Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

14
- +
16/07/2017 17:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna

La Tecla Fértil

 

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.

La Tecla Fértil

Evo, injerencia en nuestro país de identidad nacional

 

Evo Morales, en estos últimos de gobierno ha presidido un gobierno que genera fortuna en su economía interna, como de exportación, le sobran recursos para mantener su población, mediante programas sociales cerrados, sobre todo, aquellos que provienen de la exportación de recursos naturales.

A mí, no me interesa, como gasta su dinero, pero, sí como venezolano que quiere contextualizarse con nosotros y apoltronarse con las riquezas que un presidente, ya asediado por un pueblo, le entrega bajo una programación muy bien calculada.

El tema, es sentarse en una silla presidencial, contando con los recursos de una población que sufre de hambre, esto es, peliagudo. Sin conjugar, los esfuerzos que debe hacer un padre de familia para mantener su estilo, ritmo de trabajo y sortearse por las calles de nuestra ciudad.

Deseamos de verdad, que no se involucre de manera directa con nuestros problemas internos, los otros expresidentes vienen por la violación constante y progresiva de Los Derechos Humanos.

 

Ya el período de las vacas gordas paso. Ahora, la situación económica se ha puesto fuerte y, precisamente es el chavismo, respetuoso del Legado de Chávez, es quien desea demandar un estadista capaz para satisfacer expectativas ilimitadas. Hay que dominar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

 

No es lo mismo mandar y disponer cuando la caja está llena, que cuando se debe administrar la escasez para satisfacer expectativas ilimitadas. Ahora las circunstancias demandan un estadista capaz, no solamente de dominar los durísimos problemas que afronta la economía, sino de generar los escenarios para la definición de soluciones creativas.

 

Para ello hay que sentarse, quemarse las pestañas y asumir la tediosa y poco popular tarea de gobernar. El problema es que no sé si Morales y Maduro están predispuestos o en condiciones de hacerlo.

 Corresponde, entonces, que la misma sabiduría, serenidad y, sobre todo, humanidad, sea aplicada en otros casos, particularmente los vinculados a la política interna. Evo, debe alejarse de Venezuela, sus opiniones e injerencia han ocasionado mucho dolor en nuestra identidad nacional.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (78 noticias)
Visitas:
80
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Presidentes
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.