Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Escondrijos, atierran los espantos en plena montaña

07/02/2018 17:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los alimentos, deben ser básicos y no aceptan sobornos ni translocaciones

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia- Ficción, / 2;28

 

Es aterrador, ver desde el firmamento mi planeta Tierra y ubicar mi origen terráqueo. A la población, la trasladan al Trono de Hierro, donde serán muertos bajo una gran penuria, los complicados personajes se vadean por el poder y crear más conflictos. Muchos hombres y mujeres se escapan hacia el poniente y el miedo, los hiere como las espadas más afiladas. Muchos, desconocen que esa región es salvaje y peligrosa y, solo el sofá, donde descanso me da seguridad, mi hermana de sangre regalo unos muebles de mi propiedad y solo visualizo vacíos delante de mí, es como un circuito cerrado.

Es un mundo vivido, el pasado es fuerte, como una ley. Aquí ganas o mueres, los héroes caen como moscas, donde la traición, astucia y la fuerza, son armas afiladas. Un mundo, que existe desde la seguridad de mi sofá, el cual fue adquirido a una prima, cuando apenas tenia doce años y papá trabajaba con los gringos en una petrolera, mi tia Melida Vera De Ferrer me daba unos centavos y los reunía, mi trabajo era evitar que los patos ingresaran a la cocina de la casa metalizada y vigilar una imprenta que Rómulo Betancourt escondía bajo tierra hacia el lado, donde se encontraba el potrero principal del ganado. Ahora allí, se alza estruendoso, el hospital civil de Ciudad Ojeda, cerca de la carrera N.

Estoy solo, escondido entre las montañas, es odioso estar afuera y en el pueblo, hay muchos delatores, con su arma muy afilada, la lengua.

Muchos de nosotros todavía no tenemos claro qué soberano se sentará definitivamente sobre el Trono de Hierro, pero Nicolás Maquiavelo, además de que podría haber sido un consejero de la corona excelente, sabría muy bien a qué caballo apostar, pues era buen conocedor de las características que debe poseer un líder para alcanzar (y mantenerse) en el poder, incluso en los convulsos Siete Reinos.

O quizá no importe lo más mínimo. Porque, si hacemos caso de las profecías, la suerte ya está echada, el dragón tiene tres cabezas y Azhukar morirá a manos de uno de sus hermanos. En ese caso, Daenerys bien podría dedicarse a pasear por ahí con sus dragones que, si está destinada a gobernar Poniente, el tiempo se encargará de sentarla en el trono. O quizá no. Quizá para cumplir su destino tenga que transformarse, convertirse en sí misma, como diría Quazim.

Aldana, la deje atrás, es una aprendiz de bruja, saca fantasmas. Su mundo es netamente mágico y esta muy contenta, porque ya es tía, reside en Palmira, una comunidad junto al mar de Uruguay. Su mamá reencarnó conmigo hace años y tenemos la piel idéntica, pero, ella es hembra y, por lo tanto, soy varón. Nos escapamos del Poniente, hace varios años atrás. Tuve que dejarla por celos con Crisol, una teletransportadora, muy inteligente y avezada, pero, extremadamente tozuda, no le gustaba hacer virajes en la nave y, los meteoritos rozaban el vehículo espacial.

Al final de los tiempos, mi destino es el Castillo del Cerro Azul, donde se encuentran enterradas mis dos novias, aunque, tuve que desposarme con una de ellas, la cual me prohíjo, dos ejemplares humanos, hembra y varón. Ambos, me han dado tres varones como nietos, fueron preparados en sueños para proyectar genéticamente, niños varones. Esto, lo explicare más adelante.

He venido luchando con mi microflora intestinal., trato de aprovechar toda sustancia alimenticia y tomar posesión de mis mucosas, es darle vitalidad al cuerpo y tener buena flexibilidad intestinal, porque cada planeta tiene un modelo alimenticio. Algunos muy fríos y otros sofocantes.

Por fortuna, aquí estoy vivo, huyendo de ese lugar atroz de carniceros,

Los alimentos, deben ser básicos y no aceptan sobornos ni translocaciones, mucha gente muere por no saber cocinar y darle temperatura adecuada al cocerlos.

Hay que cerrar los ojos, siento cosquillas en los pies, ha sido una travesía indescriptible y la sangre debe moverse para adecuar los tejidos. Nuestro cuerpo, esta lleno de bacterias, somos barro y el mismo es bacteria.

Me gustar viajar y tomar atajos, nadie logra conocer el camino. Se me apareció una mujer en la pantalla del tiempo, pero, desapareció y transcurren los días y, nada. Dijo que orara por nosotros y desapareció.

La sociedad de este planeta se encuentra dividido en clanes y hay muchos espacios libres en su territorio y cada ciudadano es responsable de sí mismo, no tienen el sentido de la responsabilidad, luce un poco descuidado, como sus habitantes. No comen moléculas energéticas. Es que habitan un espacio terráqueo, pero, su hedor es infernal, como el que desprende el carnicero humano.

La bruja, se pasea con su mascota, cerca de la nave. Es carismática y entrañable, pero, distante y, le gustan las aventuras. Es la única que posee una identidad propia y solo, Aldana puede ocasionar su muerte, porque es una caza fantasma.¿Y lo mejor? Deja siempre un cabo suelto para razonar y esta siempre acompañada por gnomos.

La vuelta del verano, me traía mucha alegría, la familia era ese centro, como todos los años. El lugar era San Esteban Pueblo. La prima Luisa, las hijas de Régulo, Los Ramos. Pero, el Pozo del Coco es nuestra alegría y sentarnos en el lecho del rio en sus partes bajas, ante de llegar al puente de los españoles. Los domingos a festejar con Jehovah, nuestro Rey y guía espiritual. Es sentirse querido y alejado de las voces del mundo y escuchar l trinar de los pájaros y emanar palabras de bienestar, no de las lisonjeras de nuestros compañeros de aula. Es incontrolable esas ideas, al pasar la vieja hacienda de café, el monolito de Esteban y la casa de Los Romer.

Es incansable el camino a tomar. La dinámica de la vida se olvida y, es bueno recordar los placeres primitivos que obtuve al pisar porprimera vez el Seminario Kermaria a pasar unas vacaciones, meses planeando para lanzarme a su gran piscina, pero, nada como el río San Esteban pueblo y las tardes, cuando visitaba los Morenos en la Escalona, ya he envejecido.

Matando al pueblo de hambre, encubiertos en una dictadura  oscura, dominada por la santería.

Queremos volar, sacar resultados y conclusiones. Todo es mimetizado, salimos a trabajar y no regresamos, todos        tienen la sensación de creerse dioses, es el pecado.

Es incansable el camino a tomar. La dinámica de la vida se olvida

Solo deseo pasar una noche de placer y confianza espiritual en mi pueblo, San Esteban de Puerto Cabello, allí nací y me moví hacia el infinito.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (508 noticias)
Visitas:
3416
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.