Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

¡Feliz cumpleaños, Ron!

26/08/2019 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa extraordinaria vida de Ron Paul comenzó en Pittsburgh hace 84 años, hoy, en 1935, siete meses después de que Elvis Aaron Presley viniera al mundo. Le deseamos un muy feliz cumpleaños, y muchos más años de salud y productividad.

Es una persona única que alcanza su punto máximo más tarde en la vida, pero el Dr. Paul se las arregla para hacer precisamente eso. Cualquiera que se encuentre con él se da cuenta de su energía, de su disgusto por esperar o de estar parado, afinado por décadas como médico. A sus ochenta años está en forma, anda en bicicleta, camina, cuida su jardín, y frecuentemente recibe a su familia e invitados en su casa. Su diario Liberty Report, en directo en YouTube, ofrece una excelente salida para su mensaje a favor de la paz sin las limitaciones (y los tediosos viajes) del Congreso.

Nacido en los dientes de la depresión de Estados Unidos, el joven Ron tuvo la suerte de que el negocio lechero de su padre sobreviviera a tiempos muy difíciles en la Ciudad del acero. Sus primeros años lo encontraron yendo y viniendo del camión de reparto temprano en la mañana, en todo tipo de clima, reemplazando las botellas vacías con leche fresca y crema. Esto le valió unos centavos, como también lo hizo la limpieza de botellas e inspección de huevos con una lámpara especial para descartar aquellos con manchas de sangre. Su ética de trabajo se trasladó a una notable carrera en la escuela secundaria como atleta de atletismo, donde estableció el récord estatal de Pennsylvania en los 200 metros de carrera. Durante esos mismos años en Pittsburgh tuvo la doble suerte de conocer a su futura esposa Carol Wells. Una adolescente Carol tuvo el valor de pedirle, en 1952, que la acompañara a una fiesta de Sadie Hawkins para su 16º cumpleaños.

Han estado juntos desde entonces, y se han casado por más de sesenta años. La pareja se sienta encima de una pirámide familiar de hijos (5, donde 3 son doctores en medicina), nietos (19), y bisnietos (10 y contando). Ron señala que ninguno de sus hijos se graduó de la universidad con deudas.

La medicina era su vocación, así que después de la Universidad de Gettyburg en Pennsylvania, los Pauls se dirigieron a la escuela de medicina de Duke a finales de la década de los cincuenta. La Guerra de Corea interrumpió hacia el final de su residencia, así que en lugar de enfrentarse al estatus de soldado como recluta, Ron se alistó a regañadientes en la Fuerza Aérea como cirujano de vuelo. Su razonamiento era simple: en lugar de llevar un rifle y matar a la gente, sería un curandero.

Le gusta recordar un momento memorable de sus años en la Fuerza Aérea, durante una parada de repostaje en Afganistán. Una oficina superior miró hacia la montaña del Paso Khyber y dijo: «¿Ves esas montañas? Esas personas nunca fueron conquistadas». Es un momento muy previsor, teniendo en cuenta lo que las incursiones soviéticas y estadounidenses en ese país traerían décadas más tarde.

Tuve la gran fortuna de conocer al Dr. Paul en 1988, cuando era un joven estudiante universitario entusiasmado por su primera campaña presidencial (con candidatura en el Partido Libertario). Las multitudes eran pequeñas en ese entonces; una sala de reuniones mal iluminada en una posada Ramada Inn en Santa Ana, California, acogió a unos 40 de nosotros. Los teléfonos celulares y el correo electrónico no existían, por lo que organizar una campaña de terceros con un presupuesto muy reducido no fue fácil. Pero Ron perseveró, familiarizándose con Southwest Airlines y los moteles económicos. Estaba sentando las bases ?después de años en el Congreso, innumerables reuniones pequeñas y apariciones interminables en pequeños medios de comunicación? para cosas más importantes muchos años después.

Me mantuve en contacto con Ron a través de su director de campaña, el difunto Kent Snyder. Kent, un héroe silencioso que murió demasiado joven, seguiría al frente de la mucho más grande y mejor campaña presidencial de Ron en 2008. Lamentablemente, Kent se perdió la campaña de 2012. Pero recuerdo una tarde de ese año, unas horas antes de un importante debate de la CNN en Washington DC en el Constitution Hall. Mitt Romney estaba acurrucado en una suite de hotel con docenas de empleados y asesores, haciendo pruebas de última hora de palabras y frases y pensando en cómo evadir o desviar preguntas: «¿Qué corbata usar? ¿Cómo se ve mi cabello? ¿Wolf Blitzer nos preguntará primero sobre la asistencia médica? ¿Alguien hablará de Massachusetts?»

Ron, por el contrario, estaba completamente tranquilo mientras disfrutaba de una simple lata de sopa en su condominio. Ya sabía cómo respondería a cualquier pregunta que le hicieran, y no tenía que preocuparse por ofuscar o contradecir declaraciones pasadas. No era sobre él, era sobre el mensaje. Su clara falta de palabras parsimonias y de una conversación fluida fueron, de hecho, lo que atrajo a tanta gente a ese mensaje. Nunca sonó como un político.

Su filosofía consistente significaba que Ron no complacía a audiencias particulares. Abogó por la legalización de las drogas, por ejemplo, a pesar de que se postuló para el Congreso en un distrito conservador del sur de Texas. Y lo defendió sobre la base de la libertad personal y la soberanía sobre el propio cuerpo, no sólo por los malos efectos sociales de la prohibición. Su oponente en las elecciones legislativas de 1996, el difunto Charles «Lefty» Morris, intentó pintarlo como un peligroso libertario. Pero Ron era demasiado conocido como obstetra en todo el distrito; con su bata blanca de laboratorio y su familia americana era cualquier cosa menos un radical. Recuerdo haber cenado con él en restaurantes varias veces cuando alguien se acercaba a la mesa y decía: «¡Hola, Dr. Paul, me has traído al mundo!» De hecho, dio a luz a unos 4.000 bebés a lo largo de su carrera, y su hija Joy continúa con la tradición en su práctica de obstetricia y ginecología.

Ya sea que hablara en UC Berkely o BYU, a un grupo de la iglesia negra o a una cena de los republicanos, su mensaje siempre fue consistente: paz, libertad, dinero sano, menos poder del Estado, más libertad personal. Esperemos que ese mensaje siga resonando. Feliz cumpleaños, Ron.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1681 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1140
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.