Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Literario escriba una noticia?

Cuando la gente tóxica está en la familia

03/08/2018 20:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mucho se ha escrito de cómo hay personas que solo con su presencia hace que tú vivas un infierno, pero ¿has pensado si esa persona es parte de tu familia? Acá lo analizaremos a través de una historia real

Gente Tóxica

Una historia real (se han cambiado nombres y localidades)

 

Diana es una mujer de treinta y un años con tres hijos, ella es cubana, es conocido que en ese país impera un gobierno comunista y por ende ella salió de ese país buscando una calidad de vida mejor, hoy vive en Uruguay.

Diana tiene tres hermanas, es de padres divorciados, su núcleo familiar de joven no fue nada fácil, su madre era una mujer complicada, adicta al sexo y fanática de una secta muy común en la isla, su padre era un empedernido alcohólico, para algunos producto de las infidelidades de su mujer

Pocos años duró la relación de los padres de Diana, lo insaciable de la diminuta mujer que la hacía andar de hombre en hombre unido a la violencia doméstica derivada de los días eternos del padre  alcoholizado llevaron a la separación.

La madre de Diana se hizo del departamento donde vivían y su padre comenzó un periplo donde fue dominado por el alcohol y las drogas.

Era el momento de la señora, estaba sola, la secta ya tenía un poder enorme en sus decisiones, era el momento de rocanrolear.

Fueron años de pasar de hombre en hombre, dos hijas nuevas se unieron al grupo, cada una hija de un hombre diferente que nunca llegaron a tener el mote de padre, ya que ella era abandonada al momento de que los hombres recibían la noticia, ella era buena solo para una cosa, pero la señora no lo sabía.

Pero llevar una vida desenfrenada no era manejable teniendo hijos, así que ella se encargó de hacerse de una vida artificial.

Contacto a su hermana Susana, una joven con problemas de adaptación, le encargó a sus hijas para su cuidado, ella con poco o nada iba dando un sustento para las cuatro.

Como habrán notado dije que Susana tenía problemas de adaptación, esos problemas derivaron en el peor de los calvarios para Diana, su tía vio en ella un ser menor e insignificante, desde un principio las diferencia de trato en relación a las otras niñas era evidente, Susana fue el peor de los castigos para una niña que no se explicaba el abandono de su madre.

En el presente la manifestación de una personalidad egocéntrica y manipuladora, unida al fanatismo religioso hizo de la madre de Diana la persona más tóxica del planeta para ella.

La madre de Diana desarrolló con el paso del tiempo y el envejecimiento una actitud con sus hijas de víctima,  pero unido fuertemente a un intento de conseguir la fortuna que le fue esquiva en la vida, tanto sentimental como monetaria.

Terminó viviendo con un parásito como en lo normal le pasa a las personas que viven de forma desesperada. La madre de Diana al final terminó con el hermano de unos de sus hombres que a su vez fue primo del primero que la poseyó de esa familia, todos solo la tuvieron como un pasatiempo, el último que era más joven y robusto fue su Karma, su vida parecía haber vuelto atrás y ahora ella era la envejecida mujer que trabajaba en una tienda de mala muerte para mantener al hombre que la engañaba constantemente teniendo relaciones con sus amigas.

La envejecida mujer se refugió en las manos de la secta a la cual le daba la mayor de las credibilidades y por la cual vendía a cualquiera de sus hijas, solo una persona era más importante que la secta y ese era su hombre, Saturnino.

Sus hijas mayores, incluida Diana habían huido de Cuba, la tercera estaba en Miami y la última las más pequeña había heredado la conducta de su madre, promiscua y adoradora de los santos africanos fue la copia exacta al inicio de su vida. Sin embargo dio un giro momentáneo, se embarazó de un hombre algo mayor que le propuso irse de Cuba ya que no había mayor futuro en la isla.

Su madre estaba sola, Saturnino había huido a Portugal, en ese momento sintió pánico y le dijo a su hija que no quería quedarse sola.

Unos meses después todos estaban en Ecuador, la nieta había nacido, sin embargo su madre no era una abuela, nunca le ha pasado por su mente serlo, necesitaba huir, ella siempre anheló tener dinero, vivir bien, a sus anchas, pero nunca conoció a un hombre que le diera todo, y no fue por no intentar, la lista de hombres que pasaron por su vida fue amplia hasta la llegada de Saturnino, hace unos cuantos años atrás.

De inmediato contacto a la hija mayor, era la que tenía al hombre con mayor estatus económico, unido  a su propio éxito profesional.  Era el momento de la jugada. La llamó para que fueran a conocer a su sobrina. Se podían dar ese lujo. Lo que no imaginaban era que todo era un plan manipulador.

En esa misma época los padres del marido de su hija menor llegaban de visita ese fue siempre parte de su plan, ella de inmediato les ofreció que se quedaran en su habitación, ya que la casa tenía solo dos habitaciones, ella les dijo, que no tenían necesidad de ir a un hotel.

La maquiavélica mente de la veterana mujer rondaba el hecho de victimizarse y colocar a su hija menor como una esclavista que la mantenía viviendo en la peor de las condiciones.

Diana mantenía pocas relaciones con su madre, está odiaba al marido de su hija, ya que era invulnerable a sus manipulaciones, y siempre la mantuvo alejada,   la distancia prudente para que no fuera una amenaza tóxica para su familia.

Sin embargo Diana vivía también en Uruguay y se veía de forma esporádica con su hermana mayor, ambas mantenían una relación donde respetaban sus diferencias, que eran muchas, desde lo económico hasta lo personal.

Mientras Diana tenía tres hijos, su hermana mayor adolecía de ellos, nunca se hablaba de ello, simplemente era así. Por consiguiente no había muchas cosas que compartir más que el hecho de la hermandad y a eso le dedicaban el tiempo necesario.

Sin embargo para la estratégica madre tener de su lado a Diana era necesario, tenía que mantener el teatro. La llamó y le explicó de a poco, sin soltarlo de golpe, ya que ella era una maestra de la manipulación, había que dejar la semilla, el mensaje de que vivía un infierno.

La manipulación

La hermana mayor de Diana y esta se reunieron antes del viaje de esta y su esposo a Ecuador, ya la visita no tenía como fondo principal conocer a la sobrina, era la de evaluar la situación  que su madre estaba viviendo.

El día llegó, conocieron a la sobrina, la hermana de Diana llegó a un hotel de cinco estrella, su esposo era un hombre de gustos refinados, eso explica porqué al llegar a la humilde casa se sentía asfixiado, era un hombre de finas costumbres, se sentó en un rincón y ahí se mantuvo hasta que le propuso a su mujer llevar a su madre a un restauran.

Era el momento de la veterana mujer, habló con lujos de detalles como la sacaron del cuarto y la pusieron a dormir en una alfombra en la sala para que los padres del marido de su hija menor se hospedaran. El plan perfecto.

La reacción no se dejó esperar, el hombre refinado sufrío melancolía y le ofreció llevarla con él a Uruguay. El plan fue un éxito.

Pero las cosas cambiaron de golpe, la teoría del caos se hizo presente. Ocurrió un hecho que no tomó en cuenta.

Al llegar a casa se encontraron con la familia menor de su hija reunida. La veterana mujer les había pedido no decir nada, ella se encargaría de decirles, sólo les pedía que una semana después de ellos regresar a Uruguay le dieran el pasaje para reunirse con ellos. Sin embargo noticias nuevas le harán buscar un nuevo plan.

El marido de la hija menor los recibe y les indica que tiene noticias, a su padre le habían diagnosticado cáncer y estaba en etapa de metástasis, solo le quedaban pocos meses de vida. El viaje de ellos no fue para ver el nacimiento de su hija, sino para pedirle a su hijo que los acompañara a España para darle en vida su herencia ya que otros hijos suyos producto de una relación fuera de matrimonio se habían enterado y necesitaba adelantarse a los hechos. Sin embargo tenía que ir solo y necesitaba que su mujer se quedara en Ecuador, el viaje de el por lo menos se tomaría unos cuatro meses, pero para ello la madre de la joven debía quedarse con ella.

Eso fue una cachetada para la veterana mujer, pensó en ese momento que donde estaban los santos africanos que la han abandonado en toda su vida. Por fin había conseguido vivir a lo grande, su yerno le iba a subsidiar una vida llena de fracasos, pero de golpe le rompieron el resultado de su elaborado plan. Algo debía hacer.

Su hija mayor se iba en dos días, se despidió esa noche, a las doce salió al patio de la casa, llevó un habano con ella, era momento de contactar con los santos africanos.

Al día siguiente la veterana mujer se levantó muy feliz, esperó a su hija mayor que la iba a buscar sola para desayunar, su marido se iba a reunir con unos colegas de la empresa matriz.

A media mañana luego de desayunar, comienzan a hablar de las cosas ocurridas la noche anterior, juntas degustan un café. Era el momento de la gran manipulación.

Con cara de no querer decir las cosas, adopta una conducta seria y le confiesa a su hija que su yerno, el marido de su hija menor es un hombre libidinoso,  mujeriego, que contando a su hija menor es la cuarta mujer que saca de Cuba y deja en Ecuador sola. Ese era el plan ahora el yerno que la sacó de Cuba está sobrando en la historia y ella debe hacerlo salir de inmediato.

La hija mayor consternada le pregunta el motivo de haber permitido esa unión y sobre todo que le pariera un hijo. La madre llora y le dice que sabe que es su culpa pero la maldición que le persigue con los hombres parece haberla transmitido a su hija, y le espera una vida de sufrimiento, abandonada con un hijo. Luego rompe en llanto. Sabe que su hija mayor no puede verla sufrir, era solo un pequeño gasto más para su marido, para eso tenía dinero, era el pensamiento que circulaba por su mente y lo que los santos africanos le habían dicho.

El efecto fue inmediato, su hija Salió con la misión de hablarlo con su esposo, pero no en ese momento, necesitaba compartir eso con su hermana, Diana y más aun escuchar al némesis de su madre, a la única persona invulnerable a la manipulación, al esposo de su hermana.

El día llegó, la historia se contó, ella no recibió ningún consejo, solo descargó la ansiedad, sabía que el marido de su hermana era un tipo protegido por el conocimiento de la experiencia y la literatura, era una persona de criterio propio. Pero este sólo la escuchó no emitió juicio alguno.

Sin embargo la hermana mayor logró algo sin saberlo, protegió con esa información al núcleo familiar de su hermana, estaban advertidos, la bestia retorna, de nuevo llega a su vida la mujer tóxica.

 Comentarios

Esta historia narra los hechos de cómo hay personas manipuladoras que mueven cielo y tierra para lograr sus objetivos, destruyen vidas  sin importarles, solo el ego de tener  lo que quieren es su único objetivo. Sin embargo les es imposible conseguir la paz, ya que crean a su alrededor una atmosfera viciada que es imposible de enmendar.

 

Epílogo

El resultado final de esta historia es la disolución de la   familia de la hija menor, ya que la intriga pudo más y la ruptura fue inminente, luego el divorcio de la hija mayor producto de la intriga interna en el hogar.

Hoy viven las dos hermanas con la niña ya de cinco años en un pequeño apartamento de Uruguay junto a su madre, la hermana mayor las mantiene, la menor hace los quehaceres de la casa y cuida de su hija, ¿Y la veterana mujer? Vive para ofrecer frutas en el nuevo altar de sus santos africanos.

 

Resumen 

Esto tiene una moraleja, la gente tóxica solo afecta si no las detectas y sabes sus intensiones y forma de manipular a la gente a su alrededor.

Detectarlas es fácil, siempre tienen la miseria a su lado y su vida por lo normal es parasitaria. Cambiando de lugar de residencia a medida que han absorbido a su anterior víctima.

 

Un final alterno

Su otra hija vive feliz, no tenía una madre con quien compartir momentos, pero tiene unos hijos que le dan los mejores años de su vida. Es feliz, pudo escapar del virus de la gente tóxica.


Sobre esta noticia

Autor:
John Literario (45 noticias)
Visitas:
7385
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.