Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sol Arrieta escriba una noticia?

Fusilados por la cruz roja

06/02/2011 16:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos lo vimos. No hay novedad en el asunto. A un cana mendocino se le pierde el celular con el cual filmaba las escenas que lo excitaban cada vez que las necesitaba. Una señora lo encuentra en la calle y ve lasproducciones de su dueño. En las mismas puede verse cómo, al menos, cinco penitenciaros torturan a un joven interno que les ruega constantemente que paren. Pero no era ficción. En este caso se queda muy corta ante la realidad.

La primera pregunta que me formulo—como para no...— versa sobre la "casualidad" deesevideo sobreesemaltrato enesecelular perdido. Será, precisamente, porque no creo ni un poco en las casualidades, que todo me suena tan mal. No desconfío de esa filmación, en lo absoluto, es por demás explícita. De lo que sí descreo es de todo lo quenose filmanise pierde una vez filmado.

Seamos francos. Todos lo sabemos. Conozco gente de mi ciudad que ha vivido experiencias similares en manos de la policía en pleno centro neuquino. ¿Y?

Nadie pondría en duda —creo— que el abuso de poder, fundamentalmente cuando el poderparecetan inmenso, es casi un vicio, una necesidad, una rueda sin freno, unaverdad.

Me resultan horrorosas las imágenes que vimos. Pero más dolor me generan las que no vemos, las que se pasan por alto aunque los que las sufran, las sufren.

A los policías que participaron de esas torturas les va a llegar su condena —no porque crea en la justicia, sino por el alto impacto mediático que generaron y el año electoral que transitamos—, sin embargo ¿cuántos reclusos hay en Mendoza?, ¿cuántos en Argentina?

Deberían alcanzarnos y sobrarnos los ejemplos del último año, nomás y para no ir muy lejos, en los cuales los uniformados se "fueron de mambo". ¿Y José León Suárez?Dos chicos murieron ahí. ¿Y los Tobas? ¿Y los Barilochenses? Y puedo seguir, sobre todo si amplío unos años el recuento. Pero esos también son casos que alcanzan popularidad.

¿Qué pasa en nuestras cárceles todos los días? ¿Qué pasa en las calles, sin ir más lejos, a cada rato mientras los transeúntes hacen la vista gorda? ¿Cómo puede ser que quienes deberían otorgarnos seguridad nos llenen de temor y, al mismo tiempo, maltraten a las personas que están presascon el fin de, en algún momento, reinsertarse en la sociedad?

El sistema penitenciario es una porquería en este país, no importa quien gobierne, no importa cuántos haya, por qué estén presos, ni nada.

El objetivo de que un ser humano sea juzgado y condenado a permanecer recluido en una cárcel es, precisamente, lograr que recapacite —o "se cure", como prefieran— y pueda volver al gran consorcio cotidiano. Pero la recapacitación no aparece sola. Cuando un padre manda a un chico a su habitación areflexionar sobre lo que hizo, bien sabemos, es loúltimo que hace. Si no hay un marco de contención institucional, no sirve. Mucho menos cuando, en lugar de existir esa contención, existe la opresión en su máxima expresión.

No sólo debe reinar el soporte psicológico, emocional y social sobre la persona que perdió su libertad por cometer un delito, sino que también sobre quienes son los encargados de garantizarla. Si hay personas en esas instituciones —que portan un arma, ergo: portan poder— que avasallan sus derechos, no es sólo culpa del que levanta una mano para golpearlo o se baja los pantalones para violarlo. Es culpa de todo un sistema que está hecho bolsa, porque nadie jamás le dio mayor importancia, total, por algo están ahí.

Y todavía hay quienes insisten con bajar la imputabilidad... Sería interesante que todos los pseudo políticos que hoy están tan entusiasmados con meter presos a los niños que no les gustan, pudieran canalizar su energía en reformar, desde la base, el sistema penitenciario. Pero a ellos qué les importa. Si nunca un político fue preso por afanar.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Sol Arrieta (72 noticias)
Fuente:
cotidianidadeshumanas.blogspot.com
Visitas:
581
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.