Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guardiana escriba una noticia?

El paradigma basado en principios

25/09/2009 05:57 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Actualidad. Cambio de paradigmas

La ética del carácter se basa en la idea fundamental de que hay principios que gobiernan la efectividad humana, leyes naturales de la dimensión humana que son tan reales, tan constantes y que indiscutiblemente están tan “allí” como las leyes de la gravitación universal en la dimensión física.

Una idea de la realidad de estos principios y de sus efectos puede captarse en otra experiencia de cambio de paradigma tal como la narra Frank Koch en ‘Proceedings’, la revista del Instituto Naval.

Dos acorazados asignados a la escuadra de entrenamiento habían estado de maniobras en el mar con tempestad durante varios días. Yo servía en el buque insignia y estaba de guardia en el puente cuando caía la noche.La visibilidad era pobre; había niebla, de modo que el capitán permanecía sobre el puente supervisando todas las actividades.

Poco después de que oscureciera, el vigía que estaba en el extremo del puente informó:”Luz a estribor”.

“¿Rumbo directo o se desvía hacia popa?” gritó el capitán.

El vigía respondió “Directo, capitán”, lo que significaba que nuestro propio curso nos estaba conduciendo a una colisión con aquel buque.

El capitán llamó al encargado de emitir señales. “Envía este mensaje: Estamos a punto de chocar; aconsejamos cambiar 20 grados su rumbo.”

Llegó otra señal de respuesta: “Aconsejamos que ustedes cambien 20 grados su rumbo”.

El capitán dijo: “Contéstele: Soy capitán; cambie su rumbo 20 grados”.

“Soy marinero de segunda clase –nos respondieron-. Mejor cambie su rumbo 20 grados”.

El capitán ya estaba hecho una furia. Espetó: “Conteste: Soy un acorazado. Cambie su rumbo 20 grados”.

La linterna del interlocutor envió su último mensaje: “Yo soy un faro”.

Cambiamos nuestro rumbo.

El cambio de paradigma experimentado por el capitán –y por nosotros mientras leíamos el relato- ilumina la situación de un modo totalmente distinto. Podemos ver una realidad que aparecía reemplazada por una percepción limitada; una realidad tan importante para nuestra vida cotidiana como lo era para el capitán en la niebla.

En la actualidad, muchos de los paradigmas sostenidos por años se hicieron trizas, y los que seguimos aferrados a ellos vemos, con un sentimiento de frustración, trastocados algunos de nuestros principios.

Otro paradigma es el de los tatuajes

Uno de los más importantes y que ha mutado radicalmente, es el paradigma del matrimonio. En las últimas tres décadas ha perdido el valor de sagrada institución, hoy en día los jóvenes conviven sin prejuicio, ni papeles, sin boato o ceremonia.

En su gran mayoría sólo conviven, se aman y se respetan. Obviamente hay quienes siguen los pasos de sus padres y cumplen el ritual, pero cada vez son los menos.

Tal vez, este nuevo paradigma sea mejor, el nuestro ha fallado, la cantidad de divorcios de la gente de nuestra generación, es más que importante. La cantidad de hogares unipersonales es abrumadora.

Seguramente todos estos jóvenes, muchos de ellos hijos de padres separados, no quieren repetir los pasos de sus predecesores, entonces intentan nuevas formas de convivencia, nuevas vinculaciones, otro paradigma.

Está bien? Está mal?

Sólo el tiempo dirá lo que tenga que decir.

Otro paradigma es el de los tatuajes.

En nuestra época, no la actual, hablo de treinta años atrás, el tatuaje se asociaba con lo delincuencial, con la gente de los penales, ellos eran los que llevaban esos tatuajes burdos, azules, realizados con birome, toscos.

Y esa ha sido nuestra percepción por años.

Hoy en día se hacen tatuajes hasta señoras muy paquetas de Barrio Norte, de más de cincuenta años.

Vemos muchachos y muchachas hermosos con dibujos coloridos por todo su cuerpo que no se borraran jamás!!!! Y tan contentos…

Sin ir más lejos tengo uno de mis críos que es tatuador profesional, y obviamente, tiene muchos tatoos en su hermoso y esbelto cuerpo, es muy guapo, imaginen, cuando empezó a tallarlo de colores y figuras, mi desesperación no tenía límites.

A él le siguió su hermano mayor!!

Allí colapsé totalmente, porque éste era y es formal, serio, intelectual, el otro es artista y bohemio, pero a éste que bicho le había picado?

A la fecha sólo falta el más chico, que en cualquier momento se aparece con alguno/s, no me cabe duda alguna.

La resignación me acompaña y debo aprender a ver con una nueva mirada, desprenderme de la anterior, pues hasta mi madre de setenta y ocho años está por hacerse un tatoo.

Ha cambiado el paradigma amigos!!! Habrá que aggiornarse entonces!!

El paradigma del matrimonio


Sobre esta noticia

Autor:
Guardiana (117 noticias)
Visitas:
4998
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Mhm (25/09/2009)

Podría yo preguntar, cuáles son los paradigmas que tú en lo personal has cambiado o cuáles te gustarían cambiar y cuáles no aunque la época en la que vivimos ya los haya cambiado?

0
+ -

Guardiana (26/09/2009)

Hola amiga: en lo personal creo que el cambio de paradigma del matrimonio, tal como lo plantean los jóvenes hoy, tiene más posibilidades que el nuestro. Es más libre y tiene muchas más fuentes de alimentación para compartir entre la pareja.

0
+ -

Guardiana (26/09/2009)

Otro que ha cambiado y no me va para nada, es el del individualismo, extraño las familias multitudinarias, los domingos con tías, sobrinos, abuelos, primos, hijos, perros y gatos. No me gusta en lo más mínimo esto de los cotos unipersonales. Tú que opinas? Con cariño Guardiana.