Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Felizmente neutralizados

18/12/2019 01:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La estrategia de Unidas Podemos para impedir que las derechas accedan al gobierno, consiste en renunciar a sus postulados y hacer suyo el programa neoliberal del PSOE, guardando acatamiento a la disciplina de la Ministra de Economía y a las políticas de ajuste dictadas por Bruselas

Quien fuera destacado adalid del neoliberalismo, el economista Milton  Friedman, a pesar que de labios a fuera preconizaba la ausencia de toda intervención estatal en la economía, curiosamente, a título personal no predicaba con el ejemplo haciendo caso omiso de sus propios preceptos, y así en práctica inversa, durante toda su vida profesional no dudó en acogerse a las subvenciones del estado  de *Illinois, para sufragar económicamente el desarrollo de su actividad docente en la "escuela de Chicago", es decir, una muestra de perversión de un personaje incoherente, la del teórico neoliberal cargado de contradicciones que sin acudir a ayudas del estado arruinaría su función mercantil a la primera de cambio.

 Irónico contrasentido de quien en vida había ostentado la paternidad del moderno neoliberalismo económico; esa predicada doctrina que tras sus hipotéticas ventajas, enmascara un trasfondo reaccionario que además de depreciar  el sistema democrático, induce la incautación del aparato del estado, abriendo vía libre a la liberalización de todo lo  público y la conversión de los recursos sociales en amortización financiera.

 Desde  la Transición aquellas tesis   del autor neoyorquino  tuvieron favorable acogida entre los miembros del  neoliberalismo español, o lo que es lo mismo, en ese agrupado de paridad ideológica en el que confluyeron  un reconvertido socialismo y una derecha  recalcitrante ahora ya  desmembrada y hecha  añicos, digamos   PSOE y PP.

 Formaciones políticas que a pesar de sus  recias  rivalidades retóricas, lo cierto fue que ambas obraron  simplemente como agentes intercambiables, que en razón a su capitalización electoral, alternativamente, fueron  utilizadas por el neoliberalismo como colaboradores necesarios, con la exclusiva finalidad de llevar a término su perverso objetivo, que desde siempre  no fue otro, que crear una sociedad de desigualdad, donde pequeñas élites económicas fueran los únicos favorecidos a costa de extender la pobreza y la exclusión a la gran mayoría social.

Es  por eso que el neoliberalismo fue en todo momento a raíz ideológica de todos nuestros problemas, no debiendo obviarse por tanto  que sus promotores siguen manteniendo en la actualidad su  propósito de devaluar el nivel de vida del segmento más débil de la  sociedad,   manejando   para tal finalidad al poder político como herramienta.

Mas allá  de los  lesivos perjuicios económicos  causados por su crisis de diseño, está  la crisis política inducida, que al disminuir el poder del Estado, también restringe  la capacidad de los electores  para  erradicar los lesivos  efectos de sus políticas  a través de las urnas.

De ahí que  en la actual  coyuntura, por más reafirmación que proclamen en defensa de su credo,   no se vislumbra ninguna señal indicativa que recomiende apuntalar el  neoliberalismo  como continuidad  de nuestro  futuro económico;  resultando incongruente que Podemos que nació como réplica  a la ortodoxia  neoliberal,   incurra ahora en el contrasentido de moverse  con la lógica del sistema al que venían a desterrar.

Resulta incongruente que Podemos que nació como réplica a la ortodoxia neoliberal, incurra ahora en el contrasentido de moverse con la lógica del sistema al que venían a desterrar

Contra lo que se nos cuenta, la coalición PSOE- Unidas Podemos no conformarán  para nada un gobierno progresista, sino un Ejecutivo que impulsará sin paliativos la continuidad de las políticas neoliberales en marcha, satisfaciendo estrictamente  las  demandas del FMI y el IBEX 35, como pone de manifiesto el hecho de situar a Nadia  Calviño ex candidata a dirigir el FMI cómo  plenipotenciaria Ministra de Economía y Vicepresidenta Primera del Gobierno

No constan en el preacuerdo de Gobierno nada relacionado  con la intervención  en el mercado del alquiler ni de expropiar viviendas vacías a los bancos; quedando igualmente sin mención la derogación de la reforma laboral, el  cuestionamiento  de la  monarquía y mucho menos el reconocimiento  sobre  el derecho a decidir  y demás aspectos  relacionados con la grave  crisis territorial del Estado, asuntos  todos ellos que formaban parte del programa electoral de Podemos.

Esa renuncia  forjada en la trastienda  de Podemos,    lo único que indica es que Iglesias y su séquito optaron  por relajar el mensaje  podemita  en aras a posibilitar  el  ingreso  de la cúpula en el club del    constitucionalismo neoliberal,   y con eso   su acceso a la gobernanza del país, aun cuando, con dicho proceder  estarían  refrendando  las políticas  de los socialdemócratas y el continuismo del neoliberalismo, y esta es una actitud  pusilánime que  en  román  paladino se denomina  entreguismo, mas allá  de la interesada narrativa que en defensa propia  utilicen los   dirigente de la organización morada para intentar  justificar lo inaceptable.

Expresión   descriptiva  de su renuncia  para conducir  el país hacia caminos de perfeccionamiento y prosperidad que proclaman en su propio ideario, por cuanto, su  subordinación   a los  círculos de poder económico, impide toda posibilidad   de un  cambio a positivo, y eso,   en razón  a la peligrosa conjunción  entre el dinero  y la política  en el contexto  de un entorno  donde  los mercados perciben  a los gobernantes como sus servidores, y estos, por acto reflejo adjudican a la ciudadanía el papel post electoral  de meros espectadores.

En el actual contexto  era  completamente inviable la conformación en coalición  de un gobierno  de izquierdas y progresista,   pues los requisitos esigibles para su consumación,   lejos  de las exhortadas renuncias de Podemos requerían  en mayor medida  la exclusión del intrusismo   extrapolítico representado por el neoliberalismo  que rige la función política  del PSOE.

Ante  la  doblez  socialista  lo  suyo sería  la puesta en práctica de un formato de cooperación  positiva que desde fuera  del Ejecutivo estableciera  una  gobernabilidad concertada y negociada cómo única fórmula de preservar  la integridad política, frenar el paso a la derecha y remediar la repetición de nuevos  comicios.

La decisión tomada por  errática,   llevará sin remedio al enterramiento político de Podemos

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (429 noticias)
Visitas:
5064
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.