Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Farolero escriba una noticia?

¡Golpe de suerte en el Casino!

19/08/2009 02:38 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquel dia estabamos "dulces". Nos fuimos a Florianópolis

Un verano, con cinco de mis amigos, nos fuimos de vacaciones a Punta del Este, como poder olvidarlo. Pasamos de maravilla. Era joda, joda y mas joda. Nos despertábamos a las 11 de la mañana y nos íbamos a la playa, aunque esa no era la hora mas recomendada para exponerse al sol, pero estando ahí uno no toma conciencia y quiere disfrutar al máximo. Nos despertaba Diego, que es el madrugador del grupo, si fuera por nosotros seguíamos durmiendo hasta las 15 o 16 hs. Nos vestíamos, preparábamos nuestras cosa y nos íbamos en la camioneta de Daniel en busca de alguna playa linda y con gente divertida. Que en Punta del Este es fácil de encontrar. Allí prendíamos viaje en la camioneta, con la música bastante fuerte, y una marcha lenta para no perderse nada de lo que pasaba afuera. Mirábamos y mirábamos hasta que siempre Edu decía, " ¡esta me gusta! ¡bajemos que tiene onda! ", siguiendo su gusto, buscábamos un lugar para estacionar la camio, y bajábamos a la playa. Ya instalados en la arena nos mandábamos un desayuno almuerzo. Pasábamos toda la mañana y casi toda tarde ahí mismo. De noche salíamos a comer algo y luego a bailar, aunque algunas noches nos íbamos al Casino a divertirnos un rato. El mas aburrido de mis amigos era Marcelo, que decía que quería volverse, porque extrañaba a su novia, Fernando era todo lo contrario, si era por el vivía todo el año de joda sin importarle nada, de baile en baile. Nuestras dos semanas de vacaciones eran cada día mas espectacular, con el detalle importante que nos estábamos quedando sin "cash".

La última noche antes de volver, nos fuimos al Casino a ver si podíamos recuperar algo y tratar de que nuestra estadía se prolongara un poco mas. Llegamos al Conrad y ahí nos separamos por gustos de juegos. Daniel y Diego se fueron a las maquinitas, Edu y Marcelo a jugar al Poker y Fernando se fue conmigo a la Ruleta. Ahí adentro, eran tres historias distintas con diferentes diálogos. Los que jugaban a las traga monedas estaban tomándose unos whiskys con dos muchachas, muy bonitas por cierto. Lo que nunca supe si eran mujeres de bien o eran "trabajadoras de la noche". Cosa que a ellos poco les importo. Por otro lado estaban los que fueron a jugar al Poker. Fernando y yo que nos fuimos a la Ruleta. Parecía que no era mi día de suerte, le jugaba al color negro y salia rojo y viceversa. Estábamos quedando "pelados" y ya pensando en la vuelta a casa. Hasta que se sienten unos gritos de felicidad, que venían desde las escaleras que daban a la otra sala. "Ganamos ganamos" se escuchaba una y otra vez, yo le decía a Fernando, ¿quien grita así?, ¿cuanto habrán ganado para festejar de esa forma?. Unos segundos mas tarde, vemos que vienen corriendo hacia nosotros, Marcelo y Edu, saltando de alegría, "¡ganamo ganamo!" seguían diciendo sin parar. ¿Que ganaron ? le preguntamos los cuatro, porque con tanto ruido, Diego y Daniel se acercaron con nosotros para ver que era lo que estaba pasando. Nos contestan, "¡ganamo veinte mil dolares!".¿Lo queee..? dijimos los cuatro al mismo tiempo.

Habían ganado con un cupón que nos vendieron a la entrada, y que sorteaban en otra sala. Nosotros ya nos habíamos olvidado que existía tal sorteo. Edu y Marcelo fueron a cobrar el cupón, mientras que nosotros les gritábamos que estában "dulces".

Playa, arena, sol y joda

Mas tarde afuera del Casino, Edu y Marcelo deciden compartir lo ganado con nosotros." De ninguna manera " les contestamos a los dos, seguían insistiendo. Hasta que al final decidimos, seguir de joda y con ese dinero, irnos a Florianopolis a seguir de vacaciones. Al otro día nos levantamos, compramos dos pasaje aéreos y nos fuimos a " Floripa"...

Ah, me olvidaba, el que se perdió la otra mitad de la joda, fue Marcelo. Como ya les había contado, extrañaba mucho mucho a su novia, no aguantaba mas sin verla. Entonces se volvió a su casa en la camioneta de Daniel.


Sobre esta noticia

Autor:
El Farolero (42 noticias)
Visitas:
8437
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Maru (04/09/2009)

Buenisima historia

0
+ -
Responder

agus (16/12/2009)

re bueno el relato ojala algun dia me suseda
de verdad muy bueno

0
+ -
Responder

Flo (21/01/2010)

Waaaaaaaaaaa! tenian suerte¿?