Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ingeles escriba una noticia?

Fue la química

19/09/2010 21:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cosas de la ingenuidad de muchas personas. Ingenuidad que puede llevarlo a sufrir "malos tragos", pero a conocer mejor a las personas. Especialmente a las personas mal intencionadas

El “cuento corto” es un estilo literario que practico con especial predilección.

Él me permite relatar o conocer hechos de la gente común y la no tan común, en forma sucinta y agradable de leer.

Especialmente porque distrayendo muy poco de mi tiempo, me regocijo, me excito, sufro, lloro, río. Me alegra la vida, me entristece, me asombra… Me deja pensando.

Para el que relata, adornar el texto con policromía para que el lector no se sienta avasallado con excesiva adjetivación.

Hace mucho que escribo cuentos cortos, tal vez sea porque nunca me animé a escribir cuentos extensos temiendo que el posible lector, pierda interés en él, a medida que va leyendo.

Este “cuento corto” que me dispongo a relatar, en realidad no es un “cuento corto” tradicional… es un “corto cuento” como esos que en algún momento han hecho sufrir a alguien que no lo merecía y que le ha provocado una manifiesta zozobra innecesariamente.

Un hecho que me conmovió y que no puedo dejar de destacar en este texto.

Porque es de esos cuentos que ponen en juego los sentimientos de alguien de una siniestra manera.

Que hasta parece fríamente calculado, en cuanto al efecto que arrastrará.

Que atemoriza por su falta de sensibilidad.

Historia de trampa, mala intención, menoscabo, “tomada de pelo” y muchas otras actitudes desagradables que el personaje ha tenido que enfrentar, tragándose las consecuencia sin chistar… total?… algún bioquímico dirá que la culpa es de la “química”. Sombría y sorpresiva definición.

La historia concreta de Sabri Macon y Grace Asasso, dos mujeres, dueñas de una increíble "doble personalidad", principales personajes de este cuento.

Hay otro personaje, en este caso un hombre, Éngel, ingenua víctima de ambas intrigantes.

La historia, tal como debe relatarse, empieza en dos “cyber café”… en uno, un hombre intenta comunicarse con otras personas de distinto lugar de residencia, por cuestiones profesionales. En el otro, muy alejado del primero por cientos de kilómetros de distancia, es una mujer la que desea hacerse de nuevas amistades.

Obviamente, ninguno de los dos conoce nada de la existencia del otro. Ni sabe que existe.

Sin esperarlo así, ambos personajes toman contacto. Sabri Macon y Éngel comienzan a transitar el intrincado sendero de las relaciones por medio del internet.

Un tiempo importante les llevó crearse un verdadero “hogar virtual”.

La relación, al menos para él, tomó visos de noviazgo.

A través del internet, ambos se unieron por largas horas en charlas en las que había mucho de lo similar a lo sexual, al amor, mucho de calor humano, mucho de pasión.

Ambos se dejaban arrastrar por diálogos cada vez más ardientes, cada vez más apasionados. Cada vez más arrebatados.

Ambos planificaron varias veces un tremendamente encendido encuentro en alguna de las ciudades, por dos o tres días irían a convivir ardorosamente. Para cada uno de los días con sus noches, se prometían desenfreno total. Sin hablar de otra cosa que no sea tener muchísimo sexo y un gran caudal amoroso.

Por distintas circunstancias no tuvieron otra posibilidad que postergarlo en varias oportunidades. Hasta que un día ella le propuso que se encontraran en ese lugar, el tranquilo pueblo en el que ella vivía. Y para más entusiasmar, en su propia casa.

Éngel Le mostró preocupación por creer que en la casa de la dama, vivía alguien más… un adolescente hijo de ella.

Ella lo tranquilizó contestando que por ningún motivo alguien habitaba en la casa más que ella misma. porque el joven vivía en otra ciudad, en donde estudiaba.

Se pusieron de acuerdo. Se encontrarían allí, esos prometidos tres días.

Cada uno de ellos prepara el encuentro y se esmera, para ello, a su modo.

Él viajaría en un conocido medio de transporte y llegaría a las 3.30 de la mañana a la terminal del pueblo. Seis horas y media de viaje.

Le avisa a ella de la hora de llegada desde el mismo bus, que acababa de partir.

Durante el viaje, se intercambiaban mensajes de celular personal, de saludo y bienvenida… durante el trayecto sucedió que el viaje se apuró ya que el transporte no entró a un par de lugares en los que debía ingresar.

Éngel iba durmiendo, por lo que no notó la modificación de recorrido.

Sabri Nunca pensó que el transporte iba a adelantar su llegada.

Llegó el vehículo. Se detuvo el transporte en la terminal.

Éngel se despertó, miró su reloj y notó la diferencia, eran la 1.05 de la mañana, más de dos horas antes de lo esperado.

Éngel se puso feliz, ya que iba a ver antes de lo esperado a Sabri.

Tomó su pequeño equipaje y marchó raudamente a hablar por teléfono con Sabri, al número que la misma mujer le había dado un día antes del viaje.

Rápidamente ubica un teléfono público… marca el número y emocionado se dispone a saludarla y darle la noticia de que ya está allí.

Marca el número… espera ansioso… al instante y notando que están levantado el teléfono del otro lado, pregunta: “… hola?... Sabri?...”, del otro teléfono se escucha una voz masculina que contesta: “… no!... equivocado…”.

Cuelga Éngel, Preocupado, confundido. Queda pensando.

Un empleado del lugar, al observarlo, acude gentilmente y le pregunta si tiene inconvenientes o si necesita alguna ayuda.

Éngel le contesta que está esperando a alguien, a una mujer, que tiene que venir a buscarlo, porque en ese lugar él no conoce a nadie.

El hombre le propone que le de su nombre, que él conoce a toda la gente del pueblo y tal vez podría ayudarlo.

Éngel duda un poco y le dice el nombre… Sabri Macon…y le dá algunos datos que le ha hecho conocer en sus conversaciones, la mujer.

El hombre le contesta que lamentablemente, no conoce ese nombre en ninguna mujer del pueblo… la única mujer que conoce con esas características se llama Grace Asasso.

Éngel recapacita y entiende que luego de lo que escuchó no necesita saber más nada… Tomó inmediatamente el bus que estaba a punto de salir y se marchó definitivamente del lugar.

Se marchó su cuerpo… Su espíritu se quedó en la terminal. Justo cuando Grace Asasso, a las 3.30 de la mañana, llegaba a buscar a Éngel y el ya no estaba. El espíritu se fue con ella... no la pasó nada mal.


Sobre esta noticia

Autor:
Ingeles (10 noticias)
Visitas:
446
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.