Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jose Luis Infante escriba una noticia?

Los Efectos Económicos del Buen Actuar: La Felicidad

27/03/2012 15:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las personas altruistas permiten que otras personas mejoren su nivel de vida y ello les mejora su bienestar. Este artículo ensaya una visión económica y sus porqué

Los estudios económicos tienden a indicar que las políticas, que en su nombre se dictan, deben propiciar el bienestar social. Está muy bien que ello sea así toda vez que en el mismo sentido etimológico de la palabra “economía” puede intuirse tal cuestión.

Frente a ello, el bienestar, y desde los inicios de su estudio, ha sido asociado a que las personas puedan elegir, ser libres en esa acción, y dar satisfacción en la medida de lo posible a sus aspiraciones. Las distintas corrientes de pensamiento, desde Bentham hasta Rawls, han discrepado en qué puede entenderse por aspiraciones. El mundo socialista puede pensar que ello se obtiene si se puede satisfacer las necesidades de las personas mientras que el mundo libertario puede pensar que lo que se debe tentar satisfacer son las expectativas.

Sin lugar a dudas John S. Mill [1] fue un pionero en tratar de desentrañar el camino a la felicidad. Su planteo, si se quiere utilitarista y hasta egoísta, indicaba que la felicidad podría alcanzarse en la medida que, por lo menos, las personas elijan libremente sus consumos. En el presente llama la atención los trabajos de White, en White (2007), donde puede obtenerse una fotografía de los estados de felicidad en diversos países y el gran trabajo de Kahnemann y Deaton, en Kahnemann y Deaton (2010), quienes hasta llegaron a medir que en los EEUU poder consumir hasta 75000 U$S en el año, no mas, permite obtener felicidad creciente.

Según sigue, y mucho mas humildemente, se evalúa teóricamente cómo es conveniente que una persona decida para ser feliz y facilitar la felicidad de otros, siempre en función de su utilidad, es decir, en forma “egoísta”.

Considérese un individuo representativo [2] en una sociedad económica. Accede a una canasta de consumo X que se comercializa a los precios unitarios P. Con ello, su gasto será PX. Supóngase que este individuo piensa que quizás le convenga asistir a otros individuos cuyo nivel de bienestar es inferior al suyo cediendo parte del consumo que alcanza. En consecuencia, el individuo aceptará consumir “ α” de PX y ceder su complemento “1- α” a terceros. A los efectos, el individuo supuesto actúa racionalmente, con ello, la cesión de su capacidad de consumo es tal que aquel que lo recibe no totaliza un consumo total, suma del que alcanza mas el que recibe del individuo altruista, que lo posiciona en un estado de consumo superior al del individuo altruista [3] . Supóngase adicionalmente que el receptor de la cesión de consumo, los bienes le afectan en su utilidad con una probabilidad “p”, y que el individuo altruista le produce bienestar haber cedido consumo en una magnitud “β [4] ” la cual depende de la medida de “α”, es decir, β= β(α).

Con esto, la utilidad que se produce en el sistema se estructurará por el consumo propio, por el efecto que produce en el receptor el consumo cedido, y por el efecto que produce en el cedente, el efecto del receptor.

U(X)= αPX+ (1-α)pPX+β(1-α)PX

Por su parte, la utilidad del individuo en particular, ya que no recibe beneficios del consumo cedido pues lo disfruta otra persona, será

u(X)= αPX+β(1-α)PX

es decir, la utilidad del sistema en el peor caso, aquel donde el receptor no valora el consumo cedido.

Con esto, nuestro individuo, desconociendo si “p” es o no 0, es decir, si el receptor valora o no su esfuerzo, se preguntará cual valor de α debe elegir. Siguiendo su conveniencia utilitarista deberá elegir el nivel que haga máxima su utilidad. Para ello, el análisis matemático obliga a diferenciar la expresión u(x) respecto a α e igualar dicho resultado a 0 para encontrar el punto crítico que permitirá indicar que se está en presencia de un máximo si su diferenciación por segunda vez ofrece valores negativos. Haciendo tales cosas se permite alcanzar que

∂u/∂α=PX+(∂β/∂α)PX-α(∂β/∂α)PX-βPX= 1+(∂β/∂α)-α(∂β/∂α)-β= 0

De la expresión anterior resulta que PX no es un factor de decisión, es decir, que nuestro individuo sea muy adinerado o poco adinerado no influye en su sentimiento de satisfacción por ayudar al individuo que se encuentra económicamente en peor estado.

Trabajando matemáticamente un poco la expresión óptima se alcanza que (1-α)=(β-1)/(∂β/∂α). Obsérvese que esta expresión es cierta solo cuando el individuo optimiza, es decir, racionalmente elige el α que más contento lo pone y mejor lo hace sentir. Claro que ello será cierto en la medida que se cumpla que ∂2u/∂α2<0 y ello implica que (∂β/∂α)>[(∂2β/∂α2)(β-1)/2](1/2)

Siempre que se evite pagar impuestos se estará actuando distinto del que pretende vivir bien

Esta serie de expresiones matemáticas indican cosas bastante interesantes a saber:

· ∂β/∂α debiera ser mayor que una magnitud, es decir, debiera sucesivamente crecer β con α, aún cuando esa magnitud es negativa, lo que indicaría que debería ser mas chica la disminución de β cuando crece α. En otras palabras, el efecto que produce en el individuo la ayuda debiera ser mayor cuanto más ayuda o, de otra manera, debiera ser mas bajo el disgusto que le produce ayudar. Ahora bien, siendo la ayuda un proceder sincero, el único escenario posible es que la satisfacción sea más grande cuanto más ayuda. Pero en uno u otro caso, la actitud racional, la que produce bienestar y lo hace vivir mejor al individuo, es aquella donde cada vez valora mas la ayuda que realiza.

· “α” debe ser positivo menor a 1, caso contrario, siempre le sería indiferente ayudar o no ayudar [5] . Pero esa situación de indiferencia no es indistinta para la utilidad al sistema ya que se pierde el estado de satisfacción del receptor quién entonces se mantendrá en “estado de necesidad” y ello suma riesgos al individuo quién podrá sentirse inseguro toda vez que el receptor, que ahora no recibe beneficios, se encuentra en estado de malestar y pronto a resolver por mecanismos lícitos o, eventualmente, no lícitos, su insatisfacción. Con ello, un efecto indirecto “tras el velo [6] ” debiera indicar al individuo que “α”=1 no es razonable.

· ∂2β/∂α2>0 situación que implica que el individuo desea ayudar, le produce satisfacción (le es útil en el sentido de Mill), y que esa sensación crece cuanto más ayuda.

Como puede observarse, si bien pareciera que el análisis económico es frío y distante, permite conclusiones que el sentido común indica pero que en el actuar diario pareciera ser olvidado. Siempre que se evite pagar impuestos, que se piense que absolutamente los funcionarios y empresarios son emisarios del mal, que los bancos solo sirven para esquilar personas, que el peso no existe y lo que existe en realidad es el dólar, se estará actuando distinto a lo de un individuo promedio que pretende vivir bien, satisfacer sus necesidades y pasar sus días lo más alegre que pueda.

· Carol, G. (2005):2The Economics of Happiness”, The Brookings Intitution.

· White, A.A. (2007).”A Global Projections of Subjective Well-Being is a Challenge to Positive Psychology”, Psych-Talk

· Kahnemann, D., Deaton, A. (2010):”High Income Improves Evaluation of Life but Not Emotional Well-Being”, Procedings of the National Academy of Sciences Early Edition.

· Pallas, C. (2007):”La Relación entre la felicidad y la Virtud de John Stuart Mill”, Actio, N.9.

· Mill, J.S. (1861):”El Utilitarismo”, versión electrónica en www.antorcha.net/biblioteca_virtual/filosofia/utilitarismo/indice.html

[1] Ver Mill (1861)

[2] Un individuo representativo indica un conjunto de decisiones económicas que reflejan en promedio la forma de decisión de la sociedad.

[3] En términos distribucionistas, su actitud no produce re-ranking.

[4] Es claro que la expectativa de la forma en que se activa la utilidad en el que recibe los bienes no es la misma si el bien que se cede es una caja de fósforos o un micro, siempre que el receptor se encuentre en un estado neutral en referencia al bien, es decir, que lo cedido no resulte crucial para que se mantenga vivo u otra necesidad inmediata.

[5] αPX<PX y ello nunca es cierto. En consecuencia, cambia el signo < por el = circunstancia que indica indiferencia.

[6] Forma gráfica que indica efectos escondidos u ocultos.


Sobre esta noticia

Autor:
Jose Luis Infante (8 noticias)
Visitas:
309
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.