Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ernesto R. Del Valle escriba una noticia?

Entrevista al Escritor Ernesto R. Del Valle

12/06/2010 22:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con mucho orgullo les presento una entrevista más que interesante es muy enriquecedora para quien la lea, es de un escritor muy admirado y respetado por muchos escritores, el nació en la bella Cuba, actualmente reside en Miami, USA

POR: Palmira Ortiz Fernández (México)

1.- ¿Cual es su nombre completo? ¿Tiene un seudónimo literario?

R.-Mi nombre tuvo un origen totalmente insólito, a falta de uno, me endilgaron tres. Ernesto, gracias a mi padre, Manuel, por mi abuelo paterno (a quién nunca conocí) y Ricardo (por el santoral que aparecía en el anverso de las hojas independientes para cada día, en aquellos almanaques de la época en que yo nací, un año antes de la invasión a Polonia por parte de Alemania y el comienzo de la 2da Guerra Mundial.

También tuve problemas con mis apellidos porque solamente llevaba los de mi padre, las razónes? la desconozco, son tan intrincadas que nunca quise ni quiero conocer. Antes de cumplir mis dieciséis años mi madre, ante un juez, eliminó el segundo apellido de mi padre y puso el de ella. Esta acción de darme su apellido, me hizo respetar mucho más su condición de mujer y madre. Al Triunfo de la Revolución Cubana en 1959, se institucionalizó en el país el carnet de Identidad para cada ciudadano, allí tuve la oportunidad de eliminar el nombre Ricardo y quedar solamente con los nombres de mi padre y mi abuelo.

Mi nombre actual es, Ernesto Manuel Rodríguez del Valle y como seudónimo literario he asumido desde siempre el de Ernesto R. del Valle ó simplemente, del Valle.

2.- ¿Hay algún libro en especial que le produjo impacto a usted como lector adolescente?

R.-De mi infancia no recuerdo libros en casa. Éramos muy pobres, papa no tenía trabajo fijo. Se iba de madrugada para la terminal de ómnibus locales con la finalidad de hacer suplencias, a veces se quedaba lo que se dice en ‘ blanco’ y regresaba de noche, sin nada. Mamá hacía algunas costuras durante el día en su máquina ’ Singer’ y se ganaba algunas monedas con las que compraba algunos víveres para hacernos una sopita e ir a la cama con algo caliente en el estómago. Mis padres se divorciaron teniendo yo solamente siete años. Recuerdo como en brumas que tuvimos que dejar la casa donde viví mis primeros años infantiles para ir, junto con mi hermano menor y mamá, a casa de una tía abuela.

Papá nos sacaba a pasear a mí y a mi hermano, todos los domingos, era un día fabuloso, íbamos a un parque o a algún cine, etc. Uno de esos domingos el paseo se tornó larguísimo, fuimos a dar a casa de una prima de papá que residía en una Colonia de caña llamada Los Burros en el Municipio de Florida, en Camagüey. Fue lo que hoy se llama un rapto. Allí conocí el canto del jilguero, las acrobacias de un perico en su jaula y me embelesaba viendo el verdor de las cañas iluminado por el sol. Vi a los macheteros en largas filas caminando hacia los cañaverales y no los veía regresar porque terminaban de noche. Luego volvimos a Camagüey y vivimos un tiempo con una tía, hermana de papa, Rosa, hasta que mi padre se casó y nos fuimos a vivir finalmente, con él y su nueva esposa.

En todo ese tiempo nunca ví un libro, mi padre solamente leía los periódicos, así lo recuerdo.

A los catorce años me cayó a las manos, no sé ni cómo Veinte poemas de amor y una canción desesperada’ , ya había leído anteriormente en el colegio a José Martí, sus versos sencillos, sus relatos de La edad de oro y leí algo, muy epidérmico, de un poeta que gozaba de gran salud literaria en aquella turbulenta década del cincuenta, me refiero a José Ángel Buesa (nacido en Las Cruces, Las Villas 1910, fallecido en Rep. Dominicana en 1982) poeta romántico con un claro tono de melancolía en todos sus versos. Quizás recuerdes el Poema del renunciamiento. Era un furor en aquellos años. También había leído a algunos poetas españoles del Siglo de Oro, recuerdo a Góngora, a Quevedo, luego Espronceda, Adolfo Becquer y hasta Darío y todos los demás... pero nada me electrizó tanto como aquellos versos de Neruda en Veinte poemas de amor y..., en un momento de nuestras vidas, en que ese sentimiento nos ahoga ante los ojos martirizantemente negros y el cabello de una niña de nuestra edad, alborotado por el viento. De Martí, me llegaba aquella profundidad humana, aquel enfrentamiento con lo social, aquel espíritu incansable y unificador, aquel sentimiento de Patria, pero Neruda, como dije, me electrificó. Aquel poema Veinte, fue como un chorro de miel sobre... qué decirte... sobre mi adolescente corazón chamuscado por el primer amor.

No empecé a escribir sin embargo hasta más tarde, después de los diecisiete o dieciocho años.

3.- Cuéntenos de su primer escrito ¿Que edad tenía cuando lo escribió?

R.-Conocí a quien iba a ser la madre de mis hijos, sin saberlo ninguno de los dos, a los diecisiete años, yo era muy delgado, muy inquieto y muy loco, vivíamos a tres casas de por medio. Nunca la había visto pues ella tenía veinticuatro años y estudiaba magisterio en la escuela Normal para Maestro; yo trabajaba como un mensajero insignificante de una bodega. Una tarde de un día de semana que ni recuerdo, caminando apurado y sin ver, siento que tropiezo con alguien, veo que es una muchacha linda, agradable, uniformada, veo también que se le caen los libros con el golpe que le di, me disculpo y le ayudo a recoger los cuadernos y sigo mi camino como si nada, sin embargo al pasar el tiempo llegamos a tener una amistad desinteresada, ella tenía novio y yo... ni pensaba en ella con interés, pero fue naciendo entre nosotros una comunión celestial, una amistad firme, dulce, terriblemente tejida con hilos por entonces desconocidos del amor. Y comencé a escribirle lo que pensé eran poemas.

Todos Ellos prehistóricos, horribles y terriblemente mal escritos, guardados por ella, aún hoy como algo muy querido, aunque vivimos nuestras vidas separadas luego de casi treinta y cinco años de unión.

En 1962 llega a mis manos una edición de la revista Mella en la que anunciaba las bases de un concurso literario. Recuerdo que estaba en una pizzería, en el centro de la ciudad y en una página de la revista esbozo unos versos, aquello estaba lleno de clientes y había tremenda ‘ bulla’ como decimos los cubanos, todos hablando a la misma vez. Pero algo insólito Palmira, cuando comencé a escribir aquellos versos sentí un silencio especial, redondo, solamente escuchaba la voz interior de quien me iba dictando aquel intento de poema.

Para sintetizar, lo envié como decía las bases y cogí una Primera Mención. Esa fue la puerta de entrada a la Brigada ‘ Hermanos Saiz’ de la que fui fundador junto a otros muchos jóvenes más.

Así que aquella etapa de mi vida literaria mucho tiene que ver hoy, con lo que hago y vivo.

4.- ¿Cuántos libros tiene? ¿Cuales son?

R.-Tengo varios libros escritos en todos los géneros, relatos infanto-juveniles, cuentos, poesías de todo tipo, incluyendo las décimas, ninguno de estos libros han sido editados. Mi querido amigo y canta autor Miguel Escalona, ya fallecido, me dijo cierta vez que yo era el poeta inédito más conocido entre los contemporáneos y creo que es verdad.

Aparezco en varias antologías de poesías publicadas en Cuba, Argentina y España

Colección Hnos Saiz [Edit. UNEAC. Cuba, 1967];

Punto de partida [Edit. Pluma en Ristre, Cuba, 1970]

España Republicana [Madrid, 1971]

Cormorán y Delfín [Argentina, 1972]

Colección de Poesía Cubana [OCLAE, Cuba, 1979]

El problema es estar localizable [Edit. Oriente, Cuba, 1991.

Palmira puedo decirte que mi literatura ha pasado por buenas y malas en cuanto a momentos se refiere, pero siempre, aunque no se haya editado, ha vencido el tesón y la voluntad de escribir,

Mira, tuve la rica experiencia de que, durante mi permanencia de cuatro años en Santo Domingo, me publicaran un total de veinte cuentos en el Tabloide Cultural ENFOQUES, del desaparecido diario EL SIGLO. Estos cuentos los he llevado a un cuaderno con el título Cantar la vida. En 2006, obtuve en Miami un DIPLOMA DE MERITO, en el IV Concurso Internacional de Poesía que auspician las Escuelas Lincoln-Martí.

Y en El 2007 la Revista Digital AVE VIAJERA por instancias de su Editor mi amigo colombiano, Sr. Joseph Berolo me seleccionó como poeta del mes en su nro. de Febrero.

5.- ¿Lee usted su obra de nuevo?, ¿después de escribirla, forma parte de su lectura?

R.-Sí, cómo no, y mucho, la leo con ojo critico, por ejemplo, releo todos mis poemas pero los de Alabanzas y Alucinaciones son una constante en mi lectura, ya no con ojos críticos, sino para retroalimentarme de los variados temas que tienen esos poemas en una segunda, tercera, y hasta cuarta lectura.

La literatura infantil, igualmente, me considero un fan de mi mismo y no peco de narcisista en este aspecto porque soy suicida me inmolo ante la construcción de un verso, o de una línea prosaica, borro, vuelvo a borrar pero déjame decirte, nunca he tirado al cesto un poema, a todos los he trabajado dejando en ellos mi constancia.

6.- ¿Cuál es su reacción ante su obra ya editada en un libro?

R.-Cuando vi mi primer poema publicado en la revista Mella, eso fue en 1962, salí corriendo para donde mamá a enseñárselo, la pobre se puso muy contenta y me dijo ‘ saliste a tu bisabuela, periodista’ . Ya luego me publicaban en el diario de la Provincia, algún cuento, algún artículo o comentario y lo veía como algo normal, como algo que lógicamente debía suceder si en verdad escribía para ello.

7.-Cuéntanos sus actividades como escritor y sus proyectos.

R.-Ay, mi querida colega, qué puedo decirte, mira, en el año 63, nos reunimos varios amigos alrededor de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba) en su filial en Camagüey para laborar en base a la creación de lo que sería la Brigada Hnos Saiz. Íbamos a los centros estudiantiles, fábricas, unidades militares a leer nuestros ripios de poemas a los presentes y siempre había tres o cuatro que sacaban un papel y nos leía su poema, A esos los citábamos para atraerlos a la Brigada la cual al fin quedó fundada creo que en Octubre del 1964. La Brigada me aportó un conocimiento, no de preceptiva literaria, sino de trabajo promocional con los incipientes escritores que se acercaban a nosotros de manera humilde. Muchos miembros de aquella Brigada Hnos Saiz son hoy voces certeras en la Literatura Cubana Contemporánea, como son el caso de, por ejemplo, Roberto Manzano Díaz, Francisco Garzón Céspedes, Efraín Morciego, Hilario García Benítez, Carlos Victoria Olivera, fallecido recientemente en Miami, los hermanos Raúl y Efraín Doblado, Roberto Rivacoba, Oriol Marrero etc. artistas plásticos de la talla de Nazario Salazar o Joel Jovert, René de la Torre, Gabriel Gutierrez,

Hoy, aquí en Miami, atenazado por la tanta y tanta apatía, donde la Literatura no es vida, sueño, esperanza, humanidad, sino dinero, interés, mezquindad, estoy editando de manera digital y sin ánimo de lucro, la Revista Literaria Guatiní, que bien conoces, como miles de sus lectores en toda América Latina y El Caribe

8.- ¿Le gusta más ver publicados sus escritos ó recitarlos ante el público? ¿Qué es lo que más le gusta de los recitales?

R.-No es un problema de gusto, ni de necesidad, al menos para mí, pienso que es algo tan personal tener un libro publicado, que se escapa a cualquier tendencia efímera; solamente he visto poemas míos publicados en Antologías y saber que cientos de hombres y mujeres leen lo que yo he escrito me hace sentir tal complacencia y responsabilidad como gratificación dentro de mí que es, no sé, difícil de explicar. Los recitales te enfrentan a un público crítico, al menos en Cuba, el público que asiste a los recitales quiere conocer motivos y causas de lo que el poeta lee de lo que está escuchando. Eso es bueno porque el autor confraterniza con sus lectores y se forma ese vínculo entre vivencias y comprensión de las mismas.

Pienso que la poesía sigue siendo ese hilo conductor que une al Hombre con lo inmenso e infinito a través de los siglos. Siempre me viene la imagen del primer hombre o mujer que dijo su primer verso a la luna o al viento o al sol, dentro de una caverna. Te imaginas, Palmira?

Martí dijo cierta vez que la crítica debía ser “como un látigo con un cascabel en la punta.” Dicho esto, no deseo hablar nada más sobre la crítica literaria que se escribe en muchas partes del mundo

9.- ¿Cuáles son sus escritores favoritos (de los antiguos y de los modernos)? ¿Que escritor le hubiera gustado conocer?

R.-Favorito de favoritos, José Martí, su palabra infunde amor, patriotismo, humanidad. Sencillez y humildad. Es, a pesar de los años un autor al que hay que recurrir en busca de respuestas a los tantos desafíos artísticos, sociales y políticos existentes.

Neruda, Vallejo, Miguel Hernández, Antonio Machado, Federico García Lorca, Juana de Ibarburou, los de más acá, Nicolás Guillén, Roque Dalton, etc

Conocí al primer escritor de carne y hueso Lucio Estévez, en 1963, entonces con un libro editado Sur y Poesía. A él le presenté en la Sede de la UNEAC, en Camagüey, mi rústico poemita presentado en un Concurso, como pasaporte a la aún no creada Brigada ‘ Hnos Saiz’

Luego, durante los años 65 al 73, pasaron por Camagüey, en actividades literarias con la ya fundada Brigada Hnos Saiz muchos escritores de la generación del 53, algunos ya fallecidos tristemente, como mi coterráneo Luis Suardíaz, con quien confraternicé en muchas oportunidades, conocí y compartí muchas veces con Nicolás Guillén, Roberto Branly, Helio Orovio, Roberto Díaz Muñoz, Pablo Armando Fernández, César López, Manuel Díaz Martínez, Heberto Padilla y con la hermosa Belkis Cuza Male. De Santiago de Cuba, conocí a los bisoños miembros de la Columna Juvenil de Escritores y Artistas, Jesus Cos Causse, y a Efraín Naderau con quienes pasamos muchas madrugadas leyendo nuestros poemas en el parque Agramonte; conocí a Waldo Leyva Portal, estudiante universitario en ese entonces con quien compartí versos, opiniones y cuartillas. También conocí al poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, quien me llamaba tocayo.

Me hubiese gustado haber conocido a Pablo Neruda, entre otras cosas, para preguntarle si de verdad él siguió siendo el mismo después de Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

10.- ¿Qué opina de los críticos literarios? ¿Qué sentido tienen hoy en día? ¿Recuerda alguna anécdota a este respecto?

R.-Martí dijo cierta vez que la crítica debía ser ‘ como un látigo con un cascabel en la punta.’ Dicho esto, no deseo hablar nada más sobre la crítica literaria que se escribe en muchas partes del mundo por algunos que apenas si tienen conocimientos de lo que es rima y métrica.

Como autor muy pocas veces, creo que nunca he criticado la obra de nadie, he hecho comentarios, he dado sugerencias, he ayudado a salir de dudas en preceptiva, pero critico, no me considero como tal. Escribo ... y es bastante.

11.- ¿Qué opina de los premios de poesía?

R.-Los premios en poesía son galardones que nunca o muy pocas veces reflejan la realidad del valor de las obras que alcanzan el triunfo. Hay obras premiadas que, por favor, se merecía haber sido calcinada en la primer lectura. Si hablamos de los ‘ jurados’ de ciertos concursos, bueno... silencio.

12-¿Qué ha pasado después del llamado "boom" literario latinoamericano? ¿Hay nuevos García Márquez, Vargas Llosa, Fuentes?

R.- Te faltan autores como Alejo Carpentier, Lezama Lima, o Cortázar. Te digo, querida Palmira y quizás me acusen de pecador excluyente; autores que alcancen ese nivel de exaltación Universal? Creo que no. Como no habrá quien supere a un Davinci ni un Miguel Ángel. ni una Alicia Alonso, ni un Brindis de Salas, o a un Charles Chaplin y muchos que han besado el cielo con su Arte y tú conoces. Aunque hay cierto despertar en la literatura que se escribe en la Internet, en la que hay autores que manejan conceptos y vivencias de una textura tan humana y equilibrada que pueden llegar algún día ser reconocidos a nivel Internacional y nos sorprendan con ese llamado ‘ boom’ que ha sido manejado siempre por intereses comerciales y económicos más que literarios. Alguien, algún día, cambiará esto. Esperemos.

13.- ¿Qué influencia ha tenido en las sociedades desarrolladas la incorporación de la mujer a la cultura?

R.-Mucha e importante influencia Palmira, Fíjate, mujeres como Alicia Alonso en el Ballet; Isadora Duncan, en la danza; Chabuca Granda; en la composición musical; escritoras, como las hermanas Bronte; actrices como tu paisana María Felix o la hija del héroe de todo el mundo (como ella misma se titula) la californiana nacida en Santa Mónica, Geraldin Chaplin; Valentina Tereshkova, primer astronauta que llevó la belleza femenina a las inmensidades del espacio, y muchas más, son en estos momentos mitos en su carrera profesional y metas a alcanzar por quienes consideren seria y respeten su vocación, cualquiera que esta sea. La mujer se ha dado a conocer dejando de ser un objeto de placer y humillación para ocupar su lugar en la sociedad desarrollada a base de tesón, inteligencia y talento.

14.- ¿Que necesita un escritor para llegar al éxito como un Octavio Paz, por ejemplo?

R.-Mucha pasión, en primer lugar, luego tesón y voluntad para alcanzar nuevas metas y sobre todo leer, poniendo atención a lo que lee, poniendo oreja a lo que escucha y mucho ojo a lo que ve Vivir por sobre todas las cosas sin hacerle daño a nadie. Y estudiar, estudiar y estudiar.

15.- ¿En la actualidad porque cree que las editoriales muy difícilmente editan un libro de poesía nueva?

R.-Porque sencillamente no existe una poesía nueva, estamos escribiendo la misma poesía de hace treinta años atrás, no hay escuela poética que descuelle, La Metapoesía, cuyo Manifiesto se firmó en 1990, en República Dominicana casi veinte años, aunque ya en 1983, diez años antes de su Manifiesto el poeta Guillermo Carnero (Valencia, 1947), había publicado en la Revista de Occidente, el texto "La corte de los poetas", donde recupera la dimensión creativa y teórica de la metapoesía. Es la corriente más nueva, a mi parecer, que se está escuchando, pero no adelanta, está en lo mismo según tu paisana, la poetisa Livia Díaz, hay un artículo muy ilustrativo de esta autora que publiqué en el nro. 38 de la Revista Guatiní

16.- ¿Que país se le hace más inspirador para escribir?

R.- Pienso que el poeta, por esta razón debe dirimir su vocación poética ?y valga la redundancia- en cualquier lugar. Determiné que tanto la cúpula de cristal en que se encapsulan algunos poetas, como la costumbre de escoger cierto lugar para escribir, es lo de menos. Las vivencias te obligan a escribir hasta en una pizzería atestada de clientes, música y gritos.

Pero si hay que escoger, escojo en primer lugar, Cuba. Así pienso a pesar de que, al conocer la zona colonial de Santo Domingo, cierta magia enrumbó mi poesía hacia zonas desconocidas por mí. La mística atrayente de las calles en la Zona Colonial son totalmente parecidas a las del Camagüey antiguo, los altos quicios y puertas talladas, los aherrojados ventanales, etc.

17.-Defina en sus palabras

R.-Metáfora. Un toro al que hay que tomar por los cuernos, si no, te aniquila

Poesía: Respetarla por su condición femenina.

Amor: Infinitud no comprendida aún por su dimensión universal.

Vida: Una gran metáfora. Otro toro al que hay que lidiar para salir del ruedo.

Paz: Paloma herida y triste al pie de una trinchera.

Guerra: Lo nefasto del Ser, en toda la historia de la Humanidad

Racismo: Martí nos enseñó que no existe la raza y sabemos hoy que la autora de sus días, la discriminación es una enfermedad del alma.

18.- ¿Qué haría si pudiera cambiar algo en el apoyo cultural para los nuevos poetas?

R.-Siempre he estado abierto al apoyo cultural. Creé Guatiní, con ese objetivo, darle paso a los jóvenes que exponen sus textos en la Internet. En los foros, a veces pienso que peco de ‘ sabelotodo’ cuando doy sugerencia sobre algún texto lleno de irregularidades y por ese motivo, otras veces, felicito y paso de largo. Pero algo claro, todo el que me envíe un texto para evaluarlo, estoy abierto para la ayuda.

19.- ¿Qué consejo le daría a la gente joven que empieza a escribir poesía?

R.-Mira, Palmira, te voy a colocar la copia de un mensaje por correo electrónico que le envié a un joven participante de un Foro Literario

‘ Desde siempre he sido un promotor de la Literatura y del Arte, me gusta ayudar a la gente joven que con seriedad y respeto se encamina con su esfuerzo, la razón de ello es la ayuda que se me ofreció a tu edad, cuando también me iniciaba en los vericuetos asombrosos de la poesía y no fueron pocos los que me ayudaron a transitarlo, así, como haces, emborronando cuartillas, rompiendo páginas, rehaciendo los versos, ese es el trabajo y de ahí las enseñanzas, otra cosa es leer y leer y leer, a los clásicos, a los que van detrás de mí y a los que vienen delante, a todos hay que leer para sacar las conclusiones y al final ser yo mismo, con las voces de los demás, pero YO, MI ESTILO, ENTIENDES?’

Pienso que es suficiente y aleccionador...

20.- ¿Puedo decir unas últimas palabras?

R.-Confesarte que vivo con mi actual esposa en Miami, que en Cuba tengo una hija quien vive con su mamá, Lizbeth, doctora, también tengo a dos nietas, la más pequeña Eni estudia música (piano y contrabajo); la mayor Legna, es directora de Teatro, poeta, escritora con varios libros editados, En Rep. Dominicana viven mis otros dos hijos Julio Eduardo y Lizet y tres nietos más, el pequeño Jose Antonio, nacido allí de padre dominicano el profesor Manuel Matos Moquete, la nieta mayor Li es periodista y escribe de tarde en tarde algún que otro cuento o relato y la nieta menor Lisa estudia Diseño Comercial.

Darte las gracias por la oportunidad que me has concedido para exponer ideas y conceptos generales sobre mi formación literaria, y desnudar mi interior para darle un baño de modestia. Esto te agradezco querida amiga y colega. OK?

Palmira Ortiz Fernández, mexicana, natural de Tampico, Tamaulipas, México. Licenciada en Informática Administrativa, poeta y novelista reside en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León, México. Co-administradora oficial de Salamaga.


Sobre esta noticia

Autor:
Ernesto R. Del Valle (102 noticias)
Visitas:
10747
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.