Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Extraños cantos orientales

08/08/2018 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

(...) Algunos años antes de la famosa radiografía y de su divulgación en prensa, Ángel González, maestro e historiador del arte, nos había anunciado ya su tesis: bajo el "cuadrado negro" de Malevich latía el adagio de Alphonse Allais, Combate de negros en una cueva y de noche. Nosotros, además, le estábamos enseñando el boceto de Fyodor Fedorovsky para la última escena de la ópera Carmen de Bizet, en el que el decorado se resolvía con un enorme cuadrángulo rojo, evocador de la corrida y muerte trágica con que se cierra la pieza. La pieza estaba, aún, dentro de la estética simbolista y fue presentada en la Zimin's Opera House de Moscú el 8 de diciembre de 1907. Resultaba, así, que el cuadrángulo negro (bueno, medio negro, su eclipse) de la opera futurista, los famosos decorados Victoria sobre el sol del mismo Malevich, para la ópera del mismo nombre estrenada en 1913 en el Luna Park de San Petersburgo, podían considerarse, ya entonces, una tradición rusa. Ángel González nos habló a propósito de los escritos de Pável Florenski y de su interpretación de la liturgia ortodoxa rusa como obra de arte total, a la manera wagneriana, sí, pero radicalmente encaminado a encontrar un camino original para el arte moderno, en el espacio abierto por cubistas y futuristas. De una manera extraordinaria encontramos a Florenski inspirando otro "momento estelar" de la historia de la humanidad. Parece que Hugo Ball había tenido conocimiento de los escritos del teólogo ruso a través de Kandinsky, un artista por el que sentía verdadero interés. En los preparativos para la declamación del KARAWANE, poema fonético de inspiración bizantina y africana ?las notas de Flametti o el dandismo de los pobres hablan ya de arte negro y letras rusas-, el famoso performance del "obispo volador" que presentara en 1916 en el Cabaret Voltaire, se había valido de Florenski para reconstruir las formas litúrgicas de Dionisio Aeropagita, padre de la iglesia, fundador a la vez de la economía y la estética, santo varón, a quién posteriormente dedicaría estudio y biografía. El español Julio Álvarez de Vayo ?revolucionario en Berlín con Rosa Luxemburgo, Ministro de Estado de la República Española, fundador del FRAP y entonces famoso proxeneta en Zürich- quien ejercía como protector de Emmy Hennings, compañera de Hugo Ball esos días, da fe de esa pasión rusa que acompañaba a los primeros dadaístas prefigurando, seguramente, la revolución de 1917. Da-da, la locución alemana con que una Hennings morfinómana indicaba a su pareja que la sacara de paseo en pleno bajón toxicómano, era entendida por Ball como un afirmativo sí-sí, de origen ruso. También, que esa invitación a caminar se confundiera con himnos religiosos africanos era de su agrado. Todos estos malentendidos se sumaron después a la denominación del dadaísmo como movimiento, al fin y al cabo no se trataba de filología: hablar en jerga, inventar primero nuevos lenguajes para después transformar el mundo. Para Álvarez del Vayo, estos pintores y poetas no eran más que una extraña suma de misticismo y comicidad, que él, como lector español, no dudaba en definir como "el puro esperpento", ajustándose muy mucho a la definición valleinclanesca de lo mismo. La miopía de la crítica literaria olvida que el Esperpento de Valle-Inclán suma por igual el ditirambo futurista y la aceleración bolchevique, una suerte de materialismo sobre-, super- o hiper-realista, que nada tendría que ver ni con lo onírico ni con el realismo socialista. (...)

----------------------------------------------------

De las notas a la versión del KARAWANE de Hugo Ball realizada por Tomás de Perrate con los coros del Niño de Elche entre 2011 y 2015.

Pedro G. Romero es artista.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1339
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.