Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El 15% del gasto militar mundial bastaría para salvar de la hambruna a los pobres del mundo

12/01/2015 07:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las grandes potencias ahora todas belicistas tienen un presupuesto de 1.747 billones de dólares mientras que en el tercer mundo sobre todo en África las enfermedades (raras para nosotros) como el ébola, malaria y la tuberculosis se extienden sin vacunas

El pasado abril fue el Día Mundial de Reducción de Gastos Militares. La fecha es lo de menos porque todos días deberían de serlo y aunque la fecha fue inicialmente propuesta por la Oficina Internacional por la Paz (IPB) con el fin de promover una conciencia común a los problemas ocasionados por el gasto militar, hoy aunque estemos estrenando año nos asalta el pensamento que  esos dineros  a partir de 2016 deberían usarse para promover el desarrollo humano. Y no su muerte.

De acuerdo a esa oficina del IPB, se ha escrito mucho acerca del efecto del uso de armas en guerras, pero poco acerca del efecto sobre el desarrollo sostenible, el cual es crucial, desde el punto de vista de las poblaciones, para la seguridad a largo plazo.

Los datos del año 2013 muestran que el gasto mundial con objetivos militares asciende a 3, 3 millones de dólares por minuto, 198 millones de dólares por hora, casi 4 800 millones diarios. Lo cual equivale a los 1 747 billones al año.

Pero el gasto militar mundial es en realidad más elevado aún que lo calculado por el SIPRI (Instituto Internacional de Estudios para la Paz) de Estocolmo al sumar los presupuestos de defensa de los diferentes Estados del mundo. A esas cifras hay que agregar diversas sumas que también tienen que ver con la actividad militar aunque figuran en líneas presupuestarias no vinculadas a los presupuestos de defensa

Y desde y en nuestra web contrastamos el alto nivel de los presupuestos militares — estimados que pronto legarán a los dos mil billones de dólares a nivel mundial — con, por ejemplo, la falla de cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sugiriendo que, en general, `los estudios de los orígenes de conflictos violentos no demuestran que construir un ejército mejor armado sea la clave para mantener un país vctorioso de una la guerra. La verdad es que de hecho, los fondos gastados en armas  desvian recursos de los desarrollos sociales, políticos y económicos que podrían solucionar mejor las raíces de los conflictos que un miillón de Kalashnikof  ".

Los recursos empleados en los sistemas armados en lugar de ser empleados para el desarrollo humano, sumados a los efectos negativos para la salud de los individuos, restan valor y eficacia a los que deberían emplearse en el desmantelamiento de esos sistemas, especialmente los biológicos, químicos y nucleares.

En las palabras del general Dwight D. Eisenhower: "Cada arma que se fabrica, cada barco de guerra que es construye, cada misil que se dispara significa, un robo a los que tienen hambre y están enfermos".

Sólo la crisis ucraniana ha puesto a Europa en una situación análoga, en ciertos aspectos, a la de la guerra fría. Los datos que acaba de publicar el SIPRI, de sus investigaciones  en pro de la paz mundal, confirman que el gasto militar mundial ha vuelto a los niveles de la guerra fría. O sea, después de haber disminuido entre 1991 y 1998, el gasto militar ha vuelto a subir a un nivel superior al del último periodo del enfrentamiento entre el oeste y el este.

En Estados Unidos, los gastos vinculados al armamento nuclear (23.000 millones de dólares al año) no aparecen en el presupuesto del Departamento de Defensa sino en el Departamento de Energía; las sumas destinadas a los militares retirados (unos 170.000 millones al año) aparecen en el Departamento de Veteranos; los gastos en ayuda militar y económica a los aliados considerados estratégicamente importantes (unos 50.000 millones anuales) aparecen en el presupuesto del Departamento de Estado o en otros.

El presupuesto federal norteamericano incluye 97.000 millones de dólares asignados a un «Fondo Unificado del Departamento de Defensa, el Departamento de Estado y la USAID» destinado a «Operaciones de Contingencia en el Exterior» (Overseas Contingency Operations). Otros 40 000 millones de dólares van a parar al Departamento de Seguridad de la Patria (US Department of Homeland Security).

Y no podemos olvidar lo que se destina a los servicios de inteligencia, cuya única cifra «no clasificada» (1.600 millones anuales) es sólo la punta visible del iceberg. Si agregamos todo eso y algunas líneas presupuestarias más al presupuesto oficial del Pentágono (640 000 millones de dólares en 2013), el gasto militar de Estados Unidos se eleva a casi 1 000 billones al año. Lo cual significa que de cada 4 dólares del presupuesto federal alrededor de 1 dólar se gasta con fines militares.

Incluso si tuviésemos en cuenta únicamente los 640 000 millones de dólares que menciona el SIPRI, Estados Unidos sigue ocupando –con amplísima ventaja– el primer lugar entre los 15 países que más dinero dedican al belcismo en todo el mundo. Muy por detrás de Estados Unidos aparecen –al igual que en 2012– China y Rusia con gastos militares estimados en 188 000 millones de dólares y en 88 000 millones respectivamente.

A partir de ahí, pueden verse importantes cambios en el orden de la clasificación en relación con el año anterior. Arabia Saudita, que estaba en 7º lugar en donde 2012, subió en 2013 al 4º lugar. Le siguen Francia, Gran Bretaña, Alemania (que sube del 9º al 7º lugar), Japón, la India, Corea del Sur, Italia (con un gasto estimado en 32 700 millones de dólares en 2013), Brasil, Australia, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos. Esos 15 países totalizan el 80% del gasto militar mundial.

Ahí se ven que en el ámbito político-militar global, países como Arabia Saudita y Turquía se tomaron por asalto el grupo de países líderes en la esfera armamentista. Pero sus pobres y refugiados siguen peor que nunca porque fluyen a diario miles de refugiados de Siria e Irak.

Hoy nos hablan de modernos sistemas antiaéreos S-400 que han entrado en servicio en el norte de Rusia. Del caza polivalente ruso de quinta generación T-50 ó del submarino chino tipo 096 puede atacar a EE.UU. desde la costa de China.  Cada ejemplar vale millones de dólares que se restan a fondos de alimentos y medicinas.

Los voluntarios de Médicos Sin Fronteras (SMS) y los de ACNUR (Refugiados del Mundo) no pueden ocultar su disgusto y su desprecio.

Los expertos del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), responsables del informe de las estadísticas de gasto militar mundial en 2013, señalan que Turquía pasó de ocupar el puesto 16 al 14 en la lista de países con el mayor gasto militar, superando en particular a otro miembro de la OTAN, Canadá. Por su parte, Arabia Saudi aumentó en 2013 su gasto militar en un 14%, elevándose al cuarto escalafón desde el séptimo lugar, ocupado en 2012.

La situación actual mundial ha cambiado, en comparación con el panorama que se percibía durante la Guerra Fría en la que la URSS y EE.UU. eran las dos fuerzas más notorias. Las grandes potencias. Como muestra el informe del SIPRI, el mundo espera una nueva ronda de inestabilidad, una carrera armamentista en todas partes y posibles conflictos armados regionales, debidos a la aparición de los fanáticos yihadistas en Siria, norte de Irak, Kurdistan, bien armados, etc..

A la arena llegan nuevos países con gran ambición dispuestos a sustituir la confrontación de los antiguos bloques. Como muestra el informe del SIPRI, el mundo espera una nueva ronda de inestabilidad, debida a una carrera armamentista a todos los nveles.

Desde un punto de vista formal, se habla de los gastos militares mundiales la situación no parece preocupante. En 2013 los gastos totales disminuyeron solo un 1, 9% en comparación con el año 2012. La mayor contribución a esta reducción recae en EE.UU. y Europa.

La Oficina Internacional por la Paz (IPB) y el SIPRI (Instituto Internacional de Estudios para la Paz) tratan de cometer a los países (democráticos) que dejen las armas por el desarrollo sostenible

Sin embargo, no lo hicieron por amor a la paz. Los expertos del SIPRI explican que la reducción en un 7, 8% de los gastos militares de EE.UU. se debe al fin de la guerra en Irak y el comienzo de la retirada de tropas de Afganistán, y no por el compromiso de la administración de Obama de ceñirse a los principios del desarme, según un análisis del Fondo de Cultura Estratégica.

La  reducción no es  alta. En 2012 la participación de Estados Unidos en los gastos militares entre los 15 primeros países fue del 40%, y en 2013 bajó solo al 37%.

El caso de Europa es aún más simple. Hay una crisis, y los Estados miembros de la UE y la OTAN han tenido que recortar su gasto militar. Sin embargo, ese 'vacío' lo intentan llenar a toda prisa otras naciones. En los últimos años los turcos han incrementado su presencia militar en los Balcanes, la región del Mar Negro, el Cáucaso y Asia Central, sin dejar de prestarle atención a Crimea.

El jefe del programa del SIPRI sobre los gastos militares no exagera cuando advierte sobre la amenaza de las "carreras armamentistas regionales"

 

La actual política de Ankara en estas regiones puede ser caracterizada como un intento, por un lado, de seguir desempeñando el papel de aliado de EE.UU. y, por otro, de multiplicar su capital político al criticar la política norteamericana a medida que realiza un acercamiento con los opositores de Washington, en particular, a través de varias misiones de mediación.

Esto indica que el jefe del programa del SIPRI sobre los gastos militares, Sam Perlo-Freeman, no exagera cuando advierte sobre la amenaza de las "carreras armamentistas regionales". En los últimos años, Rusia también se ha enfocado más en el ámbito militar. Esto no pasó desapercibido a los expertos del SIPRI, quienes reaccionaron con comprensión.

El informe de 2013 habla sobre un crecimiento de los gastos militares en Rusia en un 4, 8 % con respecto al anterior. Sin embargo, los autores del documento subrayan que se trata de un programa de modernización de armamento, sin el cual ningún país puede resistir a las amenazas externas actuales. Para resumir, repetimos las palabras del general Eisenhower, que no era ningún pacifista y además era un pro-nuclear que inventó  los”átomos para la paz” que nunca lo fueron. Recordando sus alabras. “SOS, ¡la Paz está siendo asaltada por las armas y los pobres y enfermos fusilados” !!!

El 15% del gasto mundial en armas, podría eliminar virtualmente el hambre y la desnutrición en el mundo

Acostumbrados a cifras más meteóricas de las aventuras bélicas no sólo de EE.UU., Rusia, China, y ahora Turquí, Arabia Saudí y otros estados, la cifra puede exceder a nuuestra comprensión. Pero hay que decir inmediatamente que con sólo 40.000 millones de dólares podrían eliminarse virtualmente el hambre y la desnutrición en el mundo. Pasamos de una cultura de la violencia a una cultura de la paz organizada, tan necesarias ahora con el, repunte del yihadismo que estamos viviendo tras lo atentados de  Paris.Y para echar las bases a un culto permanente en el altar de los derechos humanos, siempre amenazados incluso en los estados que se autodenominan democráticos..

Con unos millones de dólares más se podría ofrecer enseñanza a todos los niños del mundo, Todo eso supone  del 10% al 15%  del gasto militar que bastaríá para satisfacer las necesidades básicas de los habitantes pobres de la Tierra.

En la cúspide de la pirámide de la violencia que aqueja al mundo se encuentran las armas nucleares y que uno de los mayores desafíos de la humanidad es superar la cultura de lo nuclear, detener la carrera armamentista y eliminar para siempre las más terribles armas de destrucción de la historia.  La única manera de superar el problema de las armas nucleares supondría el esfuerzo solidario que realicen los ciudadanos comunes para inaugurar, con la energía impulsora de la esperanza, una nueva era enel futuro de la humanidad”.

Urge reconstruir viejos paradigmas e inventar nuevos para lograr “desenredar las madejas caóticas del siglo XXI y salir de los viejos laberintos oscuros que perduran en el planeta y amenazan a sus moradores que  generan una civilización violenta, depredadora, autoritaria, corrupta, y fanática. Desde el seno de las universidades, los centros de investigación y cultura, así como de los espacios ciudadanos, pueden brotar estudios y propuestas constructivas que velen por los valores y bienes trascendentes de una sociedad nueva.

La ciencia –puntualizamos– tiene un compromiso histórico con la verdad y el bienestar de la humanidad, que no puede soslayarse, e invitamos desde DIASPORA a la comunidad académica a adoptar una filosofía de la ciencia con conciencia humanista.

Sólo un desarrollo económico sustentable, democrático, integral e incluyente es el  camino para resolver la crisis que hoy abraza al mundo (como para ahogarlo) y acceder a la paz mundial.

La primera zona libre de armas nucleares fue la que constituyeron México y 32 países de la región de América Latina. Sería urgente que en elm undo se promovierra un l aumento del número de zonas libres de explosivos de alto poder y se apoyara la prohibición de ensayos nucleares, estipulada en el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

La NASA proporcionaría estaciones de monitoreo que permiten distinguir entre explosiones nucleares y movimientos sísmicos. En 90 países más hay 337 instalaciones de este tipo, que además de formar parte del sistema de estaciones sísmicas de cada nación están dotadas de tecnología que puede detectar los gases emanados por una explosión nuclear.

Además, ante el riesgo potencial de que armas atómicas puedan  usarse en diferentes conflictos, habrá que fortalecer la negociación diplomática apoyada en organismos regionales por la paz, para resolver los diferendos existentes y evitar la solución armada.

En relación con posibles accidentes en plantas nucleares, como los de Chernobil y Fukushima, es bueno informar que las inspecciones son cada vez más estrictas en cuanto a medidas de seguridad y vigilancia orientada a asegurarse que la energía nuclear del reactor no es hoy utilizada sin estrcto control.

Con un 15% de los gastos militares en poder de las Nacones Unidas se pueden formular nuevas propuestas axiológicas en el ámbito individual, familiar y social que desemboquen en otras formas de pensamiento en favor de la humanidad y del mundo. La paz debe ser una motivación del mundo entero y son los jóvenes  los encargados de trabajar y fundar una época de paz duradera, un sueño que aunque hoy parezca utópico por las condiciones sociales que existen en el mundo, y el extrermismo homicida en aparente aumento, es posible.

Y aunque nos hemos explayado y diversificadotodo dejando loa lo nuclear y la paz atómica para el final, cuando debíamos haber enfocado el tema hacia lo nuclear dejando lo del gasto militar para terminar ha sido porque sólo ese 15 % del gasto militar mundial global, lo nuclear  es una parte de lo que se gasta en armas de destrucción masiva. Si suprimimos estas automáticamente el mundo tendrá menos hambre.Y los hambrientos y los pobres habrán ganado la III Guerra Mundial.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1615 noticias)
Visitas:
7617
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.