sino educar, siendo ello mucho más integral y complejo. Tengamos en cuenta que la escuela es el primer espacio de sociabilización pública. El desarrollo de habilidades sociales es parte de la educación integral y por lo tanto es misión de la escuela promoverlas. Sin dejar de ser un espacio de transformación del mundo, la escuela a su vez responde a nuevos desafíos y necesidades, como por ejemplo brindar las herramientas necesarias para transformar el entorno en que cada uno se mueve con conciencia ética.Freire le da un peso importante en su concepción pedagógica a la práctica educativa situando al docente como el pilar más importante en el proceso educativo, y es que precisamente para ser docente y ejercer la práctica educativa hay que reflexionar sobre el propio ser. Dice Freire "Cuando vivimos la autenticidad exigida por la práctica de enseñar-aprender participamos de una experiencia total, directiva, política, ideológica, gnoseológica, pedagógica, estética y ética, en la cual la belleza debe estar de acuerdo con la decencia y con la seriedad" (Freire, 1997 :25)

Pero es preciso que desandemos el camino que desaprendamos para ver la realidad y ¿Cuál es la realidad?, una enseñanza que ya no responde a las necesidades de la sociedad. Es que la enseñanza debe dar como resultado el modo de vida y de organización de una sociedad que todos queremos, o pretendemos. Pero esto puede ser posible en la medida en que nosotros los educadores podamos tomar distancia de nosotros mismos, para lograr objetividad de nuestras prácticas pedagógicas. En el sentido más amplio GIROUX, destaca, el rol de los profesores como intelectuales trasformativos “ Los profesores como intelectuales han de contemplarse en función de los intereses ideológicos y políticos que estructuran la naturaleza del discurso, las relaciones sociales del aula y los valores mismo que ellos legitiman en su enseñanza. Con esta perspectiva en la mente, quiero extraer la conclusión de que, si los profesores han de educar a los estudiantes para ser ciudadanos activos y críticos, deberían convertirse ellos mismos en intelectuales transformativos.” GIROUX, H., (1990):

Hemos decidido ser docentes para ejercer una profesión liberadora

Si no logramos posicionarnos no podremos pensar en soluciones, los problemas que hoy debilitan a la educación es posible revertirlos solo si logramos ser autocríticos de nuestras propias practicas, tenemos la posibilidad de resignificar y transformar nuestro contexto, ¿acaso educamos para que alguien repita lo que enseñamos, para que sean individuos que obedezcan, deseamos convertir la educación en una caja de resonancia?, no seguro que no,   estamos preparado y hemos decidido ser docentes para ejercer una profesión liberadora.

Para lograr este proceso de transformación los docentes debemos tomar un posicionamiento epistemológico, reflexionar intensamente  sobre instancias decisivas de nuestras prácticas, tomar distancia como son, los objetivos de la educación, los contenidos programáticos de la educación, las relaciones de enseñanza-aprendizaje, la metodología de estudio y lectura, la evaluación y la acreditación, con el objetivo de resignificar y transformar nuestras prácticas pedagógicas.

El gran desafío de la educación está en manos de los educadores del siglo XXI no debemos dejar pasar esta gran posibilidad de cambiar para lograr resultados favorables en la sociedad.

Profesora Mónica Rabo

Material de consulta

Unidad II: La toma de posición epistemológica sobre las prácticas pedagógicas en las instituciones y las aulas.Centro de e-Learning SCEU UTN - BA.

Freire, Paulo 1997 Pedagogía de la autonomía. Siglo XXI Editores. México.

Giroux, Henry. (1990) Los profesores como intelectuales, Piados: Barcelona. Pp. 171-178.


Sobre esta noticia

Autor:
Mónica Rabo (2 noticias)
Visitas:
90
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.