Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Joel Suarez escriba una noticia?

¿Por qué nos encontramos a las mismas personas todo el tiempo?

15/02/2017 22:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando la vida nos reencuentra con nuestro pasado vez tras vez, parece que nos estuviese diciendo que; aunque a la mayoría le parezca un hecho aislado, puede que este fenómeno nos quiera revelar algo acerca de nuestro interior

A lo largo de nuestra vida parece que nos encontráramos vez tras vez inmiscuidos en las mismas situaciones o relacionándonos con el mismo tipo de personas. Allá donde vayamos parece que fuesen las mismas personas pero con rostro y situaciones distintas las que integran nuestros espacios de trabajo y recreación. Y entonces comenzamos a ver la cara de nuestros familiares mas cercanos en aquella persona que por casualidad nos hemos encontrado.

 

Para intentar entender el por qué la vida nos reencuentra con la misma piedra de manera cíclica: personas que nos maltratan de manera afectiva, o por el contrario personas infravaloradas a las que maltratamos. Tiranos que no piensan ni un momento en lo que sentimos o seres que nos dan la terrible responsabilidad de hacerlos felices; debemos recordar que todos alguna vez fuimos niños, y que como todo niño necesitábamos el afecto y el reconocimiento de nuestros padres. Lamentablemente para la gran mayoría de las personas esto nunca sucedió o por lo menos no de una manera sana. Así que todos de alguna forma venimos rotos desde niños, nuestros padres hicieron lo que pudieron con nosotros sin entender la complejidad que se desarrolla en torno a un ser humano cuando se decide traerlo al mundo.

 

En aquella época cuando comenzábamos a descubrir la vida, aprendimos estrategias para lograr que nuestros padres nos prestaran atención, fue una manera de sobrevivir, nuestro profundo deseo de sentirnos amados por nuestros padres nos llevó a desarrollar ciertas actitudes para que nos prestaran atención. De este modo muchos de nosotros por ejemplo lográbamos su atención no comiendo; pues era en estos momentos cuando nuestros padres nos dedicaban unos segundos en reprendernos y aunque esto está lejos de ser una atención sana, nuestra mente de niños solo quería aquello que buscábamos: esa mirada que dijera que éramos importantes para ellos.

 

Entender que todos somos niños heridos en algún aspecto de nuestra vida no nos debe poner en una posición de culpa contra nuestros padres; ellos hacían lo que podían, y si nos sentamos a observar, notaremos que es mas bien una cadena: los padres de nuestros padres fueron incluso peor criándolos. Deberíamos entonces sentirnos agradecidos de que la vida nos de la oportunidad de trascender los errores de nuestros antepasados para que nuestros hijos no tengan que pasar por ellos.

 

Es entonces el perdón el puente, cuando perdonamos de corazón el daño que nos infligieron podemos soltar las estrategias inconscientes que utilizamos en nuestra vida adulta para que nos amen. La vida nos encuentra con lo que somos, nos pone en frente a esas personas que se convierten en espejos para que afrontemos el hecho de que somos nosotros quienes las llamamos. “El asesinado no es inocente del crimen de su asesino” decía el poeta Kahlil Gibrán.

Cuando perdonamos de corazón el daño que nos infligieron podemos soltar las estrategias inconscientes que utilizamos en nuestra vida adulta para que nos amen

 

Es doloroso admitir que nadie nos causó daño sino que fuimos nosotros mismos. Y solo cuando nos encontramos con esa persona pudimos acceder al milagro de hacer consciente aquello dentro que estaba funcionando como una antena: llamando sin fin a un tipo de persona específica. Si lo vemos desde otro punto de vista, es maravilloso que la vida funcione de esta manera: te hace chocar con la misma roca hasta que simplemente la trasciendes.

 

 

¿Que podemos hacer entonces si estamos en un relación afectiva o de trabajo que no da frutos?. Hay una serie de conceptos que deberíamos conocer:

 

1 - Lo primero es que querer ser ideal; queriendo ser perfecto para alguien causa mucha ansiedad y sufrimiento. Cuando aceptas tus miedos mas profundos puedes superarlos. Es distinto cuando luchamos contra ellos. Muchas veces no queremos sentir miedo, no queremos ser mentirosos, miedosos, cobardes, inseguros. Queremos mostrarnos ante los demás como la perfección hecha persona. Pero como hemos visto esto solo atrae mas sufrimiento. Amarnos tal como somos nos da la habilidad de observarnos y solo a través de esta mirada benévola podemos ser mejores.

 

2 - “Soy digno de amor tal como soy” es lo que deberíamos repetirnos cada mañana, pues el único motivo para que alguien nos ame es que quiera amarnos. Dejemos atrás las estrategias y dejemos atrás también el hábito de tratarnos mal. Cuantas veces decimos que una persona se vanagloria si habla bien de ella pero cuando se trata de manera despectiva entonces nos parece un ser humilde. La verdadera humildad es reconocer que cada uno de nosotros es un ser maravilloso y no hay nada de malo en ello.

 

3 - Recuperar la honestidad con nosotros mismos es el secreto. A partir de ahora debemos comprometernos en tratarnos con respeto. Solo así logramos comenzar a encontrarnos con personas que vibren en una sintonía de amor incondicional.


Sobre esta noticia

Autor:
Joel Suarez (6 noticias)
Visitas:
2312
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.