Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

"la Iglesia, Peor Que Los JudÍos Y Los Masones"

25/08/2018 21:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lamiendo las heridas después de la traición de la ACA.

En 1956 Perón publica el libro LA FUERZA ES EL DERECHO DE LAS BESTIAS, en Perú. En el Capítulo II, titulado "LA LIBERTAD DE CULTOS", se lee:

"En la Argentina, por disposición constitucional, si bien el Presidente debe ser católico, tiene la obligación de hacer respetar la libertad de cultos. Esta simple y justa prescripción tiende a asegurar una libertad esencial que nadie se atreve ya a discutir en el mundo, por lo menos en público.

"Sin embargo, puedo afirmar, con la experiencia dura de los hechos, que es menester poseer un gran carácter y una fuerte energía para imponerse a los sectarios y poder cumplir el juramento empeñado a la Constitución y a la Patria.

"Son muchos los que en nombre de la religión vienen a inducirle a uno a la persecución. Un día es a los judíos, otro a los protestantes y luego a los masones, como si un presidente, por ser católico, debiera pasar a ser instrumento de persecución en reemplazo de la ineptitud o incapacidad moral de los pastores encargados del culto.

"La primera cuestión que se me trajo FUE LA INVASIÓN PROTESTANTE a Formosa, donde algunos pastores inculcaban su culto. Yo contesté que en la República Argentina había libertad de culto y que mi deber era ampararla y que así como no me parecía bien que los sacerdotes se metieran en política, tampoco creía prudente que los políticos nos metiéramos en los cultos. Luego se nos insinuó la inconveniencia de que se hicieran espectáculos en las plazas y las calles con motivo que algunos cantaban y tocaban el acordeón. Yo dije que mientras otras religiones hicieran procesiones en la calle, yo no podía impedir que ellos lo hicieran a su manera.

Más sobre

"Al hacerme cargo del Gobierno tuve un serio problema con la PERSECUCIÓN DE LOS JUDÍOS. Se había dado el caso, en Paraná (Entre Ríos), que desnudaron en la calle a un israelita y lo corrieron a golpes dando un espectáculo bochornoso. No había día que alguna sinagoga no fuera dañada con bombas de alquitrán o que en las calles apareciese algún letrero ofensivo. Siempre he creído que estos son signos de barbarie. La culpa recayó invariablemente en los nacionalistas. Un día llamé a los dirigentes de esta agrupación y les hablé francamente. Ellos me manifestaron que era totalmente falso que su movimiento cometiera esos desmanes y tomaron contacto con las organizaciones judías. Se estableció después, que las inscripciones eran de los NACIONALISTAS DE LA ACCIÓN CATÓLICA.

"Con referencia a la masonería se me planteó también un problema similar. Se me aseguró que en nuestro movimiento había masones infiltrados. Yo respondí que no sabía, ni que me interesaba, porque mientras fueran buenos peronistas no me importaba si pertenecían a una u otra sociedad. Recuerdo entonces que uno me dijo:

"? Pero, señor presidente, ¿qué piensa usted de un masón?

"? Lo mismo que de un socio de Boca Juniors -le contesté, y terminó la entrevista.

"DURANTE MI GOBIERNO RECIBÍ INDISTINTAMENTE A LOS JEFES DE LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA, COMO A LOS RABINOS JUDÍOS, AL REPRESENTANTE DEL PATRIARCA DE JERUSALÉM Y JEFE DE LA IGLESIA ORTODOXA DE ORIENTE, a los ortodoxos griegos, a los protestantes, a los mormones, a los adventistas, a los evangelistas, etcétera, porque creí de mi deber no hacer diferencias entre los pastores de los diversos sectores del pueblo argentino. Jamás tuve inconveniente con ninguno de ellos, EXCEPTO CON LOS CATÓLICOS ROMANOS, que no perdieron nunca la ocasión de pedir, imponer, cuestionar las leyes, realizar negocios, armar escándalos..."

UN ÚLTIMO DATO: el historiador Ignacio Klich, coordinador académico de la Comisión por el Esclarecimiento de las Actividades Nazis en la Argentina (Ceana) y profesor en la Universidad de Westminster en Londres, demostró que durante los dos primeros gobiernos de Perón ingresaron al servicio exterior MÁS JUDÍOS (creo, en parte, gracias a Evita) que durante las gestiones de predecesores y sucesores.

Es muy importante que integrantes de la colectividad judía Argentina que vivieron aquellos años den su testimonio. Ninguno de ellos, si es honesto, podrá decir que fue discriminado o perseguido por motivos raciales o religiosos.


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (337 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
341
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.