Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Generacionghi escriba una noticia?

Grandes Momentos Ghibli: Un tren a Fondo del Pantano

16/01/2012 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Repasamos una de las escenas más memorables de ' El Viaje de Chihiro'

Avanza con pasos acelerados mientras el tren acaba por detenerse en raíles bañados por el mar. "Tenga, voy a Fondo del Pantano" le dice a un revisor espectral sin el menor atisbo de duda en su voz. Detrás de ella Sin Cara, el espíritu errante, sigue temeroso a una niña en un importante viaje.

No es difícil situar esta bellísima secuencia ni recordar sus matices si previamente hemos dejado que El viaje de Chihiro anidara en nuestro corazón. Casi tres minutos sin apenas diálogos en los que se encierra una emotividad indescriptible y difícil de lograr en la dirección de una película. Pero ya somos perfectamente conscientes de que Hayao Miyazaki no dirige cualquier tipo de película, ya que entre sus más bellos tesoros fílmicos se esconden un sinfín de escenas que, al igual que ésta, son capaces de encoger el alma del espectador de una manera pura y transparente , sin ningún tipo de efectismos.

¡Atención! Esta entrada puede contener spoilers

··· Un viaje en tren

Chihiro entrega con decisión el billete que le llevará al encuentro de la bruja Zeniba. En su mente tiene claro su objetivo: salvarle la vida a aquel ser querido que estuvo a su lado cuando se sentía perdida en un mundo fantasmal. Por supuesto no va sola, ya que dos pequeños amigos, en unas formas bastantes inusuales, descansan en su hombro apoyándola en su decisión. Sin embargo, en ese momento, se encuentra con un acompañante inesperado: El alma vagabunda y atormentada busca su compañía y ella, pura candidez, le ofrece el último de sus billetes de tren y le pide que se siente a su lado.

Sin duda estamos ante una imagen sorprendente que irradia una triste belleza: un pequeño ratoncito, un pajarillo, un espíritu sin hogar ni voz y una niña comparten asiento en un tren donde los espectros silenciosos entran, descargan su equipaje y salen en un gris silencio. Y, sin embargo, lo que más impresiona es la mirada decidida y valiente de esa niña que mantiene una expresión serena hacia el vacío. Cuesta creer que sea la misma chiquilla que, al inicio de su historia, no hacía más que gritar y refunfuñar ante la perspectiva de tener que aceptar cambios en su vida.

Mientras ella mantiene su serenidad en ese pequeño espacio, sus pequeños amigos saltan y se emocionan ante el paisaje que se extiende al otro lado del cristal: un océano infinito salpicado de estaciones de tren, casas y lejanas islas. De repente, el tren alcanza una de sus paradas y Chihiro parece prestar atención a lo que ocurre fuera por un instante: los pasajeros se marchan con pasos calmados y el espíritu de una pequeña parece mirarla sin ojos en la lejanía.

Pero su marcha continúa y ahora los cuatro viajeros están solos en los vaivenes de un tren que acaricia el océano. Ni el ruido ni los carteles de neón que desaparecen a toda velocidad a ambos lados de los cristales son suficientes para despertar a los dos pequeños animalitos que la niña acoge entre sus manos. Esta vez es ella quien protege a los demás y quien se enfrenta a un destino desconocido sin apenas planteárselo. El tren que se aleja rumbo a Fondo del Pantano avanza del mismo modo que la propia Chihiro, quien ha aprendido a enfrentarse a las dificultades en su vida.

··· ¿Y la música?

Si la emoción de la escena es de por sí lo suficientemente evocadora y poderosa, la música de Joe Hisaishi la asciende hasta la divinidad.

Portada de la BSO de la película

Las notas a piano de The Sixth Station destilan melancolía y parecen transportarnos a ese futuro desconocido al que Chihiro se enfrenta. En ocasiones, otros instrumentos de cuerda se sostienen y se dilatan como el océano sobre el que avanza el tren y en un momento, todos los instrumentos parecen abrazarse... pero las teclas siguen avanzando y los pasos se siguen alejando. Sencillamente perfecta.

··· Hayao Miyazaki dijo...

En una entrevista realizada a Hayao Miyazaki en París en el año 2001, el director comentó esta escena en relación con sus propios sentimientos resaltando la importancia del viaje en sí mismo. Sus palabras resultan tan emotivas que merece la pena leerlas:

" Lo que para mí constituye el final del filme, es la escena en la cual Chihiro toma el tren por ella misma. Ahí es en donde la película termina para mí. Recuerdo la primera vez que tomé el tren solo y cuáles fueron mis sentimientos en ese momento. Para traer esos sentimientos a la escena, fue importante no tener una vista a través de la ventana del tren, como montañas o un bosque. La mayoría de las personas que pueden recordar la primera vez que ellos tomaron un tren por sí mismos, no recuerdan nada de los paisajes afuera del tren, porque ellos estaban tan concentrados en el viaje mismo. Entonces, para expresar eso, debía haber una vista desde el tren, pero había creado las condiciones para ello en las escenas previas, cuando llueve y como resultado de ello, el paisaje está cubierto por agua. Pero lo hice sin saber la razón de ello hasta que llegué a la escena con el tren, en cuyo momento me dije a mí mismo "Que suerte que hice este océano". Es mientras estuve trabajando en esta escena que me di cuenta de que trabajo en una manera no-consciente. Hay cosas más profundas que la simple lógica que guían la creación de la historia"

(Extracto de la entrevista recogida en Guión y Guionista)

··· Y en conclusión...

Este viaje en tren muestra más carga emotiva que cualquier otra escena de esta película, pues nos muestra a una persona que ha aprendido de las dificultades y se ha enfrentado al llanto, al peligro y al miedo para madurar sin darse cuenta. Además, la sencillez del espacio en contraste con la infinitud del mar, la presencia inquietante de los pasajeros que descienden del tren en un aura de tristeza y la celestial música melancólica de Joe Hisaishi que acaricia el rostro decidido de nuestra protagonista la convierten en una auténtica joya.

Por todo esto, sería incapaz de negar que ésta es mi escena preferida en toda la filmografía de Ghibli , ya que siempre que la veo me hace crecer un poco más junto a Chihiro y me arranca un suspiro con la última nota de The Sixth Station .

La secuencia completa

································································································································

Generación GHIBLI sigue en:

image image

.


Sobre esta noticia

Autor:
Generacionghi (57 noticias)
Fuente:
generacionghibli.blogspot.com
Visitas:
3004
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Animadores
Artistas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.