Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Una fría caminata en el existir de tu conciencia

19
- +
31/12/2017 00:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lo importante es ver el rostro

Carta a Arthemis

 

Una vez acostado, me quedo bloqueado ante las alternativas de nuestras vivencias. Luego, todo pasa, al fin y al cabo, cada quien queda contento y uno es ya un estorbo. Las indagaciones quedan en la razón y nuestra memoria debe dilucidar se estamos contentos por lo que nos ocasiona placer, ante todo, debo seguir hasta el final.

Entre las batallas, hay una guerra, pero, cuando se juntan todas se hace difícil una, mi gran batalla es mi hija, no quiere ser madre y se cree una niña y poco saca a pasear a sus hijos y cree que yo soy padre, el de ellos. Generalmente la piedad y la misericordia no conoce la calle y, los amigos se burlan y juegan con nuestros sentimientos, es de conciencia.

Los pasos silenciosos de la gente y de la vida, trastornan los sentidos. Que no quieren molestar, te parecen ensordecedores y un gran peso se apodera de tu cuerpo. Sin más fuerzas, escondes la cara entre las manos hasta que tu nombre se escucha detrás de una puerta.  La mayoría de los casos, la amistad es un engaño.

Lo importante es ver el rostro. Solo somos un expediente de información, más a rellenar para ellas, te sientas al frente y, te tomas un café y luego, de hacer nuestras cosas, esperamos una sanción del existir.

Las escenas, siempre son las mismas, estamos frente al rostro de la incredulidad, de la negación y el llanto. Nuestra conciencia ya rechaza esas imágenes y la expulsamos.

No perdamos el tiempo, soy un muñeco tullido que envuelve una sonrisa que, en su sano juicio prefiere estar en su casa en sus haberes.

Nuestro camino esta acotado y ya el discurso resultado pesado, siempre es lo mismo, nos quedamos dormido y llegaos tarde. Muchas veces, resulta una burla para la familia, no se puede interactuar, por eso, cada uno tiene su combinación adecuada y quien quede indemne, se salva, jamás habrá culpables, son malos

Siempre, olemos a algún perfume

Aguantaste el caso.

De golpe vuelve a acompañarte la agobiante sensación de que tu camino puede estar acotado de manera definida. Un límite alcanzable solo con agudizar la vista. Y la impotencia de no poder hacer nada al respecto.

Las células invasoras ya tendrán sus primeras batallas ganadas, su primer emplazamiento desde donde lanzarán la ofensiva total por la conquista de un organismo sano que apenas ofrece resistencia. Y comprendes lo que es estar preso, preso de un acto que realizaste, un acto del que ni te diste la oportunidad de preguntarte por él.

Siempre habrá un vínculo de fatalidad, siento su mirada directa hacia mí. Son unos clavos, un cuadro y un espejo. Es la muerte y la cobardía, la historia es su percutor, ya no habrá protocolo de solaridad, en un empujón te vas al foso, siempre sola, quizás solo, la soledad en la vejez no tiene sentimientos.

, el de tu cuerpo, es tu idioma, pero, cuidado, apura tu paso hacia afuera y, no estés abstraída, porque nuestra historia es sombría

Te exculpabas de tus actos con futuras promesas de rectitud que paliasen la falta cometida. El castigo expiaba y quedabas limpio de nuevo. Pero ahora, en este momento, comprendes el peso de la culpa, sus consecuencias te la hacen tangible. Ese acto, que no te reconoces haciéndolo, que no comprendes cómo pudiste llegar a ser tan incauta para realizarlo, encendió toda una serie de reacciones en cadena que escapan de tu esfera de influencia.

Así somos,

Por veces, te alejas de la incertidumbre y las posibles consecuencias según den positivo o negativo. Y te distraes porque rememoras con añoranza cuando tu madre te traía a rastras hasta la casa para las dolorosas consejas. En ese lugar empezaste a familiarizarte con la espera, pero también a cogerle fobia. «La vida es espera, pero no espera» decías a muchas chicas para impresionarlas.

Ella, ya no está con nosotros.

Tu imaginación, juega con tu cuerpo, siempre será una fría caminata, poco entenderás la vida

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (274 noticias)
Visitas:
815
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.