Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

HISTORIA DE LA FAMILIA CAMONDO (II y final.)

21/05/2015 21:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Leer para comprender.

UNA HISTORIA DE 450 AÑOS QUE COMENZÓ CON LA EXPULSIÓN DE ESPAÑA, CULMINANDO TRÁGICAMENTE EN AUSCHWITZ.

BEATRIZ CAMONDO Y LEON REINACH tuvieron dos hijos: Fanny en 1920 y Bertrand en 1923. Moise de Camondo murió poco tiempo antes de la segunda guerra mundial, legando su palacio particular cerca del parque Monceau y todo su mobiliario, al Estado francés. Su hija Fanny vivió con toda su familia en el palacete de la calle Monceau. Cuando nació su hijo Bertrand se mudaron. Al estallar la Segunda Guerra Mundial la pareja se separa. A fines de 1942 León pasó a la zona libre y vivía en Pau. Fue detenido por una delación cuando trataba de huir a España. En tanto Beatriz Reinach, durante la ocupación nazi en Francia, montaba a caballo todas las mañanas en los bosques de Boulogne, junto con oficiales alemanes. Es la hija del último de los Camondo, el Conde Moïse de Camondo, eslabón final de una ilustre familia de banqueros levantinos instalados en Francia a fines del Segundo Imperio. Es la hermana de Nissim de Camondo, héroe de la Primera Guerra Mundial, que entregó su vida por Francia en 1917. Segura de sí misma y protegida por la sombra de su hermano mártir, trotaba a caballo disimulando entre sus ropas de amazona la estrella amarilla que obligaba a llevar el Estatuto de los Judíos estatuido por los nazis. Tal vez creyera que llegado el caso el Mariscal Pétain la preservaría otorgándole el certificado de "Ario de honor", con el que se salvarían algunos judíos notables como ella.

Durante las últimas semanas de 1942 es arrestada por no llevar la estrella amarilla. En 1943 fue internada en el campo de Drancy. En noviembre fue deportada a Auschwitz. En 1945, cuando el campo fue liberado, ella no figura entre los sobrevivientes. Luego se supo que los Reinach, los únicos herederos de la fortuna Camondo, fueron deportados à Auschwitz y Birkenau (Polonia, desde Drancy. Fanny fue asesinada el 31 de diciembre de 1943, Bertrand el 15 de abril de1944, León el 12 de mayo de 1944 y Beatriz el 4 de enero de 1945. León, Béatrice y sus hijos se precipitaron en pocos meses del Olimpo de los privilegiados al infierno de los marginados y finalmente en el olvido. No hace mucho tiempo fue hallada en la biblioteca de Harvard la partitura de una sonata de LEÓN REINACH, que le había enviado, habiéndole escrito, quizás premonitoriamente, a un primo suyo "es necesario probarlo todo: estar entre los primeros y los últimos ISAAC , hijo de Abraham Behor de Camondo y de Régina Barouh, había nacido en Estambul, cuando llegó a Francia con sus padres en 1851, tenía 18 años. Su interés por el arte parece haberse manifestado a poco de llegar. Ya entonces se instaló en una de las alas del palacio particular familiar en el 61 de la calle Monceau y acompañaba a su padre y a su tío que frecuentaban las galerías, anticuarios, salas de venta para amueblar sus moradas. Se convirtió en un coleccionista de estampas japonesas, como ellos y se lanzó a la compra de objetos de arte del Lejano-Oriente, esa fue su primera pasión. Isaac se mudó muchas veces. Un álbum de fotografías permite admirar la decoración de su último departamento en la avenida de los Campos Elíseos. Dos galerías estaban consagradas a la exposición de su colección de objetos de Lejano Oriente, colección que enriquecerá a lo largo de toda su vida, especialmente con la compra de una serie de de cuatrocientas estampas japonesas de una gran calidad artística.

En 1880, en un lugar que vende a los coleccionistas prestigiosos, es la colección del BARÓN DOUBLE, aficionado del Siglo XVIII y que tenía una gran devoción por el recuerdo de la reina María -Antonieta. El objeto vedette era un reloj de péndulo llamado « Las Tres Gracias ». Isaac lo compró a un precio asombroso. Esta adquisición lo impulsó a la celebridad, se convirtió en un coleccionista reconocido y admirado. Además de estas adquisiciones compró no solo este reloj que suena en su salón y será siempre la pieza maestra de sus colecciones, también compró el mobiliario, los objetos y tapicerías del siglo XVIII francés... Una fotografía de Isaac está guardada en los archivos del museo. Este retrato data de los años 1890, entonces estaba en la cumbre de su carrera de financista. Fundado en el poder del banco familiar es también cónsul general de Turquía de 1891 à 1895, pero estas actividades le pesaban. Se libera de todo esto gradualmente en el curso de este último decenio del Siglo XIX para consagrarse a lo que ama: el arte y la música. Es ahí cuando descubre el Impresionismo que suscita por parte del público una violenta oposición. Poco afecto a los conflictos, sigue su instinto y escucha los consejos del marchand Durand-Ruel, incansable defensor de estos artistas tan rechazados. Los pintores Jongkind y Boudin ganan sus favores. Luego se entusiasma con el talento de Degas y comprará 25 de sus cuadros, entre ellos los más conocidos y famosos. Expuestos en el salón donde se encuentra su piano, esas obras de arte le inspiran. En efecto, la otra pasión de Isaac es la música, un ámbito donde también ejercerá y será aprovechada su generosidad. Compuso varias melodías y una ópera. Amigo de siempre del sefaradí GABRIEL ASTRUC , editor de partituras, organizador de conciertos, fundador de revistas musicales y pletórico de ideas para promover la música. Isaac lo sostiene financieramente en numerosas ocasiones y lo ayuda a concretar su más bello proyecto: la creación del Teatro de los Champs ?Elysées , que se convirtió en uno de los jalones esenciales en la historia de la arquitectura del Siglo XX. Este teatro de estilo art nouveau inaugurado en 1913, dos años más tarde de la muerte de Isaac, por los hermanos Perret con la colaboración del escultor ANTOINE BOURDELLE y el pintor MAURICE DENIS, fue considerado monumento histórico en 1953. La primera función se realizó en medio de un gran escándalo, con el estreno de la Consagración de la Primavera de Igor Stravinsky y los Ballets Rusos. Allí luego se presentaron sobre su escenario las figuras más prestigiosas del siglo XX: desde Debussy, Saint-Saëns a Furtwängler, Boulez y Gergiev, desde Nelly Melba, Callas, Elizabeth Schwarzkopf a Cecilia Bartoli... Paralelamente a sus actividades musicales, el continuó con sus adquisiciones de pintura. Entre las obras de arte que eligió estaban las obras de Monet con quien trabó amistad y compró cuatro de las telas pintadas sobre las catedrales, también compró pinturas de Monet y de Sisley. Se interesó por Cézanne y compró la mayoría de sus acuarelas de 1895 y dos de sus obras mestras. Compró obras de Renoir, Van Gogh y de Toulouse Lautrec que también lo sedujeron por su calidad. Se contó entre los fundadores de la Sociedad de amigos del Louvre, donde se aseguró el puesto de vicepresidente. Cuando murió en 1911, el Louvre fue, como lo había prometido, su principal heredero. Pero Isaac aseguró su legado bajo dos condiciones: que la herencia fuera aceptada en su totalidad y que su exhibición fuera presentada reunida en un conjunto de salas que llevarían su nombre durante cincuenta años. Esta última obligación era totalmente inédita y puede parecer extraña. En un largo plazo ella condenaba al olvido la generosidad de Isaac pero la razón era que junto al mobiliario del Siglo XVIII, las esculturas de la Edad Media y del Renacimiento, los objetos del Lejano Oriente, las estampas japonesas, las porcelanas, esta colección incluía mas de cien cuadros de pintores expresionistas, una regla del museo del Louvre prohíbe presentar obras de artistas vivos o muertos hacía poco tiempo.

Recordemos que Monet y Degas estaban vivos todavía, y por otra parte, esta pintura chocaba demasiado con los medios oficiales que la criticaban violentamente cuando no la denigraban directamente. La venerable institución se encontraba confrontada con un verdadero dilema. . .no quería dejar escapar todas las otras admirables obras de arte. La cláusula de cincuenta años, inventada por Isaac, amortiguó la exigencia. Ciertamente Isaac perdió la posibilidad de obtener un renombre perdurable para el legado de los Camodo. Pero de ese modo les permitió a sus amigos pintores entrar al Louvre que no tuvo mas que esperar pacientemente el veredicto de la historia a propósito de esas telas tan sospechosas. El legado fue aceptado, un conjunto de ocho salas fue afectado a la presentación de las colecciones de Isaac e inaugurada en 1920. Después de la Segunda Guerra Mundial, las obras fueron repartidas en diferentes museos. Pueden ser admiradas en el Louvre , en Versailles y en los museos de Guimet y de Orsay . Cada uno de estos conjuntos testimonia un sentido de la excepcionalidad y de la calidad que constituye una de las más bellas posesiones del patrimonio artístico francés.

MOÏSE DE CAMONDO Nacido en 1860 en Estambul fue el único hijo de Nissim de Camondo y Elisa Fernández, llegó a Francia con sus padres en 1869. Moïse poseía una personalidad muy introvertida y cerrada, contrariamente a su primo hermano Isaac. Fue clásico en su vida y en sus gustos y era conciente de ser el heredero responsable de la continuidad de los Camondo. En octubre de 1891, se casó con IRÈNE CAHEN D'ANVERS , hija del banquero Louis Cahen d'Anvers y de Louise de Morpurgo. De su unión nacieron dos hijos: Nissim (1892-1917) y Béatrice ( 1894-1945). Desdichadamente la pareja se separó en 1896 y se divorció en 1902. La guarda de los niños fue confiada a Moïse. Excelente jinete, deportista, Mois consagró gran parte de su tiempo a sus gustos. Poseía varios barcos, y fue apasionado por los automóviles y aficionado a la caza. Su carrera de banquero parece haberle interesado bastante poco. A comienzos del siglo XX, la actividad del banco ISAAC CAMONDO Y CIA. Se limitaba a una simple gestión de fortuna. En 1911, a la muerte de su primo Isaac, lo sucedió en diferentes puestos de administración de diversas sociedades. Luego de la muerte de su hijo Nissim, Moïse cerrará su banco (1919) y los activos fueron repartidos entre el Banco de París y de los Países Bajos. Coleccionista erudito en los años 1890 selecciona sus adquisiciones con rigor. El siglo XVIII y el siglo francés son su pasión. Esa pasión lo absorbió cada vez más y en ella encontró el consuelo y el coraje para afrontar los duros momentos que le tocó vivir. En el año 1911 concretó un gran proyecto, la construcción de un palacio particular para alojar allí sus colecciones. Para ello contrató al prestigioso ARQUITECTO REN? SERGENT , que se inspiró en el Petit Trianon de Versalles, pero Sergent lo dotó de todas las comodidades modernas incluso de ascensores para amos y servidores. En 1914 el palacio estuvo terminado, el interior fue cuidadosamente diseñado para albergar la creciente colección de Moisés de muebles antiguos del siglo XVIII. Para un visitante contemporáneo la visita a esa mansión era un viaje a dos épocas, la Francia aristocrática prerrevolucionaria y la Belle Epoque que en ese momento se expresaba en toda la decoración. Esa colección del siglo XVIII es una de las más completas y refinadas existentes en el mundo de los muebles franceses del período, así como la magnífica biblioteca. La regla absoluta que dominaba en todo ese lugar era la perfecta armonía entre colores y proporciones. Allí no había un amontonamiento de objetos exquisitos. Los muebles habían sido realizados para la realeza por los mejores ebanistas de la época, las más finas alfombras tejidas en la Francia del siglo XVIII cubrían los pisos de parquet, las paredes estaban cubiertas por tapicería de Gobelinos y Beauvais. Las obras de los maravillosos carpinteros y las más espectaculares piezas de orfebrería, así como preciosas porcelanas además de las piezas de Sévres creadas en los años 1780. También allí estaba lo mejor que los artistas de la época produjeron en pintura y escultura. Toda esa colección Moise la destinaba para su hijo varón cuando éste murió heroicamente en acción, durante un combate aéreo en la primera guerra mundial. Su trágica muerte hundió a su padre en la desesperación, y lo determinó a transformar este palacio y sus colecciones en un museo que ofreció a Francia.

En su testamento estipuló que "Deseando perpetuar la memoria de mi padre, el conde Nissim de Camondo y de mi desdichado hijo, el teniente piloto aviador Nissim de Camondo, caído en combate aéreo el 5 de septiembre de 1917, yo lego mi palacio tal cual como se halle en el momento de mi muerte. Mi hotel será llamado Nissim de Camondo, nombre de mi hijo a quien le estaban destinados este palacio y sus colecciones" Manifestó que había logrado conservar para Francia el conjunto de las más finas obras que había sido capaz de reunir y que eran una de las glorias de Francia. Casi a su muerte, el coleccionista había concluido con su obra. A la colección se le agregó una carta de condolencia escrita por Marcel Proust a Moise luego de la muerte de Nissim. Moise muere en 1935, el Museo Nissim de Camondo fue inaugurado en 1936. Simultáneamente comenzaba una de los períodos más negros del Siglo XX. Es el ascenso del nazismo, la guerra y la Ocupación. BÉATRICE DE CAMONDO, su marido Léon Reinach, sus hijos Fanny y Bertrand fueron detenidos y deportados luego a Auschwitz desde donde no volvieron. De alguna manera, este museo, creado por Moïse para transportarnos a su siglo preferido y recordamos el sacrificio de su hijo, por un destino trágico, también testimonia la Shoá. Dejando el museo a la entrada de la puerta de los carruajes, hay una placa que relata el triste final de la Historia de los Camondo. Con brutal simplicidad dice que el último de los Camondo, la hija de Móïse, Beatrice, su esposo y sus dos hijos fueron deportados en 1944 donde ellos fueron asesinados por el crimen de haber sido judíos.


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (292 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
66
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.