Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jean Bernstein escriba una noticia?

Homo Naledi: La estrella de una nueva clasificación evolutiva

10/09/2015 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El que los fósiles fueron descubiertos en una cámara en las profundidades del suelo, prácticamente solos, en ausencia de otros seres mayores sugiere la posibilidad de uncomportamiento ritualista previamente pensado como característica única Neandertal y Sapiens

 

Fuente: Http://edition.cnn.com/2015/09/10/africa/homo-naledi-human-relative-species/

http://edition.cnn.com/2015/09/10/africa/homo-naledi-human-relative-species/index.html

Traducción: Jean Bernstein

 

"Estoy feliz de presentarles a un nueva especie del género humano". Así abrió la conferencia de prensa Lee Berger, investigador de la universidad de Witwatersrand de Johannesburgo, para dar a conocer a una antigua especie humana que salió a la luz en una gruta de Sudáfrica.

 

Con una capacidad craneal de alrededor de 500 cm cúbicos, mucho menor que la de humanos actuales, Homo naledi tenía características muy cercanas al género Homo en cuanto a masticación, manipulación y locomoción se refiere. Sin embargo por la estructura de su torso y el juego del tórax con la pelvis, aparte de la capacidad craneal, se acercaría más a Australopithecus, un género de primates homínidos que desapareció hace unos dos millones de años.

“No disponemos todavía de dataciones así que, de momento, no podemos saber cuándo vivió, pero, morfológicamente, los análisis sitúan a la nueva especie en el origen del género Homo”, explica Markus Bastir, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

“Además, estos fósiles indican que la evolución de aspectos tan importantes como la manipulación y la locomoción se produjo independientemente de la encefalización, es decir, del aumento del tamaño cerebral”, continúa Bastir.

Según los resultados de la descripción de Homo naledi, realizada por científicos de la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo (Sudáfrica), la Universidad de Nueva York (EE UU) y el MNCN-CSIC y publicada hoy en la revista eLIFE, la morfología de la nueva especie de homínido se sitúa entre los géneros Australopithecus y Homo. Los investigadores analizaron los restos de 15 individuos en diferentes etapas de desarrollo hallados en el yacimiento Dinaledi, encontrado en la cueva Rising Star (Sudáfrica) en 2013.

En el yacimiento no se ha excavado más de un metro cuadrado, pero ya han encontrado más de 1.550 fósiles, el mayor número de restos asociados jamás encontrados en el continente africano.

La importancia de este descubrimiento radica en que estos individuos no sólo pertenecieron a la misma especie, sino que eran una misma población, algo no muy frecuente en paleoantropología. En España en yacimientos como El Sidrón (Asturias) o en Atapuerca se ha encontrado algo parecido.

Además, están representados la mayoría de los elementos del esqueleto. “Estamos ante una estupenda oportunidad para obtener información que nos permita reconstruir nuestra compleja historia evolutiva”, apunta el investigador.

Un aspecto importante es la hipótesis que sugiere que los cuerpos fueron colocados deliberadamente por sus congéneres en la cámara Dinaledi. 

“Aunque las condiciones de sedimento impiden por ahora una datación, los datos apuntan a que esta especie de Homo, morfológicamente primitiva, podría haber tenido unos patrones de comportamiento más complejos de los que le atribuimos en un principio”, contextualiza Bastir. 

El que los fósiles fueron descubiertos en una cámara en las profundidades del suelo, prácticamente solos, en ausencia de otros fósiles de animales mayores sugiere la posibilidad de una forma de comportamiento ritualista previamente pensado como característica Neandertal y Sapiens. Pareciera que los cuerpos fueron llevados a la cámara sugiriendo que esta especie tenía entendimiento de la muerte.

 

”Al no tener la referencia de la edad geológica, el significado evolutivo es difícil de determinar”, aclara el experto. Si la edad de los fósiles fuera más antigua de 2, 6 millones de años (datación del fragmento de mandíbula descrito recientemente en la revista Science), los fósiles de H. naledi serían la representación esquelética más completa de un grupo de homínidos y la más antigua del género Homo.

Pero "si su cronología fuera menor de un millón de años, los restos encontrados serían la prueba de la coexistencia en África de especies del género Homo muy diferentes entre sí”, continúa el investigador.

Para analizar los restos, la Universidad de Witwatersrand junto con el gobierno de Sudáfrica organizó en Johannesburgo en mayo de 2014 un taller denominado “Rising Star Workshop”. Financiado en gran medida también por National Geographic, se invitó a científicos especializados en las diferentes regiones anatómicas a compartir sus datos y su experiencia, para que cada especialista pudiera hacer un análisis exhaustivo relacionado con su área concreta de trabajo.

Los investigadores del MNCN-CSIC, Markus Bastir y Daniel García Martínez, se centraron en el estudio del tórax de la nueva especie. A partir del análisis de los fósiles de diferentes fragmentos vertebrales y costales, han determinado cómo era la estructura del tórax de H. naledi. Los resultados detallados están en fase de publicación en el Journal of Human Evolution.

El tórax es un sistema anatómico complejo compuesto por más de 30 huesos entre costillas y vértebras. Los paleoantropólogos casi nunca cuentan con todos los elementos del tórax, muchas veces las costillas están fragmentadas y nunca disponen de los tejidos blandos que lo componen.

“Averiguar cómo se articulan las costillas a las vértebras y las vértebras entre sí, así como deducir la curvatura de la costilla a partir de un simple fragmento del hueso, forma parte de una reconstrucción muy compleja”, explica Bastir. “Eso es precisamente lo que hemos desarrollado en el laboratorio de morfología virtual de MNCN, una metodología que permite proponer reconstrucciones de una estructura tan compleja como el tórax a partir de alguna de sus partes”, continúa Daniel García Martínez.

El desarrollo de este proyecto comenzó en 2011, cuando iniciaron los trabajos para modelizar un tórax neandertal. Ahora no solo saben cómo era el tórax de un neandertal sino que han logrado hacer predicciones cuantitativas de cómo ha evolucionado esta parte del cuerpo.

Con una base de datos que contiene información de la estructura del tórax de Homo sapiens, así como de algunos de los grandes simios y otros primates no humanos, los investigadores pudieron comparar los datos de las especies actuales con los de los fósiles encontrados para estimar cómo era el tórax de H. naledi. Además, han determinado que, morfológicamente, su tórax era más próximo al de los individuos del género Australopithecus que a los de humanos modernos. Esta nueva especie del género humano tenía un pequeño cerebro y un cuerpo muy esbelto. La altura media era de 1, 50 metros y pesaba unos 45 kilos. Sus pies no podrían distinguirse de los pies actuales. 

Este mismo grupo ya descubrió en 2013 que la parte superior del tórax crece de forma independiente de la parte inferior, lo cual encaja con las teorías de otros investigadores que proponen que la evolución de estas dos partes del cuerpo se produce de forma independiente. Esto es debido a que la parte superior se vincula con los brazos mientras que la parte inferior está en coordinación con la pelvis y las extremidades inferiores.

 

 

¿Pudo una especie de cerebro tan pequeño tener la conciencia suficiente como para sepultar a sus congéneres en la profunda cueva en la que fueron hallados los fósiles? ¿Cómo llegaron allí en completa oscuridad? ¿Por qué no se han podido datar los fósiles con carbono, ADN u otras técnicas, lo que al menos indicaría un rango aproximado de su antigüedad?

 

Juan Luis Arsuaga, paleoantropólogo español, director científico del Museo de la Evolución Humana de Burgos, dijo a El País que el hallazgo es “asombroso”. Sin embargo, Arsuaga cree que la cueva en la que los fósiles fueron hallados tenía otra entrada en el pasado, por la que se pudo acceder sin necesidad de luz artificial. Esto descartaría que los naledi pudieron usar fuego para llegar hasta allí, idea sugerida por los autores del trabajo.

 

En tanto Kaye Reed, de la Universidad Estatal de Arizona, opina que sin fechas para los fósiles es “imposible” situar a esta nueva especie en nuestro árbol evolutivo más allá de incluirla en el género Homo. Reed duda también de los argumentos del enterramiento, que sin fechas no son convincentes. “Sus descripciones están bien pero encuentro que sus conclusiones tienen demasiado celo; muchos investigadores quieren que su fósil cambie nuestra visión de la evolución humana. A veces el fósil lo hace y a veces no”, advierte Reed en el diario español.


Sobre esta noticia

Autor:
Jean Bernstein (167 noticias)
Visitas:
2976
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.