Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Temisclote escriba una noticia?

Héroes

05/09/2010 16:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los nuevos autores nos demuestran que los héroes eran simplemente humanos, personas con sus defectos y virtudes, con vidas familiares, sociales y morales muchas veces oscuras sin embargo, alguna vez o varias veces protagonizaron hechos extraordinarios

La historia Argentina, esta bien lejos de los libros que nos enseñaron en los colegios primarios y secundarios, donde nos hicieron creer que solo se trataba de batallas o de sucesiones presidenciales. Los próceres nacionales, ¿tenían, acaso, piel de bronce y huesos de mármol? ¿Era un torrente macizo de granito rojo, quizá, lo que por sus venas fluía? Y a sus miradas, ¿cuál de los granitos las habrá endurecido tanto: el gris, el marrón, el negro? Si esas estatuas, que son nuestra infancia, fueron de carne, de tiempo y de sueños, ¿por qué no mirarlas con los mismos ojos humanos que una vez tuvieron? Los nuevos autores nos demuestran que los héroes eran simplemente humanos, personas con sus defectos y virtudes, con vidas familiares, sociales y morales muchas veces oscuras sin embargo, alguna vez o varias veces protagonizaron hechos extraordinarios.

Estos son algunos de los hechos que ocurrieron en aquellos tiempos, hubo traiciones, corrupción, asesinatos y compra de favores. La idea que un héroe es un súper hombre queda obsoleta, quienes protagonizaron hechos grandiosos de nuestro pasado fueron simplemente seres humanos tan imperfectos como nosotros. Lo que perdura de ellos es el respecto que se han ganado por sus hazañas. Héroes reales o imaginarios habitan la historia de los pueblos, héroes no es menoscabo de su grandeza sino exaltación de su compromiso sagrado con un ideal de vida superior para los hombres. También haremos que nuestras pérdidas sean menos graves si nos animamos a ver, y a aceptar verdaderamente, a aquellos que supuestamente tanto hicieron por nuestra patria. Y al recordar sus virtudes y triunfos, pero sin olvidar sus flaquezas y tormentos, acaso nos conectemos, con mayor entusiasmo, con ese espíritu heroico que todos llevamos dentro y no siempre dejamos florecer.

¿Pero de dónde procede el poder y el destino de los héroes? ¿Son proyecciones divinas sobre la tierra o es emanación de un profundo sentido popular y terrestre? ¿Fueron los héroes estos personajes sobrenaturales de los que habla la historia?

Lo que hizo héroes a los Libertadores americano como Bolívar, San Martín, Artigas, O'Higgins y otros, es el hecho de su capacidad de descubrir los sentimientos ocultos del pueblo. Debajo de lo que en el virreinato era pura representación, estaba el sentimiento de los blancos, los cobrizos y los negros que soñaban con la libertad, e iban sacando esta aspiración lejana como un relieve sumergido que cada vez se hacía más nítido. El libertador llega a ver ese relieve . Su oído se enamora de las palabras que el pueblo no pronuncia, porque el pueblo suele hablar por la voz del silencio. Pero nadie podría negar que en el fondo de aquella muchedumbre oscura y callada estaban latentes todas las posibilidades. Un libertador no hace sino descubrir, sacar a la luz todo aquello y señalar una hora para entrar en la lucha.

Tambien, los caudillos fueron esas breves figuras locales, arbitrarias y rudas que llenaron los escenarios de la vida americana hasta el borde mismo del siglo XX, reventando coraje y haciendo patria a su manera. Ahí veríamos a Rosas y Porfirio Díaz, al Dr. Francia y a Guzmán Blanco, entre otros. Héroes y caudillo.

San Martín mismo, como todos los hombres colocados en trance de heroicidad, se tuvo por predestinado. "Debo seguir-dijo al Destino que me llama". La transmutación de los hombres en sustancia divina no es sólo un fenómeno literario. Empieza en la vida misma de los héroes. El pueblo ayuda a formar un ambiente que acaba por convencer a los propios conductores, así carezcan ellos de toda vanidad. El conductor de un pueblo, que en esta forma se siente un ser providencial, que se considera un instrumento de la Divinidad en la misma forma en que lo eran los héroes, presenta a menudo esta circunstancia ante sus súbditos para movilizarlos hacia donde intenta llevar sus banderas. Lo que ocurre en los héroes, les ocurrió a nuestros héroes, fue que en los momentos culminantes de su lucha se transformaban por ese fenómeno de fe que exalta las potencias del hombre cuando llega a momentos decisivos de su vida. El hombre que está colocado al frente de un pueblo en trance de emanciparse, por ejemplo, y que va a la guerra, sufre el tránsito de la razón tranquila, que le muestra lo deplorable de los regímenes tradicionales, a la pasión heroica, que le arma de coraje. Entonces el sacrificio entra naturalmente al plano de su vida cotidiana. Ocurre lo que se ha llamado con justa razón el "compromiso sagrado".

La realidad, efectivamente, nos demuestra que el bronce es un metal que sólo forja la historia. No hay actitud broncínea en nuestros contemporáneos. Los próceres necesitan la decantación de los años. El presente obstruye cualquier posibilidad de grandeza instantánea. Son muchas las miserias a enfrentar, sin entrar a considerar méritos estrictamente personales, ni a comparar defectos y virtudes con aquellos grandes hombres. La incertidumbre comienza a ser un rasgo preocupante de la realidad.

Lo que hizo héroes a los Libertadores americano como Bolívar, San Martín, Artigas, O'Higgins y otros, es el hecho de su capacidad de descubrir los sentimientos ocultos del pueblo

En ese contexto, debemos puntualizar que para los grandes momentos de la historia, hace falta tener confianza, generosidad, coraje, y que en el fondo "hay que ponerse en las manos de Dios", "como decimos habitualmente los que tenemos fe, sabiendo que Dios tiene sus tiempos y sus caminos, pero que también pide nuestro esfuerzo y generosa respuesta a sus inspiraciones".

Recordemos lo que le sucedió a los hebreos esclavos en Egipto, que soñaban la tierra prometida, pero para eso, tenían que arriesgar dejándolo todo, y ponerse en camino junto a Moisés que, inspirado por Dios y dócil a su voz, los iba guiando por el Mar Rojo y el desierto en ese primer Éxodo. "Somos conscientes que los grandes acontecimientos de la historia son constructivos cuando son fruto de una atenta escucha de Dios y de una gran generosidad como respuesta a su Palabra que nos inspira para el heroísmo".

En la actualidad, ”se necesita una política de estado que piense con seriedad en el futuro de todos los ciudadanos con el compromiso personal de cada uno; donde no se busca el propio interés por medio de arreglos egoístas para "sacar la propia ventaja", sino donde el primer proyecto es el bien de cada ciudadano porque lo reconocemos como nuestro hermano en Cristo". Estos cometidos, se pueden hacer verdaderamente "sólo si reafirmamos nuestra fe en Dios Padre que nos ama a todos por igual; si lo honramos no de palabra sino con las obras; si nos dejamos encontrar por Jesús que nos enseña a amarnos hasta dar la vida el uno por el otro; y a ser humildes servidores de Dios y de los hombres".

El Éxodo nos vuelve a desafiar en el presente para que sepamos abrirnos con esperanza al futuro, "nuestros próceres nos han enseñado; su fe se manifestaba en un estilo de vida, confianza, generosidad, comunión, entrega, capacidad de lucha para superarse a pesar de sus defectos como hombres".

Hoy también, necesitamos de los gestos heroicos que nos permita salir de la pobreza, de las divisiones, de las rivalidades y llegar a la patria prometida del bienestar para todos, de la unidad y sobre todo de la paz social que Él nos vuelve a ofrecer si lo ponemos en el centro de nuestra vida personal y social.

Tantos nombres ilustres nos señalaron con su ejemplo el camino a seguir para llegar a un Mundo Mejor, que solo podrá ser alcanzado y convertirse en una realidad si nos unimos e integramos esa “mayoría silenciosa” que quiere hacer oír su voz y gritar a los cuatro vientos seguridad, libertad, igualdad y justicia.

Temisclote.

Fuente: Http://www.temakel.com/texolvsheroes.htm


Sobre esta noticia

Autor:
Temisclote (9 noticias)
Visitas:
682
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.