Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El Vaticano y los transgénicos

03/08/2019 07:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La reunión en la que participaron científicos de todo el mundo con el propósito de aclaarar el tema, el vaticano reafirma su apoyo a los alimentos modificados genéticamente ,

 

 El Vaticano respalda los alimentos transgénicos,   tema del que ya se ha hablado en otras ocasiones en el Gastronomía & Cía. El caso es que tras la celebración de la reunión que organizó la Academia Científica Pontificia del Vaticano hace meses, hoy conocemos las conclusiones resultantes de dicha reunión.

 Seguimos desgranando las conclusiones de la reunión, el Vaticano respalda los alimentos transgénicos, pero podemos sospechar que los datos que hemos ofrecido son conocidos por la Academia Científica Pontificia del Vaticano, por lo que se puede deducir que son otros los intereses que provocan el respaldo de este tipo de alimentos por parte de la iglesia. Se habla de cambio climático, la falta de agua y la imposibilidad de seguir utilizando los métodos de cultivo actuales, se habla también del abuso de pesticidas, práctica inaceptable para la sostenibilidad medioambiental. Claro, el glifosato es más respetuoso con el medio ambiente, o quizá el glufosinato con el que se trata el arroz transgénico LL62 (ironía pura y dura).

 

 

 

El Vaticano se muestra en el informe Seguridad Alimentaria en plantas transgénicas en el contexto del desarrollo. En las conclusiones podemos leer que

esarrollar una campaña de apoyo a los alimentos modificados genéticamente

, manla reunión en la que participaron científicos de todo el mundo con el propósito de difiesta y reafirma que la utilización de transgénicos es necesaria para combatir el hambre en el mundo. Hablan de los millones de personas que están desnutridas y que necesitan con urgencia el desarrollo de los nuevos sistemas productivos y tecnologías agrícolas ´Se podría decir que apuestan claramente por una nueva revolución verde transgénica.

 Parece que no ha habido bastante con el fracaso de la que se denominó revolución verde, nombre que se otorgó al gran aumento productivo agrícola en los años 60. El incremento estaba asociado a las nuevas prácticas como la selección genética, el uso extensivo de fertilizantes, pesticidas, herbicidas, fertilizantes, la generalización del monocultivo…. Ese cóctel en su momento incrementó significativamente la producción agrícola, cuyo lema abanderado era poder luchar contra el hambre y la desnutrición.  Todas estas prácticas que en principio eran recomendables, pero aparecían todo tipo de problemas adyacentes dignos de tener en cuenta.

 

Quienes entonces proclamaron y respaldaban la revolución verde (que lamentablemente sabemos, no redujo el hambre en el mundo sino todo lo contrario. El hambre ha crecido desde entonces significativamente. Retomamos las palabras de Pere Arús, investigador agroalimentario del IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Alimentaria El investigador asegura que en los campos de cultivo donde no hay plaga de taladro, los alimentos transgénicos no son más productivos.

 

Por tanto, concluir que este tipo de alimentos podrá reducir el hambre en el mundo es una completa falacia. Se argumenta el notable crecimiento de la población en las próximas décadas y recordemos que en torno a este tema ya se ha hablado en otras ocasiones, por ejemplo en el foro organizado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).Se celebró el año pasado y  tenía por título Cómo alimentar al mundo en 2050. Es necesario recordar que la población mundial alcanzará los 9.000 millones de habitantes y las necesidades alimentarias obligará a producir hasta un 70% más de alimentos, especialmente para poder alimentar a los países en vías de desarrollo. Teniendo en cuenta las palabras de Pere Arús, es evidente que los transgénicos serán una ayuda totalmente inútil.

Más sobre

 

Arnas poderosas de dos filos

 

La biotecnología o la manipulación genética son armas poderosas que pueden realizar grandes proezas, se pueden obtener alimentos desarrollados en sequía extrema, o producciones en tierras estériles con alto contenido salino, se pueden obtener alimentos como el maíz transgénico vitamínico cuyo objetivo es mejorar la calidad alimentaria y aportar aquellos minerales y vitaminas que son necesarios para complementar la alimentación de los países del Tercer Mundo…. Pero no, se desarrollan alimentos insecticida, las palabras de Juan Felipe Carrasco nos explica que los alimentos transgénicos como el maíz Mon 810 no son alimentos resistentes, son alimentos insecticidas gracias a unas toxinas, ya que no evitan que el insecto quiera comer, sino que termina muriendo por la toxina que produce el maíz. Dicha toxina se denomina Cry1Ac y se ha obtenido a partir de la bacteria Bacillus thuringiensis, patógeno que fue utilizado antaño como insecticida comercial.

 

El Vaticano debe creer y predica su fe en los alimentos transgénicos y asegura que no hay nada malo en su producción, recomienda que la comunidad científica incremente sus esfuerzos para lograr obtener mayores producciones alimentarias en beneficio de los países menos desarrollados (ya… como ocurrió con la revolución verde). Continuamente habla de los países más pobres y la introducción de alimentos modificados genéticamente para mejorar las condiciones de los agricultores.

 Es obligado citar entonces el post Consecuencias del cultivo de transgénicos en los países en vías de desarrollo, en él podemos ver un vídeo de la BBC que denuncia el fin de muchos agricultores por haber comprado y cultivado semillas transgénicas en cantidad y no haber podido hacer frente a sus deudas. La razón es simple, las semillas son caras y su rentabilidad depende de la cosecha, si esta no es suficientemente productiva, los campesinos acaban arruinándose, ¿pero no eran más productivos?

 

Es necesario buscar alternativas, utilizar la manipulación genética y la biotecnología puede ser muy eficaz, pero no tal y como la están utilizando algunas multinacionales biotecnológicas, que en lo único que piensan es en hacer crecer sus beneficios obviando cualquier daño colateral. En el informe Seguridad Alimentaria en plantas transgénicas en el contexto del desarrollo, al que se puede acceder a través de esta web, proporciona un gran número de estudios y conclusiones que son evidentemente favorables para el desarrollo de los cultivos transgénicos, aunque también se pueden citar algunos estudios que indican lo contrario: Los alimentos transgénicos pueden provocar infertilidad, el estudio que indica que el consumo de alimentos transgénicos afecta al crecimiento y la capacidad reproductiva de los mamíferos o El glifosato es muy tóxico para los seres humanos, y hay muchos más que podríamos recordar.

 

La Academia Científica Pontificia del Vaticano no muestra imparcialidad y no ha contado con opiniones contrarias al uso de este tipo de alimentos, para los científicos resulta erróneo.

El mismo Juan Pablo II después de haber dado su aprobación a estos alimentos transgénicos en 1982,  mandó hacer su propio huerto en el Vaticano en donde las monjas sembraban todo ecológicamente ¡sin ningún tipo de pesticidas ni de fertilizantes!, alimentos orgánicos que como es lógico imaginar, consumía el papa Emérito Benedicto XVI quien también ha apostado por la difusión de la Biotecnología.

ROMA. La Santa Sede convocará antes de final de año una reunión de expertos para debatir el uso de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o transgénicos en la agricultura y decidir su postura sobre esta cuestión, informa Efe. Según comunicó ayer el arzobispo Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, este organismo convocará el próximo otoño un encuentro para estudiar «desde el punto de vista científico y humanitario» el tema de los transgénicos. En diversas ocasiones el Vaticano se ha mostrado a favor del uso de la biotecnología si puede ser útil en la lucha contra el hambre y si no supone un riesgo para la salud humana y el medio ambiente. El drama del hambre, recordó Martino, «llama a la conciencia de los cristianos, por lo que la Iglesia católica sigue con particular interés cualquier desarrollo científico que permita acabar con una tragedia que aflige a gran parte de la humanidad».

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1603 noticias)
Visitas:
1363
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.