Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Eurovisión en Gaza

16/05/2018 14:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Francis Ford Coppola lo hubiera rodado con maestría. Dos escenas, intercalándose. En Jerusalén, Ivanka Trump, Jerod Kushner, Binyamin Netanyahu, riendo, brindando, celebrando, durante la fiesta de la apertura de la embajada de Estados Unidos en Israel. Y en Gaza, el Ejército israelí disparando contra miles de manifestantes en la frontera, sin armas, sin la capacidad de dañar con las piedras a los soldados que, metódicamente, los van abatiendo. Pam, pam, más de 50 muertos. Pam, pam, un brindis por Jerusalén, la capital unida e indivisible de Israel. Pam, pam, tres hurras por la alianza entre Washington y Tel-Aviv. Pam, pam, que vivan Donald Trump y toda la casa real saudí.

De banda sonora, Netta canta 'Toy', la canción ganadora del festival de Eurovisión.

Al final, silencio, fundido a negro, primer plano de Netanyahu en declaraciones a la CBS: "Lo intentas de todas las formas, pero los métodos no letales no funcionan en Gaza".

Estos palestinos son incorregibles, hay una cita habitualmente atribuida a Golda Meir que lo resume: "Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros niños. No podemos perdonarles por obligarnos a matar a sus niños. Solo tendremos paz con los árabes cuando amen a sus niños más de lo que nos odian". Incorregibles y culpables, estos palestinos, siempre culpables. Culpables cuando matan a israelíes y culpables cuando los israelíes matan a palestinos. Culpables de vivir en Palestina cuando empezaron a llegar los primeros emigrantes sionistas. Culpables de haberse convertido en un pueblo de refugiados, que ya se sabe que no fueron expulsados, que lo que el historiador israelí Ilan Pappe llama limpieza étnica no fue tal, que en 1948 la gente abandonó sus casas, sus tierras y sus vidas porque quiso, para que Israel tuviera un grave problema de relaciones públicas. Y 70 años después, así siguen, los palestinos, creando problemas de relaciones públicas a Israel, enviando a sus hijos a que los maten para hacer quedar mal a la única democracia de Oriente Próximo. Netanyahu, en la CBS: "Envían (Hamas) a los civiles, mujeres, niños, a la línea de fuego con la idea de que haya damnificados. Tratamos de minimizar los daños, pero ellos pretenden que los haya para poner presión sobre Israel, lo cual es horrible". La deshumanización del palestino es básica en el discurso israelí. No es cosa nueva ni consecuencia de la deriva derechista de la sociedad israelí de los últimos años, sino que entronca de forma directa con el alma colonialista del proyecto sionista. El indígena siempre es un salvaje; el colonizador, un ilustrado civilizado.

Han sido estos días de cara y cruz. La cara de la fiesta de la embajada de Trump en Jerusalén, la cruz de la masacre de Gaza. La cara del 70º aniversario de la creación del Estado de Israel y la cruz de 70 años de la nakba, el desastre palestino. La cara de los ejercicios propagandísticos de Israel para lavar su reputación (Eurovisión, con su inversión en publicidad en Grindr para ganar el voto popular; la salida del Giro) y la cruz de triunfos del BDS como Natalie Portman. La cara de que la Administración Trump ha externalizado su política en Oriente Próximo a Israel y Arabia Saudí y la cruz de la impotencia de la comunidad internacional ante el desastre que el tridente Washington-Tel-Aviv-Riad está pergeñando. La cara de los bombardeos israelíes en Siria y la cruz de la aparente calma de Teherán. Coppola se pondría las botas, tiene donde elegir: coroneles Kurtz por doquier, Vitos Corleone, algún Michael, muchos Fredos, incluso un mundo entero de Martin Sheens corriendo bajo el fuego y preguntando: "¿quién está al mando?" y un soldado que le responde: "¿No es usted?"

¿Quién está al mando? Después de la Unesco, Irán y la embajada de Jerusalén, Israel se siente muy seguro, fuerte. Por si hubiera dudas, los comunicados de repulsa a la masacre de Gaza (desde la UE hasta el secretario general de la ONU, António Guterres, pasando por las cancillerías europeas, entre ellas las españolas) son un exquisito ejemplo de cinismo e hipocresía, al pedir contención a ambas partes y al recordar el compromiso con el proceso de paz basado en la solución de los dos Estados que vivan en paz y seguridad uno junto al otro. Política y diplomáticamente, estos comunicados hacen el mismo daño que la flamante nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén. Son textos (como las políticas de las que emanan) que perpetúan la idea de que estamos hablando de un conflicto más o menos simétrico (al menos con capacidades similares para hacerse daño) protagonizado por dos pueblos que tienen el mismo derecho sobre la misma tierra. No es el caso. Ni es simétrico, ni tienen la misma capacidad de hacerse daño. Uno es el ocupante, otro es el ocupado. El paso previo a cualquier tipo de plan es aceptar esta realidad. En muchos aspectos, Trump no es más que una caricatura extrema y descarnada de las políticas habituales de Estados Unidos. En este asunto, lo único que el presidente hace es llevar al extremo lo que es una realidad desde hace tiempo: que EE.UU. no es un mediador leal sino el aliado de Israel. El Estado hebreo es el 51º Estado de la Unión en tanto en cuanto para Washington Israel no es política exterior sino política interior. Los europeos, en el mejor de los casos, tararean 'Toy' y miran hacia el otro lado.

Abandonados e insultados por EE.UU.; tratados con un cinismo y una hipocresía insoportable por los europeos; muy alejados de la posibilidad de que al zar le interese acogerles en su regazo; sin liderazgo merecedor de tal nombre; considerados como un trasto viejo y molesto por los vientos que corren en el mundo árabe; sin capacidad real de dañar a Israel después de la derrota de la segunda Intifada; masacrados, oprimidos, reprimidos desposeídos del pasado, el presente y el futuro; sin derecho ni a la esperanza, la pregunta al ver las imágenes de muerte de Gaza debería ser: ¿qué les queda a los palestinos?

"El horror, el horror", diría el coronel Kurtz.

Eso es hoy Gaza.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2151 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1185
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.